Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 16 de Noviembre 2018
Cultura | Conferencia de escritores en San Miguel de Allende

“La literatura sirve para desmitificar a los héroes”: Mónica Lavín

La escritora dictó la conferencia Novela histórica, en la que se refirió a “la importancia que tiene hablar de la novela como un acto documentado

Por: EL INFORMADOR

Mónica Lavín participa en la Conferencia de escritores.EL INFORMADOR  /

Mónica Lavín participa en la Conferencia de escritores.EL INFORMADOR /

GUADALAJARA, JALISCO (20/FEB/2011).- En el marco de la sexta Conferencia de Escritores que se desarrolla en San Miguel de Allende, Guanajuato, la escritora Mónica Lavín dictó la conferencia Novela histórica, en la que se refirió a “la importancia que tiene hablar de la novela como un acto documentado que entrelaza la ficción, pero que sirve para desmitificar a los héroes, ponerlos de carne y hueso, pero también como la posibilidad de que lo que veamos a través de ella no nos guste”.

Durante 2010, uno de los libros más vendidos en las librerías de Guadalajara fue precisamente con ese tópico, la novela histórica. En aquella ocasión la obra fue Arrebatos carnales, de Francisco Martín Moreno, una obra que maneja la parte más íntima de diferentes personalidades de la historia de México. Al respecto, la autora de Yo la peor, obra galardonada con el Premio Elena Poniatowska, no se dice de acuerdo con llevar estas tramas por encima de la documentación.

“Una de las virtudes de la novela histórica es esa, que se puede combinar la ficción con la realidad que se logra documentar, hay autores que toman un personaje y arman su texto en torno a lo más íntimo, lo que no se puede documentar. Yo tomo la amistad como un hilo conductor, hay quienes toman la sexualidad, y al final de cuentas las emociones no se pueden documentar”, advierte.

En la exposición de Lavín, durante el primer día de actividades de la Conferencia de Escritores, también se habló del libro Yo la peor,  donde la misma autora explica un poco sobre la trama: “es una novela que expresa el espíritu de una época y la difícil vocación por el estudio y el conocimiento de una mujer talentosa, sin dote, ni padre, donde influencias, alianzas e intereses tejen un destino singular con la palabra, en el seno de las contradicciones barrocas, a la par que desnuda los destinos de una constelación de mujeres presas de las circunstancias de su pertenencia”.

La autora detalla el momento por el que vive este género en México, un país que a escasos meses de celebrar sus 200 años de Independencia aún tiene un auge de producción literaria con este tema.  “Yo creo que no hay mejor obra de novela histórica que la escrita por Fernando del Paso, Noticias del Imperio. También creo que hay tres grandes obras escritas en la década de los noventa: Corte de los Ilusos, El seductor de la Patria e Isla de bobos. Obras que nos ayudaron a reflexionar  a los que hoy en día estamos escribiendo sobre esto”.
La novela histórica, o como la prefiere llamar Lavín,  no sólo textos de carácter histórico, sirven para cuestionar el término de Historia y ese es el gran éxito que tiene entre los lectores.

“Lo que importa es la novela, la condición humana, escribir es un acto detectivesco para saber cómo construir las escenas, pero no debemos olvidar que la novela es ante todo ficción”.

La escritora concluye que la novela es antes que todo “los lentes para mirar, para lastimarte,  para ver lo que no siempre es bueno. La novela a veces ahonda en las partes oscuras, nos deja ver la fragilidad humana. Pero creo que lo que producen es un efecto óptico, donde hay cierta atención a varios detalles”.

Perfil

La pluma de la creadora


Mónica Lavín es escritora y periodista.

Es autora de libros de Cuentos de desencuentro y otros (Col. Letras Nuevas, SEP_CREA, 1986), Nicolasa y los encajes (El Volador, Joaquín Mortiz, 1991), Retazos (Col. 99, Editorial Taba, 1995), Ruby Tuesday no ha muerto (Diana-Difocur de Sinaloa, 1998), La isla blanca (Lectorum, 1998) y Por sevillanas (ISSTE, colección ¿Ya leísste?, 2000); de las novelas Tonada de un viejo amor (Col. Aura, Selector, (1996), Cambio de vías (Plaza y Janés, 1999) y Café cortado (Plaza&Janés, 2001); las novelas para jóvenes, La más faulera (Plaza & Janés, 1997) y Planeta azul, planeta gris (ADN y CNCA, 1998).

Ha colaborado en publicaciones de divulgación cultural y científica. En 1996 recibió el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen por el libro de cuentos Ruby Tuesday no ha muerto. En 2001 recibió el Premio Narrativa de Colima para obra publicada por su novela Café cortado.

Temas

Lee También

Comentarios