Domingo, 12 de Julio 2020
Cultura | Ofrendas de los mayas

Proyectan documentales sobre el patrimonio cultural subacuático

Diversos documentales sobre los proyectos de investigación del patrimonio cultural que yace bajo el agua se proyectan esta semana en el Museo Nacional de Antropología

Por: NTX

Ahora es posible hacer arqueología subacuática casi en cualquier ambiente. ESPECIAL  /

Ahora es posible hacer arqueología subacuática casi en cualquier ambiente. ESPECIAL /

CIUDAD DE MÉXICO (06/JUL/2010).- Las ofrendas que los antiguos mayas arrojaban a los cenotes o los restos de embarcaciones que naufragaron en la Colonia (1521-1821) en las aguas mexicanas, son algunos de los aspectos que a lo largo de 30 años han estudiado los especialistas en arqueología subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y cuyas investigaciones se muestran al público durante ese ciclo cinematográfico.  

En la inauguración de esta serie de proyecciones, Pilar Luna Erreguerena, subdirectora de Arqueología Subacuática del INAH, dio a conocer que para festejar tres décadas de desarrollo de esta disciplina en México, en lo que resta de 2010 el área de investigación a su cargo organizará presentaciones académicas y de divulgación científica.  

Todas ellas 'culminarán con una exposición en este museo (Nacional de Antropología) acerca de los distintos proyectos que realiza la Subdirección de Arqueología Subacuática en aguas marinas y continentales; así como con la participación de nueve de sus especialistas en un congreso en Estados Unidos'.  

Fue el 11 de febrero de 1980, cuando en el seno del INAH se creó el entonces Departamento de Arqueología Subacuática, convirtiéndose así en institución pionera en esta disciplina a nivel latinoamericano.  

Desde un principio, recordó, se planteó como un espacio interdisciplinario para la recuperación de historias sumergidas, cuya evidencia material, en varios de los casos, había sido blanco del expolio.  

Los nueve documentales que retratan tres décadas de vivencias del equipo de arqueología subacuática del INAH, han contado con el apoyo del propio instituto, a través de sus distintas dependencias, entre ellas, la Dirección de Medios de Comunicación; además de compañías, como 'History Channel'.  

El espectador que acuda al Museo de Antropología podrá —no sólo mediante los documentales sino en voz de los propios realizadores e investigadores de la SAS— conocer más acerca de las culturas que nos antecedieron y su relación con el agua, por ejemplo, se enterará qué grupos humanos y qué animales vivieron en la Península de Yucatán hace más de 10 mil años.  

Por otra parte, 'descubrirán' las ofrendas que los grupos prehispánicos arrojaron en cenotes y lagos antes de la llegada de los españoles, y cómo vivieron sus últimos momentos aquellos hombres que se aventuraron a cruzar el mar y cuyas naves naufragaron aquí.  

De acuerdo con la maestra Pilar Luna, 'los mares de México contienen cientos de naufragios a partir del siglo XVI, cuando se realizaron los viajes de exploración y en la Conquista, así como de siglos posteriores hasta nuestros días, porque a pesar de toda la tecnología, los barcos se siguen hundiendo. Seguramente también contienen alguna canoa de la época prehispánica, pero ésa, todavía no hemos logrado encontrarla'.  

Las vicisitudes de nuestros antepasados y las sorteadas por los investigadores contemporáneos para descubrir los rastros de los primeros, también se abordan en el ciclo de documentales que incluye títulos como 'El manantial de la Media Luna'.  

También, 'Flota de la Nueva España de 1630-1631', 'Bajo el mar de Campeche', 'Misterios de Yucatán', 'Exploración Maya', 'El Galeón de Manila', y 'Nevado de Toluca', lo sagrado en las alturas.  

En 1981, cuando se filmó el documental sobre 'El manantial de la Media Luna', en el Valle de Río Verde, San Luis Potosí, se recurrió a una cámara de cine depositada en una caja de acrílico para poder sumergirla, puesto que las cámaras de video aún no existían.  

Ahora es posible hacer arqueología subacuática casi en cualquier ambiente, como en las dos lagunas que se encuentran en el cráter del Nevado de Toluca, utilizando trajes secos para protegerse del frío; o en los cenotes y cuevas inundadas de Yucatán y Quintana Roo, donde los arqueólogos y espeleobuzos requieren de entrenamiento y equipo especializados.  

Con las salvedades, Luna Erreguerena comparó el equipo de arqueología subacuática del INAH con una selección de fútbol, que a lo largo de 30 años ha sufrido el cambio de alineación por diversas circunstancias.  

'El balance de estos 30 años hace evidente que la arqueología subacuática de México ha ganado muchos partidos nacionales e internacionales, y estoy segura de que con la ayuda de todos, seguirá ganando y creciendo cada día más', puntualizó. 

Temas

Lee También