Lunes, 20 de Enero 2020
Cultura | Por: Carlos Lara G.

Los anteojos de Baskerville

La revalorización de Sorolla

Por: EL INFORMADOR

Hace un par de años tuve la oportunidad de ver la grandiosa obra Visiones de España (1911-1919), así como la casa-museo de Joaquín Sorolla en la playa valenciana de la Malvarrosa, situada en el antiguo chalet de uno de sus grandes amigos, el escritor Vicente Blasco Ibáñez. Joaquín Sorolla es uno de los pintores más fértiles y destacados de España de finales del siglo XIX y principios del XX. Valenciano de cepa y ejecutante del realismo, el impresionismo y el iluminismo, con el que ganó proyección internacional utilizando como vehículo narrativo la vida mediterránea, dejó un legado artístico de más de dos mil 200 obras catalogadas, pero, sobre todo, en alto el nombre de Valencia y España, primero en Europa con obras como Herencia (1900), por la que recibió el Grand Prix en el Certamen Internacional de París, y posteriormente en América, mostrando, entre otras, su obra maestra Visiones de España, 14 lienzos en los que plasmó las costumbres de las diversas regiones españolas de principios del siglo XX.

Es precisamente la restauración de esta gran obra la que tiene de regreso a Sorolla a los mercados internacionales del arte. La pieza cuenta con más de 200 metros cuadrados de superficie y es parte del patrimonio más preciado de la Hispanic Society neoyorquina. Su importancia reside no solo en la temática, sino en los detalles y colores inéditos que han quedado al descubierto luego de la restauración, los tonos pastel de la luz que atraviesa las palmeras valencianas, por ejemplo, o bien la reaparición de personajes antes inapreciables.

Es curioso ver cómo el mercado del arte hace apenas tres años despreciaba la obra de Sorolla. Así lo demuestra una de las subastas frustradas de Christie's en la que el óleo Pescadora valenciana no encontró comprador, pese a la expectación que suscitaba, pues encabezaba el lote de arte español en una jornada dedicada a la pintura europea del siglo XIX. Lo mismo ocurrió en su momento con Playa de Valencia, que no encontró comprador en la subasta de Madrid.

La restauración y exposición itinerante de Visiones de España en particular, así como publicaciones, tales como la de Facundo Tomás y Felipe Garín, han ayudado a revalorizar el trabajo del pintor valenciano. Su inserción casi obligada en las subastas del mundo del arte confirma lo antes dicho.

A finales de 2007, Christie's vendió tres de sus piezas, entre las que destaca Apunte de la playa de Valencia, una de las mejores vendidas de la noche. Lo mismo ocurrió en Sotheby´s recientemente, donde el cuadro Niña entrando al baño se vendió en casi dos millones de euros -por cierto, fue el mejor vendido de la noche-. Esta obra fue pintada en 1915 en un descanso que el artista tomó en medio de la agotadora serie Visiones de España y, curiosamente, fue adquirida por un coleccionista estadounidense. Digo curiosamente, porque la exposición Visiones de España está a punto de regresar a Nueva York, su lugar de origen, sin duda un momento muy conveniente para comenzar a invertir en Sorolla y a jugar con la casa de pujas Christie's.

Temas