Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 19 de Noviembre 2017

Cultura

Cultura | Élmer Mendoza ofrecerá una charla en el CUCSH sobre la importancia del jalisciense

¿Cómo ser escritor después de Juan Rulfo?

En el marco de las celebraciones del centenario del autor de 'Pedro Páramo', Élmer Mendoza habla de la importancia del jalisciense
Élmer Mendoza. El escritor posa durante la presentación de su libro 'El misterio de la orquídea calavera'. NTX /

Élmer Mendoza. El escritor posa durante la presentación de su libro 'El misterio de la orquídea calavera'. NTX /

GUADALAJARA, JALISCO (15/MAY/2017).- El escritor sinaloense Élmer Mendoza estará mañana ofreciendo la conferencia magistral “¿Cómo ser escritor después de Juan Rulfo?” en punto de las 10:00 horas en las instalaciones del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) donde se estará realizando un homenaje académico del 16 al 20 de mayo con motivo del Centenario del creador de “Pedro Páramo” y “El llano en llamas”.

Señala en entrevista que la invitación surgió de parte de Patricia Cordova —organizadora del evento— quien está interesada en su punto de vista y opiniones en torno a la figura de Rulfo, “él ha sido uno de mis maestros mexicanos, y vamos a ver cómo un autor de su estética puede influir en un escritor de novelas policíacas”.

Élmer destaca que no ha leído alguna biografía del oriundo de Sayula, Jalisco, más bien lo conoce a través de otros amigos que trataron con él; agrega, sólo ha leído una vez “El llano en llamas”, pero muchas “Pedro Páramo” que fue una influencia para realizar su novela “Cóbraselo caro”.

—¿Cuál es la importancia de Rulfo en la escritura?   

—Es una influencia social. Rulfo es un escritor al que nosotros llamamos “de la raza”, no es un escritor que pertenezca a grupos poderosos o autores funcionarios. Él desarrolla una obra completamente ajena a eso. Y lo más importante, a partir de un tema que se puede considerar bastante manido —que es el medio rural— él consigue hacer una novela impecable, el detalle que utiliza es que usa técnicas narrativas muy contemporáneas y consigue hacer una mezcla perfecta de tiempos, de momentos, de personajes, de ritmos y de lenguaje, los entrega en “Pedro Páramo” que sigue siendo de mis novelas favoritas.

—¿Considera que Rulfo es un autor atemporal?

—Sigue siendo parte importantísima  de la literatura mexicana como una obra maestra que ahí está y estará mucho tiempo, me gustaría ser adivino para decir cuánto, pero “Pedro Páramo” está increíblemente elaborada, esa temática de erizarte de todo lo que trata y que todo es importante, lo realiza con la mesura y la medida precisa, ese es un ejemplo para todos los escritores del mundo y eso a él le permite una inmortalidad. Los lectores que llegan a él y que quieren conocer México, encuentran ahí cosas muy interesantes sobre lo que somos.

— ¿Cómo ser escritor después de Rulfo?

—Ese es el asunto. Rulfo es la figura más importante de la literatura mexicana, al lado está Octavio Paz y está también Carlos Fuentes. Pero el perfil de Rulfo es completamente distinto al de los otros dos, es un perfil que para un habitante de Culiacán (él) es más atractivo y más misterioso, en ese aspecto se convierte en un referente para mí. Después de leer no todas las veces que debería, pero sí cuidadosamente “Pedro Páramo”, fue darme cuenta que escribir literatura mexicana a partir de los temas mexicanos —porque yo también conozco muy bien el campo, ahí crecí con mis abuelos— era un terreno que ya se había contado, porque lo que cuenta Rulfo de “Pedro Páramo” eso yo lo vi casi tal cual. Pero el sistema de escritura que utilizó Rulfo, su estética, sus formas, eso sigue impecable, vigente y efectivo. Para ser escritor después de Rulfo hay que dominar esas técnicas.

—¿Cuál es su opinión de la literatura mexicana y cómo influyó Rulfo en ella?

—Rulfo pone un parteaguas al menos dentro de la narrativa, de la de la tierra y de la de “Al filo del agua” (Agustín Yáñez), pero él llega y planta un bosque, uno que está completo, un bosque donde ha conseguido que la literatura mexicana llame la atención. Al menos en la mayoría de las lenguas donde yo estoy traducido, está Rulfo y está Paz.

—Rulfo fue un escritor comprometido con su tiempo y el lenguaje, ¿cuál debería ser el compromiso de los actuales escritores?

—Hablar de compromiso es muy difícil, esa palabra tiende a pertenecer a un ámbito que tiene que ver con la política y Rulfo fue un hombre que no se metió en esas cosas y eso para mí es un ejemplo. Pienso que él fue un autor natural con muchas lecturas y mucha imaginación, tenía un pasado con recuerdos increíbles, de los más desgraciados hasta los más gratos, practicaba un individualismo muy productivo. Nunca he leído una biografía de él y nunca lo haré, lo que tengo son pequeñas anécdotas de gente que lo conoció y que experimentaban un placer al contar de Rulfo, se los notaba en la cara, mi amor a él ha llegado por eso.

—¿Cuál es el mejor homenaje a Rulfo?

—Está bien que lo reconozcan. Rulfo nunca va a ser un autor oficial, pero en este país estamos obligados a reconocer a nuestros genios, a reconocer a los autores que le han dado nombre a nuestro país en todo el mundo y creo que él está a la cabeza. De entrada eso me parece una acción de caballeros, y por eso es que estoy decidiendo aceptar (ser parte de la conferencia) porque no tengo un discurso académico sobre él, es un discurso de anécdotas que ni siquiera son mías y espero que contribuyan a solidificar la pasión que tengo por “Pedro Páramo”, porque sí he leído “El llano en llamas” pero nunca he vuelto a él.

—Su novela “Cóbraselo caro” llega en un momento también interesante a propósito del centenario de Rulfo, ¿cómo la concibió?

—En una noche en Culiacán presentamos “La reina del Sur” de Arturo Pérez-Reverte y después de ello, llegamos a mi casa y nos pusimos a platicar, éramos cuatro o cinco personas en la conversación y por ahí de las 03:00 de la mañana yo concluí que las conversaciones habían girado en dos escritores, Cervantes y Rulfo. A esas horas dije que escribiría una novela donde estuvieran buscando las piedras en las que se transforma “Pedro Páramo”. Pérez-Reverte y los otros me dicen que es una buena idea. De ahí partió, al día siguiente me hice un esquema, una escaleta y comencé a pensar en lo que quería hacer.  

No la pensé como un homenaje, la vi a través del personaje, pero cuando terminé la novela me dijo mi agente que comenzarían los reconocimientos a Rulfo, y ahora que la presento me felicitan por el homenaje que le he hecho al maestro, pero esto al principio fue involuntario.

TOMA NOTA
¡Agéndalo!

El escritor sinaloense Élmer Mendoza estará mañana ofreciendo la conferencia magistral “¿Cómo ser escritor después de Juan Rulfo?”
H: En punto de las 10:00 horas.
L: En las instalaciones del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

Temas

Lee También

Comentarios