Jueves, 23 de Enero 2020
Cultura | Obras cedidas en comodato por el Musa

El CUAAD descuida su patrimonio escultórico

A pesar de tratarse del único plantel que en su nombre asume su compromiso con las manifestaciones artísticas

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- A pesar de tratarse del único plantel que en su nombre asume su compromiso con las manifestaciones artísticas, el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la Universidad de Guadalajara muestra poco interés por su patrimonio, a tal grado que dos de las piezas que adquirió tras los simposios internacionales de escultura que el Museo de las Artes (Musa) convocó desde 2002, permanecen en el olvido y prácticamente sin proyección (salvo una obra a la que difícilmente se puede acceder, incluso).

Ello se contrapone al interés de Suny Ramírez, directora del Musa, en encontrar para cada pieza escultórica un espacio que le permita dialogar con su entorno, integrarse al ambiente y ser adoptada por la comunidad que la rodea.

Ninguna de esas tres premisas ocurre con Caballo de Huentitán, pieza del escultor chileno Francisco Gazitúa, que se encuentra a unos pasos del casi recién construido edificio de posgrados, al pie de la barranca, en medio de la tierra y árboles secos, como si se tratase de un equino encerrado en su granero.

La pieza de láminas de bronce no cuenta con ninguna protección, de tal suerte que el óxido ya se ha apropiado de una parte de ella, mientras que el grafiti ha comenzado a abrirse paso.

La situación no enorgullece a Ramírez, quien ya está al tanto del estado que guardan ésta y otras piezas de artistas de talla internacional que no están recibiendo ni los más mínimos cuidados. Pero no todas las esculturas padecen este mal, pues hay sitios como el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), que hasta un pedestal ha construido para proveer a Composición, del libanés Nabil Basbous, del lugar ideal para su permanencia, o el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), que al menos ha colocado al pie de Tenjo, cielo y tierra, del japonés Toru Saito, una ficha que la identifica.

"Estamos haciendo un proyecto para que los centros universitarios tengan un patrimonio en esculturas, pero estamos también pidiendo que tengan el lugar adecuado. Se dieron a la tarea (personal del museo) de visitar todos los centros universitarios para ver en qué condiciones están las piezas", explica la directora del Musa.

Así, con base en el dictamen -en el que se establecen cuestiones como "mala ubicación, se encuentra en una superficie de tierra, sucio, mucho polvo, en deterioro, presenta oxidación", con respecto al Caballo de Huentitán-, Suny Ramírez hará llegar a los rectores de los centros universitarios una notificación, con la fotografía del estado actual de la pieza, solicitándoles una mejor ubicación para las esculturas, en caso de ser necesario.

"Seguimos protegiendo (las piezas), queremos que los rectores sepan qué tipo de escultura tienen, que les den la importancia y si no están interesados, que las regresen, porque ellos las tienen (las esculturas) en comodato. Esto es patrimonio la universidad y como tal, deben tratarlas con la dignidad que se merecen", advierte.

En el caso de quienes se han preocupado por la protección de las obras, Ramírez apunta que también se ha pensado en enviarles una carta de agradecimiento.

Temas

Lee También