Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 20 de Noviembre 2018
Cultura | Con 'Las sombras de Quirke', el escritor retoma las andanzas del detective irlandés

El regreso de Benjamin Black

Con 'Las sombras de Quirke', el escritor retoma las andanzas del detective irlandés

Por: EL INFORMADOR

Banville vuelve a hablar en esta novela de las sombras del poder y de la poderosa Iglesia Católica de la época. ESPECIAL / EL PAÍS

Banville vuelve a hablar en esta novela de las sombras del poder y de la poderosa Iglesia Católica de la época. ESPECIAL / EL PAÍS

GUADALAJARA, JALISCO (23/MAR/2017).- Benjamin Black, el alter ego del escritor irlandés John Banville para firmar sus obras de novela negra, cree que una de las cosas más interesantes de este género de ficción es que hay que escribir con clichés, pero asegura que cada autor debe encontrar una nueva forma de hacerlo.

 

Quirke, el protagonista de la saga de novela negra de Black, es “un cliché andante”, asegura el autor en una entrevista. Un forense que vuelve a sus andanzas en el Dublín de los años 60 en la última entrega publicada en castellano por Alfaguara con el título “Las sombras de Quirke”.

Lo que menos sospechaba su creador es que Quirke, con sus eternos 44 años, sus problemas con el alcohol y recién incorporado a su trabajo como forense tras una baja, se enamorara en esta ocasión de una psiquiatra austríaca: “Ahora tiene su propia psiquiatra privada”, bromea Black/Banville.

Pero no sabe si esta historia de amor durará en el futuro, advierte el escritor irlandés, Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2014, porque su protagonista tiene una vida dura. “Sería bonito escribir una novela en la que el detective está perfectamente casado, vive con su mujer y tres hijos, no tiene problemas de alcohol ni de drogas, es un buen padre y es feliz, pero nadie lo leería”, considera el autor.

Cuando Benjamin Black acaba cada novela sobre Quirke, piensa que no volverá a escribir otra, pero luego descubre que quiere saber qué va a pasar con su hija, con su historia de amor y con su vida y surge una nueva. Por eso confía en que al forense le quede “mucha carrera por delante”.

Como su compatriota Samuel Beckett, Banville (Wexford, Irlanda, 1945) cree que un libro es “compañía” y por eso, explica, cuando un autor se despierta en mitad de la noche en lugar de preocuparse por su salud, por su cuenta corriente o por el poco sexo que ha tenido en su vida, empieza a pensar en el libro que va a escribir.

Él, explica, no sabe lo que está haciendo cuando escribe, “es una especie de control del sueño. Nuestros sueños son caóticos pero tienen color, pueden ser entretenidos o nos asustan, pero, cuando despertamos, podemos controlar esas fantasías y podemos hacer historias comprensibles”, señala.

Un mundo inhóspito

Si Quirke, su personaje, visitara el mundo actual quedaría muy sorprendido por la revolución de las comunicaciones, algo que sigue admirando al propio Banville, pero sobre todo le llamaría la atención, dice su creador, cómo ha mejorado la situación de las mujeres en estos años.

También le sorprendería cómo es el mundo de la delincuencia en la Irlanda actual, dice el escritor: “Es increíble, hay enormes bandas de drogadictos que pasan el tiempo estropeando su vida y la de miles de personas y matando a la gente. Es como Chicago en los años 20”.

Banville, considerado uno de los mejores escritores vivos en lengua inglesa y candidato al Premio Nobel, vuelve a hablar en esta novela de las sombras del poder y de la poderosa Iglesia Católica de la época, “esa que controlaba la vida desde el nacimiento a la muerte, como lo hacía el Partido Comunista en la antigua Unión Soviética”, asegura.

Para compaginar sus dos personalidades, la de Banville y Black, se necesita organización, indica: “Intenté al principio ser uno por la mañana y otro por la tarde, pero no funcionó”. Y ahora, como odia el verano, dedica esa estación a la novela negra, mientras que en otoño, invierno y primavera escribe como Banville.

“Tardo tanto en los libros de Banville que tengo que darme un descanso y escribir uno de Black”, dice el autor irlandés, que escribe a diario con un “horario de oficina”, desde las nueve y media a las seis de la tarde.

MÁS NOVEDADES LITERARIAS

“LA RUBIA DE OJOS NEGROS”
Editorial: Alfaguara
Autor: Benjamin Black

Philip Marlowe se siente tan inquieto y solo como siempre y el negocio vive sus horas bajas, cuando irrumpe en su despacho una nueva clienta: joven, rubia, hermosa y elegantemente vestida, pretende que Marlowe encuentre a un antiguo amante, un hombre llamado Nico Peterson. Tras poner manos a la obra, pronto descubre que la desaparición de Peterson no es más que el primero de una serie de sucesos desconcertantes. Antes de que se dé cuenta, Marlowe se verá enredado con una de las familias más ricas de Bay City y podrá comprobar lo lejos que están dispuestos a llegar con tal de proteger su fortuna… sólo Benjamin Black, un maestro moderno del género, era capaz de escribir una nueva aventura de Philip Marlowe.
 
“VENGANZA”
Editorial:  Alfaguara
Autor: Benjamin Black

La historia inicia el día que Victor Delahaye se suicida limpiamente de un balazo en el pecho. Como si fuera un acto premeditado, el único testigo es el hijo de su socio, el mujeriego Jack Clancy, Davy que no sabía navegar ni tampoco por qué lo había acompañado esa mañana en su yate, es testigo del suicidio que cambiará la vida de dos de las familias más ricas de Dublín. En Venganza de nuevo se dan cita el inspector Hackett y el doctor Quirke, quienes se preguntan, ¿por qué Victor Delahaye necesitaría de un testigo para suicidarse? La muerte de Victor es sólo el primer hilo de una madeja que envuelve a ambas familias.  

“ÓRDENES SAGRADAS”
Editorial:  Alfaguara
Autor: Benjamin Black

El Dublín de los cincuenta resulta tan protagonista de Órdenes sagradas como el eterno bebedor Quirke, un patólogo que —tal y como afirma su hija Phoebe— es incapaz de resistirse a la tentación de jugar a los detectives. También ella es la gran protagonista de esta novela que arranca con su amigo, el peculiar reportero Jimmy Minor, sobre la mesa de autopsias. La visita a un arrogante sacerdote en la siniestra mansión de Trinity Manory a un campamento gitano con cierto aire mitológico devuelve a Quirkea un pasado que hubiera preferido olvidar. Mientras tanto, Phoebe cae bajo el influjo de Sally, la seductora e inquietante gemela de Jimmy.

Temas

Lee También

Comentarios