Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 17 de Enero 2019
Cultura | Fernando del Paso, director del recinto, agradeció la confianza a la UdeG

Celebran 20 años con la Iberoamericana

Fernando del Paso, director del recinto, agradeció la confianza a la UdeG. Inauguraron sombrillas

Por: EL INFORMADOR

Fernando del Paso, director de la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz, en el acto de celebración por los 20 años del recinto.A.GARCÍA  /

Fernando del Paso, director de la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz, en el acto de celebración por los 20 años del recinto.A.GARCÍA /

GUADALAJARA, JALISCO (20/JUL/2011).- “¿Por qué no decirle a los niños, a los jóvenes, a los adultos, que cada libro es un viaje y, en cada viaje encontramos un tesoro?” Preguntó el escritor Fernando del Paso al dar lectura a un discurso que él hizo hace 20 años, cuando se inauguró la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz y que ayer celebró esas primeras dos décadas de vida.

“Viajar, se viaja siempre: el viaje, como imagen de la vida, y el viaje como aventura de la imaginación han sido dos constantes de nuestro pensamiento. La vida es un viaje de la luz a la oscuridad y, al mismo tiempo, de la oscuridad a la luz. La vida es, siempre, el viaje del héroe de las mil caras. Del millón de caras. Y cada día viajamos de la mañana a la noche. De la noche, viajamos en nuestros sueños. De día, viajamos por los sueños que tenemos con los ojos abiertos…” continuó el literato en su lectura del discurso que tituló “El viaje como aventura de la imaginación.”

Ayer por la tarde, en el marco de los festejos de la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz, y acompañado por el rector general de la máxima casa de estudios, Marco Antonio Cortés Guardado, y el presidente de la Fundación Universidad de Guadalajara Raúl Padilla López; Fernando de Paso agradeció la confianza que la institución educativa le confirió hace 19 años, cuando lo invitaron a dirigir la biblioteca enclavada en el corazón de la ciudad.

Servicio
En el acto protocolario, el autor de Noticias del Imperio dejó claro que, ahora ya con un acervo de 76 mil 756 de títulos "todo este inmenso caudal de información se complementa y actualiza a un buen número de revistas, diarios y diversas clases de publicaciones periódicas".

Del Paso añadió que el segundo objetivo del recinto también se ha cumplido "el de atraer y dar servicio a todo aquel lector ávido por descubrir los infinitos matices culturales de su ciudad, su continente, su mundo y ampliar así sus horizontes".

Por su parte, el presidente municipal de Guadalajara, Jorge Sandoval, manifestó que esta biblioteca es una de las más importantes del Estado y del país. Y que "atinadamente fue desde un inicio dirigida por Fernando del Paso, que la ha acercado a los jaliscienses".
 
Viaje en el tiempo
Después del acto en la Biblioteca se develó la placa donde se pone de manifiesto el nuevo nombre del lugar donde colocó un conjunto de sombrillas para que los usuarios de la biblioteca tengan acceso a Internet gratuito, proporcionado por la ciudad. El espacio ahora se llama "Plaza Universidad de Las Sombrillas".

Ocho de ésta colocadas en la plazoleta, pintadas de verde y con acceso a internet patrocinadas por la Universidad, pero que de ahora en adelante estarán al cuidado del ayuntamiento tapatío, son las que fueron entregadas a la ciudadanía para su disfrute.

Raúl Padilla dirigió unas palabras en el acto, donde contó cómo fue que se enrolo en la vida de “uno de los grandes intelectuales de nuestros tiempos”. Y así platicó que hace 20 años, en ese mismo edificio y con la presencia de los jefes de estado de América Latina, se abrieron las puertas de “una de las bibliotecas más visitadas de nuestra ciudad, con sus más de 18 mil usuarios por mes, donde siete mil niños gozan de un acervo especialmente dirigido a ellos”.

El discurso inaugural de hace 20 años aún retumba en las paredes de la ex iglesia de Santo Tomas cuando Del Paso recita “viajamos en nuestros recuerdos, y podemos viajar en los recuerdos de los otros… leer a Balzac, es viajar a la Francia del siglo XIX; leer a William Faulkner, es viajar al sur profundo de los Estados Unidos de los años treinta. Leer a Mariano Azuela, es viajar con en las entrañas de la revolución… ¿por qué no decirles a nuestros niños que, cuando abrimos los libros sus páginas se transforman en velas, y con ellas desplegadas podemos navegar a los rincones más lejanos de nuestro país, a los recovecos más misteriosos de nuestra historia, a las tierras más altas de la imaginación?”

Temas

Lee También

Comentarios