Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 21 de Septiembre 2018
Cultura | Siguen endulzando el placer literario de viejas y nuevas generaciones

Cronopios, tan campantes

''Historias de Cronopios'' y de ''Famas'' cumple medio siglo; es uno de los libros más populares de Julio Cortázar

Por: EL INFORMADOR

Julio Cortázar utilizó por primera ocasión la palabra cronopio, en una crónica sobre un concierto.ESPECIAL  /

Julio Cortázar utilizó por primera ocasión la palabra cronopio, en una crónica sobre un concierto.ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (19/MAR/2012).- Una vez que se decide ser un cronopio no hay marcha atrás. Cualquiera lo puede ser al momento de cantar desafinadamente, al instante en que se busca una pequeña llave o cuando se decide lavar los dientes. Un cronopio magistral, solemne, triste o extravagante.

Julio Cortázar lo decidió, y optó por bautizar así a esos seres que divagaban y flotaban en el interior del Teatro Champs Elysées, del París del 52. Nadie se había percatado de ello, más que su imaginación y su genialidad lírica.

A 50 años de su creación, 'Historias de cronopios y famas' siguen endulzando el placer literario de pasadas y nuevas generaciones.

Pasa que los cronopios no quieren tener hijos, porque lo primero que hace un cronopio recién nacido es insultar groseramente a su padre, en quien oscuramente ve la acumulación de desdichas que un día serán las suyas. Eugenesia

La Real Academia Española (RAE) "no sabe" lo qué es un cronopio ni lo considera como una existencia tangible en su diccionario. Ni el propio Julio Cortázar era tan claro para explicar qué o quiénes son los cronopios.

"Cuando me piden explicaciones es a pura pérdida, porque a mí me cuesta mucho explicar cosas que no me las explico yo mismo (...) de golpe tuve un poco la sensación de que había en el aire personajes indefinibles, una especie de globos que yo los veía de color verde, muy cómicos muy divertidos y muy amigos que andaban por ahí, circulaban y su nombre era cronopios. Se llamaban cronopios, venían así", comentó Cortázar al periodista Joaquín Soler Serrano en el extinto programa español A fondo, en 1977.

'Historias de cronopios y famas' son microrelatos protagonizados por tres personajes fantásticos que parten desde la ironía y el delirio: los cronopios, las famas y las esperanzas; que conviven juntos e individualmente en las cuatro partes del libro: Manual de instrucciones, Ocupaciones raras, Material plástico e Historias de cronopios y famas.

"Según las circunstancias"


Historias de cronopios y famas´´ cumple 50 años de haber sido publicado por primera vez en 1962 por ediciones Minotauro. Estos textos de Cortázar causaron revuelo augurando quizá lo que vendría con Rayuela un año después. Los géneros literarios parecieron no importarle, y encasillar a esta obra en una corriente sigue siendo un dilema para quien apenas se adentra en la mente de Cortázar.

Aurora Bernárdez, viuda y albacea de Cortázar, señaló que el también autor de Todos los fuegos del fuego: "Escribía cuando se le ocurría, no como una novela que se empieza y termina (...) Julio nunca se puso a escribir los cronopios. Era algo circunstancial. Él iba a Correos, por ejemplo, y le salía una historieta cómica, conforme se le iba ocurriendo. Después, con todo eso se armó el libro", en la reciente presentación del libro Mundo Cronopio -con ilustraciones de la artista italiana Judith Lange- en el Centro de Arte Moderno, en Madrid.

Una fama tenía un reloj de pared y todas las semanas le daba cuerda CON GRAN CUIDADO. Pasó un cronopio y al verlo se puso a reír, fue a su casa e inventó el reloj-alcachofa o alcaucil, que de una u otra forma puede y debe decirse. Relojes.

Para entender y disfrutar de estos seres hay que sumergirse en la lengua surrealista de la literatura. En el blog argentino "El jinete insomne 2" se documentan reacciones, halagos y confusiones que la obra de Cortázar generó en su momento; el impacto y la controversia con la que críticos, expertos y lectores ocasiones recibieron a los cronopios, famas y esperanzas.

En el blog se dice que los cronopios son entes bohemios inclinados hacia las artes, poetas caóticos, sensibles, cándidos e idealistas. Las famas son ordenadas, pomposas, almidonadas y cautelosas, en tanto que las esperanzas no están de un lado un de otro, son sencillas e ignorantes y sirven de intermediarias entre los cronopios y famas.

El cubano Italo Calvino se refirió a los cronopios y famas como "dos progenies de seres que encarnan con la movilidad de una danza dos posibilidades opuestas y complementarias del ser"; en tanto que el escritor y periodista uruguayo Omar Prego Gadea, dijo que estos personajes aludían a distintas categorías de personas: "El cronopio sería el artista; el fama, el pequeño burgués; las esperanzas, simplemente categorías intermedias, subalternas de las otras y siempre algo esnobs, no completamente definidas".

Ser cronopio y el jazz

Cortázar hizo uso del término cronopio por primera vez en una crónica sobre el concierto del trompetista Louis Armstrong, misma que se incluyó en La vuelta al día en ochenta mundos, del propio Julio Cortázar, bajo el título "Louis, enormísimo cronopio".

"Cuando los cronopios cantan sus canciones preferidas, se entusiasman de tal manera que con frecuencia se dejan atropellar por camiones y ciclistas, se caen por la ventana, y pierden lo que llevan en los bolsillos y hasta la cuenta de los días. El canto de los cronopios."

Al escribir cronopio en el buscador de Google la plataforma virtual muestra 635 mil resultados -en 0.14 segundos- en relación a la obra de Cortázar, entre revistas, blogs, foros, usuario de redes sociales que se consideran cronopios, críticas y fragmentos de la obra.

"Empecé a escribir sin saber cómo era (el cronopio), y luego tomaron un aspecto humano, relativamente humano porque nunca son completamente humanos, con esa conductas especiales de los cronopios, son un poco la conducta del poeta, la conducta de la social, del hombre que vive un poco al margen de las cosas frente a los cuales se plantan las famas, los grandes gerentes de los bancos, los presidentes de la República, la gente formal que defiende un orden. Las esperanzas son personajes intermedios y están un poco a mitad de camino y están un poco sometidas de las famas o los cronopios, según las circunstancias. Todas esas aventuras que le suceden dependen de la psicología de cada uno de ellos", decía Cortázar.

Él mismo adjudicaba esta peculiar forma de escribir, pasar del realismo al surrealismo y viceversa, como "una constante lúdica" que no se conformó con la línea narrativa, sino que optó por un estilo, "un juego muy fascinante, muy divertido".

La crítica literaria argentina y autora de Los mundos de Cortázar, Malva Filer, detalló que "Cortázar s interna aún más en el reino de lo imaginario. A diferencia de los cuentos, en los que el elemento fantástico resultaba una fuerza perturbadora del orden lógico-natural, Cortázar se libera aquí completamente de la realidad aceptable al sentido común y decide remplazarla por un mundo de su propia invención".

En entrevistas Julio Cortázar aseguró que para él lo importante de su obra era lo que pensaran los lectores sobre su obra. Bueno. Malo. Indiferente. Todo calificativo valía para el escritor que murió y pasó sus últimos respiros en París en 1984.

Razones de fama


"No es fácil ser cronopio. Lo sé por razones profundas, por haber tratado de serlo a lo largo de mi vida; conozco los fracasos, las renuncias y las traiciones. Ser fama o esperanza es simple, basta con dejarse ir y la vida hace el resto. Ser cronopio es contrapelo, contraluz, contranovela, contradanza, contratodo, contrabajo, contrafagote, contra y recontra cada día contra cada cosa que los demás aceptan y tienen fuerza de ley".

El escritor chileno Luis Harss dijo que con Historias de cronopios y famas: "Con este libro, Cortárzar pareció clausurar una etapa de su obra". Pudiera ser verdad, ya que el llamado "Gran cronopio" dijo en entrevista publicada en Cuadernos hispanoamericanos de 1980 que: "Hay que luchar contra el idioma para que no imponga  sus fórmulas y clichés, las frases hechas, todo lo que caracteriza tan bien a un mal escritor".

A 50 años de su publicación, 'Historias de cronopios y famas' mantiene intacta la esencia de Cortázar, llevada al texto para que cada quien haga de los cronopios, famas y esperanzan a su imagen y semejanza.

PARA SABER
Curiosidades cronopias


Julio Cortázar fue apodado “Grandísimo Cronopio” o “Cronopio Mayor”.

La artista chilena Eva Holz pintó cuadros inspirados en los cronopios.

La banda argentina de rock Los brujos incluyen Canción del cronopio en el disco Fin de semana salvaje.

La banda de hardcore Punk Especimen compuso Cuento de Cronopios, en la que se escuchan voces distorsionadas aludiendo a los cronopios.

La banda beat Los Knacks hace referencia a los cronopios en la canción Sí, quiero vivir.

Temas

Lee También

Comentarios