Lunes, 20 de Enero 2020
Cultura | La directora del INBA, Teresa Vicencio, se sumó a la pérdida

El último adiós para Alejandro Rossi

Con la presencia del Presidente de México, Felipe Calderón, autoridades del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Con la presencia del Presidente de México, Felipe Calderón, autoridades del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), familiares, colegas y amigos dieron el último adiós al escritor y filósofo Alejandro Rossi (1932-2009), durante un sentido homenaje de cuerpo presente celebrado ayer al mediodía en el Palacio de Bellas Artes.

En el acto, realizado en el vestíbulo principal de ese recinto, personajes como el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro; el pintor Manuel Felguérez; el arquitecto Teodoro González de León; y el titular de El Colegio de México, Javier Garciadiego, entre otras personalidades, lamentaron al pérdida del autor de Edén. Vida imaginada y dieron el pésame a Olbeth Hansberg, viuda del Rossi.

La directora del INBA, Teresa Vicencio, se sumó a la pérdida del Premio Xavier Villaurrutia 2006. Asimismo calificó la obra del escritor de origen italiano (fallecido el sábado) como "un gran clásico contemporáneo. Para las instituciones culturales, la comunidad artística, creadores y discípulos, la pérdida de Alejandro Rossi es lamentable, pues su ausencia nos deja un espacio vacío, pero a la vez, nos llena y nos da una caudal de sabiduría con una obra extraordinaria".

Adolfo Castañón recordó a su colega y amigo, como un "universitario cabal e íntegro ciudadano muy activo de la República de las letras y como uno de los más altos pensadores, escritores y prosistas mexicanos e hispanoamericano de la segunda mitad del siglo XX".

Indicó que la vocación crítica de Rossi, tenía un poco de estética, poética, ética, lúdica, lógica, y de algo sorprendentemente humano que lo llevaría a dejar de lado la filosofía. "Le gustaba conversar como si fuese una mascada de mago, de la cual iban saliendo conejos y palomas. Y tal vez fue eso, o su valentía de hombre fuerte lo que le acercó a Octavio Paz (Nobel de Literatura) y a esa constelación de amigos, como Juan García Ponce, Salvador Elizondo, Julieta Campos, entre otros".
El rector de la UNAM lamentó la muerte de quien fuera profesor en la Facultad de Filosofía y Letras y especialista en el Instituto de Investigaciones Filosóficas de la máxima casa de estudios, desde 1958.

Para la UNAM, añadió José Narro, la pérdida de Rossi es "enorme", pues la máxima casa de estudios ha perdido no solo a un gran intelectual, sino a un maestro sin igual por más de cinco décadas, "un universitario comprometido siempre, que con su estudio, inteligencia y capacidad reflexiva y literaria, nos abrió espacio y dio motivos para entender a nuestro mundo".
Tras la ceremonia, el presidente Calderón -acompañado por Consuelo Sáizar, presidenta del Conaculta; Alonso Lujambio, secretario de Educación; y la viuda de Rossi- montó la primera guardia de honor, dio el pésame a la familia del autor y abandonó el recinto.

Otras figuras que se hicieron presentes durante éste, el último adiós a un grandes de las letras en México, fueron el director teatral Enrique Sínger, el promotor cultural Ignacio Toscano, Joaquín Diez Canedo, director del Fondo de Cultura Económica, el escritor Sealtiel Alatriste y el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Alfonso de María y Campos.

Temas

Lee También