Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Cultura

Cultura | Esta habilidad queda evidenciada en libro El dibujo de la escritura

Jorge F. Hernández atempera su conciencia con dibujos

Esta habilidad queda evidenciada en libro El dibujo de la escritura
Sus gráficos retratan sus ideas, obsesiones, el conflicto entre el editor y el escritor, aunque subraya, no es autobiográfico. EL INFORMADOR / M. Vargas

Sus gráficos retratan sus ideas, obsesiones, el conflicto entre el editor y el escritor, aunque subraya, no es autobiográfico. EL INFORMADOR / M. Vargas

GUADALAJARA, JALISCO (28/NOV/2016).- Una de las cualidades de Jorge F. Hernández además de escribir, es dibujar, lo hace todo el tiempo, desde niño, era uno de sus "secretos" hasta que sus colegas se enteraron y ahora todos eso trazos que dan vida a hombres y mujeres desnudados, a él mismo, a una humeante taza de café y unos delicioso tacos al pastor, quedan a la vista del público en su libro "El dibujo de la escritura" editado por Alfaguara y que presenta este lunes 28 de noviembre a las 20:00 horas en el Salón 6, planta baja de Expo Guadalajara durante las actividades de la FIL.
 
Jorge, quien estará acompañado de Fabrizio Mejía Madrid durante la presentación de su texto, cuenta en entrevista que el título "El dibujo de la escritura" es una idea de su amigo Juan Cruz de El País. "A él se le ocurrió el título y esto se debe a que hace unos años Alejandro Magallanes sacó del huacal el disque secreto de que yo tenía unas libretas y en realidad sí. Las hago desde niño, pero no se las enseñaba a nadie y ya cuando se volvió chisme, se publicó en Alfaguara una antología de cuentos que llevaba en la portada dibujos míos y en Almadía también".
 
Después Marcela González  y Julio Trujillo de Alfaguara tuvieron la idea de que estos dibujos se convirtieran en un volumen y de los cuales habrá más libros publicados.  "En las libretas están gérmenes de cuento, a veces para poder escribir un cuento hago un dibujito y un personaje. Leí que había escritores que lo hacían y ya no me sentía tan culpable. Por supuesto que hay grandísimos escritores que no necesitan hacer dibujos o una trama inicial, pero a mí me ayuda traer la libreta e ir anotando. Hay cosas que no puedo anotar porque se me ocurren visualmente".
 
 Algo que valora mucho Jorge de este libro es que el prólogo es escrito por H. Joy Laville viuda de Jorge Ibargüengoitia y F. Hernández es fiel admirador de los dos. "Lo máximo que tiene el libro es el prólogo, ella es mi novia, tiene 94 años de edad y seremos felices. Yo soy un devoto lector de Jorge, me siento muy emocionado".
 
Para el autor las libretas son una manera de atemperar la conciencia del escritor, ahora mismo comenzó a dibujar en tela, dice que es una actividad que se le ocurrió y que le gusta mucho, sus dibujos son muy pequeños, compra distintas plumas de punto fino para poder hacer trazos más concisos. Sus gráficos retratan sus ideas, sus obsesiones, sus gustos personales, el conflicto entre el editor y el escritor, chicas guapas y sensuales, el amor, la soledad, su conciencia, aunque subraya, no es autobiográfico.
 
Además, sus personajes le reclaman, le dicen cómo vestirlos o sí fue maquiavélico con alguno, si fue tirano, si los hizo quedarse en el tintero. "Hay personajes pendientes en las libretas que uno va dejando, o que va escribir. La musa existe, pero ojalá y cuando llegue que te encuentre trabajando porque si no escribes nada".
 
En el libro se ilustra a un escritor con una gran pluma en la espalda donde se lee que a veces pesa escribir. Y en ese sentido Jorge explica que eso se trata cuando hay que hacer columnas para diarios o textos que ya están comprometidos y que semana con semana tienen que entregarse, sin embargo escribir lo que le gusta, desea y observa nunca le será un pesar.
 
EL INFORMADOR / ENRIQUE ESPARZA

Temas

Lee También

Comentarios