Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 18 de Noviembre 2019
La mayor indigencia se registra en el Centro de Guadalajara. EL INFORMADOR / E. Barrera
Jalisco

Amplían apoyos para indigentes en Guadalajara

Se estima que hay más de dos mil personas que viven en situación de calle; han triplicado la entrega de alimentos en esta administración

El Informador

Desde que comenzó la actual administración en Guadalajara, el Sistema DIF realiza tres jornadas diarias de repartición de alimentos y de captación de personas en situación de calle para ofrecerles un albergue. En la pasada gestión, estas acciones eran sólo una vez al día.

El Ayuntamiento tapatío reporta que, entre marzo y agosto de este año, el Programa de Atención a Personas en Situación de Calle suma más de cinco mil 500 servicios de estancia para indigentes, incluyendo apoyos para que no pasen la noche en las vialidades. Les han otorgado 13 mil 500 raciones alimenticias.

En la zona metropolitana se tienen identificadas a más de dos mil personas que viven en las calles, por eso el Ayuntamiento incrementó los apoyos para atenderlas. El Centro de Guadalajara es el que representa el mayor problema, pues es un “dormitorio” para personas en pobreza o que padecen problemas mentales o drogadicción; incluso, la autoridad acepta que las obras de la Línea 3 del Tren Ligero detonaron una mayor indigencia en la ciudad.

Sólo en el primer cuadro calculan que hay 700 indigentes, principalmente en los alrededores del Mercado Corona, el Jardín Botánico del Hospital Civil, la Plaza Tapatía y el Palacio municipal.

El municipio informa que en siete meses realizaron 133 brigadas diurnas y nocturnas, a través de las cuales dieron atención directa a las personas en situación de calle. Además, con la intención de otorgar una atención especializada y según lo requiere cada caso, existen vínculos interinstitucionales entre las áreas de Servicios Médicos Municipales, Justicia Municipal, Protección Civil y la Comisaría, en conjunto con organismos privados para tratamiento de enfermedades mentales y de adicciones.

Otra arista del programa que impulsa el municipio tapatío es que atiende a personas migrantes y les ofrece servicios de alimentación, hidratación, aseo y estancia temporal en refugios. Aunque el albergue tapatío tiene solamente 42 espacios, incrementarán a 186 lugares con la apertura de un nuevo inmueble localizado en Calzada de Las Palmas. Hasta el momento han construido tres niveles de cinco, los cuales se encuentran en proceso de equipamiento.

Carlos Riverón Núñez, jefe de Atención a Personas en Situación de Calle del Sistema DIF Guadalajara, explica que en las noches abordan a un estimado de entre 40 y 60 personas que duermen en las vialidades. Pero de esa cantidad, solamente 15% accede a trasladarse a un albergue.

LEER TAMBIÉN: Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza: 4 factores que hacen que la disminución de la pobreza sea desigual en el mundo

Túneles y puentes se han vuelto refugios improvisados para personas en su situación de calle. ARCHIVO / EL INFORMADOR

Reinsertan sólo a uno de cada 10 indigentes

A veces Carlos Guerrero amanece al pie de la Catedral. Otros días, despierta entre las paredes de un hotel por la Antigua Central Camionera. Si tiene suerte, consigue comer gracias a la caridad de las personas. Tiene 55 años y desde que su mamá murió, hace año y medio, vive en las calles de la ciudad. Asegura que nunca ha recibido apoyo del Gobierno, aunque le gustaría que lo ayudaran, ya que no tiene trabajo.

De febrero a julio de este año, la Casa Hogar para personas en situación de calle del DIF Jalisco, antes conocida como la Unidad Asistencial para Personas Indigentes (UAPI), atendió a 330 personas; sin embargo, sólo logró la reinserción de 23 a su núcleo familiar; otras seis fueron incorporadas a la vida laboral, informó la dependencia a través de una solicitud de Transparencia; es decir, en promedio, reintegraron a sólo una de cada 10 personas.

“Para hacer las reinserciones tuvimos que hacer una investigación de las personas que recibimos de la administración pasada y encontramos que la mayoría no tiene lazos familiares directos o padece alguna enfermedad que no les permite dar ni su nombre. También hay personas no identificadas y otras que tienen malas condiciones de salud y es difícil que los podamos reinsertar”, responde Juan Carlos Martín, director general del DIF Jalisco.

Las personas que incorporaron a la vida laboral trabajan en servicios de limpieza y empresas de seguridad privada.

El funcionario reconoce que la situación de calle sobrepasa a las atenciones que dan las instituciones. “El Gobierno no tiene la capacidad de atender a uno por uno, pero sí tenemos la capacidad de fortalecer a los actores políticos que atienden a esta población. Sabemos que no lo vamos a erradicar porque es un fenómeno mundial”.

En contraste con la dependencia estatal, el DIF Guadalajara reincorpora a la vida laboral y familiar, a nueve de cada 10 personas que atiende en condiciones de calle, en promedio.

Ricardo Fletes, académico del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), señala que hace falta más coordinación, tanto para la  reintegración a la sociedad, como para la captación y rehabilitación.

“No es fácil reintegrar a los que llevan años viviendo en la calle y, sobre todo, aquellos que han consumido drogas… significa que hay una serie de procesos que hay que revertir, como las condiciones que los llevaron a sus adicciones”.

El experto indica que el reto para la reinserción de las personas en situación de calle es que se les otorgue una atención personalizada.

  • Presupuesto

El DIF Jalisco destinó este año cinco millones 500 mil pesos para el equipamiento y la operación de nueve albergues para personas en situación de calle en el Estado.

Alistan operativo de invierno

  • El primero de diciembre arrancará la campaña de apoyo invernal para donar cobertores, gorros y guantes a personas en situación de calle, informa el DIF Jalisco.

  • Como inversión inicial se destinarán cinco millones 500 mil pesos. “Tratamos de que los ahorros generados en la administración se puedan dispersar en la temporada invernal”, refiere Juan Carlos Martín, director general.
  • La campaña estará dirigida a la zona aledaña a la Barranca de Huentitán, las cercanías del Aeropuerto Internacional de Guadalajara, alrededor del Bosque Los Colomos y en el área del Mercado de Abastos hacia el Parque Agua Azul, pues son las zonas más frías de la ciudad.

LEER TAMBIÉN: En CDMX se reporta que hay cuatro mil 354 personas en situación de calle 

Migrantes y enfermos mentales son más vulnerables. ARCHIVO / EL INFORMADOR

Prevalecen problemas mentales

En el Centro de Atención Integral en Salud Mental (Caisame), conocido como “El Zapote”, se atienden a cuatro personas que vivían en  situación de calle en el Centro.

“Ninguna de las personas que atendemos buscó la atención por sí misma”, subraya Rafael Medina Dávalos, director del Caisame.

El doctor lamenta que son pocas las personas que viven en la calle que llegan a las instancias de salud. “El porcentaje es muy bajo porque no suelen buscar ayuda o intervención médica directamente”.

Aunque refiere que no existen estadísticas sobre la persistencia de enfermedades mentales entre la población que vive en la calle, asegura que la prevalencia es significativa y es una de las principales causas de que las personas terminen en condición de calle.

Proyectan cambio de albergue en diciembre

El albergue municipal de Guadalajara para personas en situación de calle, Cadipsi, actualmente está ubicado en una casa en la zona de San Juan de Dios. Tiene  una capacidad para 40 personas, pero cuando estaba en la calle Las Palmas podía albergar a 100.

“(En donde estamos) es una casa envejecida y no le caben muchas camas porque tiene goteras...”

Desde hace dos años hay obras en las instalaciones del domicilio de Las Palmas. Y se proyecta el regreso  de la operación de este sitio para diciembre de este año, informa Silvia Guadalupe Zuno, directora de Atención Humanitaria del DIF de Guadalajara.

“(En donde estamos) es una casa envejecida y no le caben muchas camas porque tiene goteras...”.

Explica que se necesitan más espacios para realizar talleres que faciliten la reinserción de los que llegan al albergue.

De acuerdo con la funcionaria, el cambio de sede ocasionó una baja en las reinserciones de personas en situación de calle entre los años 2017 y 2018.

Más de dos mil personas viven en las calles

“Soy limosnero, un vagabundo”, dice Francisco Ríos, de 31 años, originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas. “A veces me meto al mercado (Corona) y ahí me regalan un taco. De hambre no me voy a morir porque tal vez no sea justo yo, pero Dios es perfecto”, afirma.  

Frankie”, como le gusta que le digan, es una de las dos mil 084 personas que viven en situación de calle en el municipio de Guadalajara, de acuerdo con estimaciones del DIF.

El primer cuadro es donde está más focalizada la indigencia. Calculan que viven ahí cerca de 700 personas, que se concentran en zonas como el Mercado Corona, el Jardín Botánico del Hospital Civil, la Plaza Tapatía y la Presidencia.

“Es un corredor económico y es más redituable para ellos. Aquí la gente les hace caso, hay de todo: migrantes y adultos mayores”, comenta Silvia Zuno, directora de Atención Humanitaria del DIF Guadalajara.

De acuerdo con el estudio “Situación de las poblaciones callejeras en el Centro de Guadalajara”, de la asociación civil Mama A.C., la edad promedio en la que las personas comienzan a vivir en la calle es entre los 16 y los 22 años.

LEER TAMBIÉN: Requieren madera para instalar percheros comunitarios

El DIF identifica mayor concentración de indigentes en el Centro Histórico. ARCHIVO / EL INFORMADOR

De Cuba a Guadalajara

Claudina arribó de Cuba a Guadalajara sin saber que terminaría en las calles. En 2011 se casó con un mexicano, sin embargo, por el maltrato que padeció, decidió salirse de su casa.

“Hay noches que no tengo con qué cubrirme del frío y otras veces, que me mojo toda por la lluvia. También me han asaltado con navaja y todo… no me gusta vivir en la calle, pero lo único que rescato de esto es que ya no me cuentan cómo es”.

“Estoy buscando trabajo, pero me siento más motivado. Mañana tengo una entrevista, aunque me robaron todos mis documentos, quiero regresar para ser vendedor. Estoy haciendo la lucha. Hoy, por ejemplo, lavé un carro y me dieron 50 pesos… con eso comí”

Ya es de noche y Claudina peina su cabello hacia atrás, mantiene su sonrisa y toma con fuerza el atole de avena que esta noche les ofreció el DIF. “Quiero estudiar computación y ser masajista, pero no tengo trabajo y no tengo cómo pagarlo”. Su sueño es prosperar en la vida.

Ella no es la única que  duerme en Plaza Guadalajara; hay otros 15 hombres cerca.

Manuelito” aceptó refugiarse en el albergue. Viajó en tren desde Guatemala. “Me vine caminando hasta la Catedral desde las vías”, dice mientras come su primer y último alimento del día.

A unas cuadras, afuera del Antiguo Hospital Civil, Pablo duerme sobre cartones y tapado hasta la cabeza con una cobija. A su costado está “Lola”, una perra, y otros dos hombres. Los cuatro intentan conciliar el sueño.

Tras 10 días de vivir en la calle  y “hacer trabajos para comer”, Francisco recordó que el DIF podía ayudarlo. Ya había visto a trabajadores en Plaza Guadalajara. Por eso acudió y lo llevaron al Cadipsi, donde lleva ocho días.

“Estoy buscando trabajo, pero me siento más motivado. Mañana tengo una entrevista, aunque me robaron todos mis documentos, quiero regresar para ser vendedor. Estoy haciendo la lucha. Hoy, por ejemplo, lavé un carro y me dieron 50 pesos… con eso comí”.

LEER TAMBIÉN: Junto a un arroyo, ciudadanos adaptan puente como vivienda

“Quería prosperar”

Hace dos semanas, Claudina llegó al Centro de Atención y Desarrollo Integral para Personas en Situación de Calle (Cadipsi). La mujer de 40 años dice que pidió el apoyo porque ya estaba cansada de vivir en la calle y “quería prosperar”, pero pocos días después de su llegada, su esposo fue a causarle problemas.

Silvia Guadalupe Zuno, directora de Atención Humanitaria del DIF Guadalajara, comenta que recibió el programa de Cadipsi en una casa vieja, con espacio para 40 personas, sin talleres para reinserción, y un equipo disminuido y con mala actitud.

Aunque la estancia permitida en el albergue para las personas en situación de vulnerabilidad es de tres meses, se detectó que había personas que tenían hasta seis meses viviendo en el lugar, lo que redujo los espacios.

La funcionaria comparte que está a punto de arrancar un programa de desintoxicación de sustancias adictivas para 45 personas, que son parte de Cadipsi. Para este plan se solicitó una inversión de un millón 500 mil pesos.

Como parte del proyecto también se realizan brigadas nocturnas en las que reparten comida y preguntan a las personas que duermen en la calle “si les gustaría estar con un techo sobre su cabeza”.

Si son candidatos para Cadipsi (que no estén bajo el efecto de alguna droga), los llevan al albergue. De lo contrario, los remiten con alguna asociación civil.

Silvia Zuno reconoce que uno de los pendientes en la dependencia es que exista un programa para la reinserción integral de las personas; es decir, que cuente con educación, rehabilitación y área especializada para migrantes, pues Cadipsi no tiene la capacidad para responder a todas estas necesidades.

Impulsan “Adopta una cena”

Con el programa “Adopta una cena”, que se impulsa desde abril pasado, han garantizado 15 días de alimentos de cada mes en el asilo Leónidas, por lo menos; sin embargo, el DIF estatal reconoce que en la Casa Hogar para personas en situación de calle, antes conocida como la UAPI, sólo están garantizados tres días al mes, por lo que invita a la sociedad a sumarse al programa.

Juan Carlos Martín, director general del DIF Jalisco, comparte que en caso de que exista alguien interesado debe contactarse con Pedro Pablo López, jefe de Relaciones públicas, al teléfono 3030-3800 extensión 845 y 811.

Subraya que además de compartir los alimentos con las personas del asilo y la Casa Hogar, se puede convivir con ellas y conocer sus historias.

Aprovechan obras del Tren Ligero

  • Detonante: El DIF Jalisco reconoce que las obras de la Línea 3 del Tren Ligero fueron un factor que detonó la situación de calle. “Había gente que trabajaba a destajo, venían de otros Estados y, para ahorrarse el hotel, dormían en la calle”, comenta Juan Carlos Martín, director general de la dependencia.
  • Foráneos: El organismo llegó a atender a personas provenientes de Puebla, Oaxaca y Guerrero. “Una noche nos encontramos en los arcos de Plaza de Armas hasta 30 personas acostadas sobre la banqueta”.
  • Refugios: Otras de las zonas en donde detectaron esta problemática fue en Revolución y 16 de Septiembre. También en La Normal.

LEER TAMBIÉN: Reforzarán operativo para retirar a indigentes de puntos de riesgo