Sábado, 25 de Septiembre 2021
Cultura | El libro incluye 27 ensayos breves divididos en tres partes

Teresa González Arce presenta 'Días hábiles'

Para presentar su libro de ensayos, la autora estuvo acompañada por Vanessa García Leyva y José Israel Carranza

Por: EL INFORMADOR

Teresa González Arce es escritora y académica en la Universidad de Guadalajara. ARCHIVO /

Teresa González Arce es escritora y académica en la Universidad de Guadalajara. ARCHIVO /

GUADALAJARA, JALISCO (24/MAY/2013).- “¿Por qué resultan tan fascinantes los Días hábiles de Teresa González Arce?”, se preguntó Vanessa García Leyva para comenzar con la presentación del libro de la autora, también presente en la mesa de la Casa Zuno junto al ensayista José Israel Carranza.

Se respondió García Leyva describiendo “la maravillosa sencillez” con que están escritos los ensayos de González Arce, “tanto que pareciera estar teniendo una conversación con nosotros los lectores”. Pero esa sencillez no hay que confundirla con “una escritura ingenua o simple”, advirtió después la presentadora, pues todo el trabajo de recoger, analizar y organizar las ideas, se esconde detrás de la “prosa profunda, ágil y discreta” de la autora.

El libro Días hábiles, que fue presentado la noche de este jueves, incluye 27 ensayos breves divididos en tres partes: Horario corrido, Quejas y sugerencias y Vuelva usted mañana.

Vanessa explicó a continuación la manera en la que la autora parte de ciertos temas que parecen cotidianos para hacer reflexiones profundas, “con la sutileza de su mirada y el predominio de la sapiencia”. Por ejemplo, Puertas y ventanas –el mismo ensayo que Teresa González leyó hacia el final de la presentación— donde se toman “estas cotidianas aberturas para reflexionar sobre los límites del territorio individual”.

La coordinadora de literatura de la Dirección de Artes Escénicas y Literatura de la Universidad de Guadalajara, finalizó su participación diciendo que en Días Hábiles, “la autora nos regala historias sobre cuestiones que la obsesionan íntimamente, y que sin embargo se alejan del lugar común”, pues cuando “pensamos que sabemos de qué nos va a hablar”, el texto da una vuelta de tuerca a los lectores.

Luego tomó la palabra José Israel Carranza, quien antes de leer un breve texto titulado Algo que declarar, contó la cercana relación que ha tenido con los ensayos de Teresa desde que se fueron conformando, y que a pesar de ello le siguen revelando nuevos sentidos en cada aproximación.

Carranza comenzó por describir lo que significan formalmente los días hábiles, en los que “el tiempo va tan de prisa que parece de mentiras”; los días en que se atendieron asuntos obligatorios y sobre los que pensamos que no nos pertenecen por completo. El libro de Teresa, dijo el ensayista a continuación, demuestra que lo excepcional también puede suceder en estos días.

“Conforme la lectura progresa presenciamos un autorretrato”, dijo quien fuera maestro de la autora durante muchos años en el Taller de Ensayo, y afirmó que “no es fácil ser uno su propio asunto” de escritura, pues “ensayar nuestras perplejidades y dudas equivale a postular un modo inequívoco que el mundo tenga de imaginarnos”.

Después de nombrar algunos de los temas que explora la autora en su “observatorio interno” –como la maternidad, la razonada objeción a la comida con picante, el miedo a los balonazos o el mundo necesario que viaja en un bolso femenino— Carranza cerró diciendo que Días Hábiles es un libro con la capacidad de “propiciar el silencio que conviene a su lectura”.

Emocionada por las lecturas profundas de sus compañeros de mesa, González Arce contó que esta “escritura indagatoria, cuya misión es mirarse el ombligo”, surgió en los talleres de ensayo impartidos por Carranza, a los que se escapaba un rato porque precisamente tenían un horario matutino en días hábiles.

“Ese listado que hizo Israel de temas del libro, retrata las obsesiones que tengo y los rasgos que me definen. Algunos me han dicho que me han reconocido aquí, y no sé si me da pena o gusto, pero creo que sí es más el gusto”, dijo la autora antes de leer uno de sus ensayos y seguir la celebración entre amigos.

EL INFORMADOR / EUGENIA COPPEL

Temas

Lee También