Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 19 de Enero 2019
Cultura | La caída de la Torres Gemelas de NY generó una avalancha de publicaciones

Los libros que el 11-S nos dejó

La caída de la Torres generó una avalancha de publicaciones que buscan reflexionar sobre los ataques, así como hallar certezas o respuestas

Por: SUN

El libro The Cell, de John Miller y Michael Stone, inspiró la miniserie Path to 911. ESPECIAL  /

El libro The Cell, de John Miller y Michael Stone, inspiró la miniserie Path to 911. ESPECIAL /

CIUDAD DE MÉXICO (11/SEP/2011).- Cristina Rivera-Garza, la narradora que divide su vida entre México y Estados Unidos, asegura: “Nunca pude hablar sobre el 11 de septiembre”, pero cuando lo hizo fue en un texto que ahora forma parte del libro Speaking desde las heridas, cibertestimonios transfronterizos/Transborder; un proyecto que nació en la red a iniciativa de Claire Joysmith, en el que más de 100 personajes compartieron su testimonio sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Bajo la premisa de entender si fueron ¿testigos o espectadores?, escritores reconocidos como Carlos Monsiváis, José Emilio Pacheco, Sandra Cisneros, Norma Alarcón, Peter Buchanan, Rosina Conde, Ariel Dorfman, Beatriz Espejo, Berta Hiriart y Jorge Ruffinelli, reflexionaron sobre esos hechos que Cristina Rivera-Garza ha llamado “gramática del dolor”, un dolor que, dice, es política y que se transmuta, surcando espacios, colectivizándose, retransmutándose, y termina por ser compartible.

La caída de la Torres generó una avalancha de libros, sobre todo en EU, que reflexionaban sobre esos hechos o buscaban hallar algunas certezas o respuestas.

Libros como The Cell, de John Miller y Michael Stone (que inspiró la miniserie Path to 9/11); 11-S: historia de una infamia. Las mentiras de la versión oficial, de Bruno Cardeñosa; 11-S: el informe: extracto del informe final de los atentados terroristas contra Estados Unidos, de VV.AA.; Desvelando a Bin Laden, de Sifaqui y Bercovici y Osama de cerca, de Peter Bergen. De investigación como La torre elevada, de Lawrence Wright; El segundo avión, de Martin Amis, y más recientemente 12 de septiembre. Cartas de Nueva York, de Eliot Weinberger, son algunos de los libros publicados en estos 10 años.


Reflexión de la humanidad

Para la investigadora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (Cisan) de la UNAM, Claire Joysmith, esta avalancha de títulos tiene que ver con el 11-S de 2001 para no olvidar que se suma a otros 11 de septiembre históricos, como la muerte de Salvador Allende en Chile, en 1973, o el día de inició del movimiento anti-violencia de Gandhi, en la India, en 1906.

Pero asegura que es un acontecimiento que no debe “enfocarse en el sensacionalismo, en imágenes hollywoodescas de los atentados de hace 10 años, sino en reflexionar más profundamente sobre la función individual y colectiva que hemos, estamos y podremos realizar”.

Dice que estos hechos deben provocar una reflexión sobre la paz y cita el poema-testimonio de Nela Río: “Yo trabajo por la paz/ tu trabajas por la paz, nosotros trabajamos por la paz/ustedes trabajan por la paz”.

Ese poema-testimonio es uno de los más de 200 textos que forman parte de los proyectos: One wound for another/una herida por otra. testimonios de latin@s through cyberspace y Speaking desde las heridas. cibertestimonios transfronterizos/transborder que Claire Joysmith abrió en la red.

Esos proyectos que documentan los innumerables efectos de onda del 11-S, han generado dos libros publicados por el CISAN y la UNAM que buscan explorar la “herida abierta”.
Joysmith dice que estos testimonios multivocales surcaron el ciberespacio aludiendo a ese “momento en que la historia norteamericana se partió como las aguas en la Biblia”, como lo denomina el académico chicano Francisco Lomelí y que José Emilio Pacheco resume de manera epigráfica: “Un milenio empezó con las Cruzadas. / El otro con dos cifras:/ 9/11”.

Y es que tienen claro que al hablarse/escribirse/inscribirse en el espacio cibernético —caracterizado por ser transfrontera— tal vez, sea posible, exorcizar el dolor.
“Desde su creación, hace ya 10 años, este proyecto sui generis buscó crear una forma de ‘transfronterear’ ciertos procesos culturales de sanación, con perspectiva global pero enfocado a esta herida abierta entre México y EU, poniendo al descubierto realidades virtuales que conjuntaran una serie de momentos/actos de solidaridad, que es eje de lo testimonial, mediante estos escritos”, dice.


El odio al otro

El proyecto surgió como respuesta a dos narrativas, a dos heridas abiertas multivalentes. La primera que parte de la idea de que EU “se lo merecía” por ser la economía más avasallante, pero sin pensar en la sociedad, incluyendo a los migrantes latinoamericanos en la que ocupan un lugar importante los mexicanos.

Y la segunda, producto de la sentencia del entonces presidente George Bush, quien dijo “o están con nosotros o en contra de nosotros” y que, dice Joysmith, encendió la xenofobia a la otredad, existente desde los orígenes de esa nación y que ellos llaman “América”. “En este caso, la xenofobia tomó como blanco a quienes tuvieran parecido árabe y se extendió a los de color moreno”.

Sobre esa xenofobia hacia los migrantes tras el 11-S, habla en su testimonio-ensayo el performancero Guillermo Gómez Peña. Cuenta que un amigo árabestadounidense le dijo varios años luego del atentado: “Nosotros (árabes) somos los nuevos mexicanos y, por extensión, todos ustedes (mexicanos) son árabes”.

Joysmith asegura que la xenofobia hacia los inmigrantes, sobre todo mexicanos, tiene raíces políticas y larga historia, que se exacerbó con el pos-11-S, herida de la que habla la critica chicana Gloria Anzaldúa: “La frontera entre México y EU es una herida abierta, donde el tercer mundo raspa contra el primero y sangra”.

Así, Speaking desde las heridas, cibertestimonios transfronterizos/Transborder reúne respuestas plurivocales, monolingües, bilingües e interlingües, subjetivas, informadas, pensantes, sintientes y creativas. Es un blog abierto en www.speakingdesdelasheridas.wordpress.

Ese espacio que mantiene vivo Joysmith es un catalizador de la memoria y permite documentar perspectivas de los acontecimientos, así como de las repercusiones que estarían condenadas a diluirse en generalizaciones y aproximados.


Algunos títulos más

La lista de libros sobre el 11-S es amplia. Destacan, de Lawrence Wright: La torre elevada, que obtuvo el Pulitzer y Al-Qaeda y los orígenes del 11-S. Oriana Fallaci publicó la trilogía: La rabia y el orgullo, La fuerza de la razón y El apocalipsis; y Gustavo de Arístegui, El islamismo contra el Islam.

Más reciente es el libro titulado 12 de septiembre. Cartas de Nueva York, de Eliot Weinberger.

El segundo avión recoge los artículos sobre el 11-S publicados por Martin Amis entre 2001 y 2007.

La conclusión a la que llegó Rivera-Garza el 11-S: “No era un día normal, ya nunca más habría uno así, y lo preciso en ese instante era sacar la llave y tomar el coche e ir una vez más a la escuela y sacar a mi hijo de ahí y traerlo de regreso conmigo ¿a dónde? Tendría que poder describir el surcar de los aviones, el cielo azul, la nueva velocidad de las cosas. La manera en que se termina un país. No pude. Nunca pude hacer todo eso”.

Temas

Lee También

Comentarios