Domingo, 23 de Junio 2024

Arqueología: Hallan “mundo perdido” en rocas de mil millones de años

Científicos señalan que podría tratarse de los vestigios más antiguos de nuestro linaje

Por: EFE

El profesor Jochen Brocks inspecciona sedimentos de mil 640 millones de años, en Barney Creek, al norte de Australia. EFE/Imagen cedida por la Universidad Nacional Australiana

El profesor Jochen Brocks inspecciona sedimentos de mil 640 millones de años, en Barney Creek, al norte de Australia. EFE/Imagen cedida por la Universidad Nacional Australiana

Unas criaturas microscópicas, cuyos fósiles moleculares se encontraron en rocas de hace al menos mil 600 millones de años, vivieron en los cursos de agua y podrían ser los vestigios más antiguos de nuestro linaje, según publicó el miércoles la revista científica Nature.

El descubrimiento de este “mundo perdido” microscópico podría cambiar la comprensión de nuestros primeros antepasados, según los expertos.

Todos los seres vivos con células eucariotas (las de los animales, plantas y hongos, con el ADN envuelto por una membrana) tienen un primer ancestro común conocido como LECA, que vivió hace mil 200 millones de años, pero que debe de haber sido precedido por otras formas de eucariotas.

Un grupo de investigadores australianos, franceses y alemanes descubrieron en rocas de mediados del Proterozoico (desde hace dos mil 500 millones de años a 542 millones de años) abundantes protosteroides, unos compuestos primordiales que habían pasado desapercibidos hasta ahora como testigos fósiles de la vida primigenia.

Esos biomarcadores apuntan a la existencia de toda una serie de organismos hasta hoy desconocidos que dominaron la vida compleja en la Tierra y habrían vivido al menos mil millones de años antes de la aparición de cualquier animal o planta.

LEE TAMBIÉN: Hallan fósiles de 800 millones de años en China

"La biota del protosterol"

Nombradas genéricamente como "la biota del protosterol”, la existencia de estas criaturas microscópicas que forman parte de los organismos eucariotas, ha sido descubierta por un equipo liderado por Jochen Brocks, de la Universidad Nacional Australiana (AUN).

"Los restos moleculares de la biota del protosterol detectados en rocas de mil 600 millones de años parecen ser los vestigios más antiguos de nuestro propio linaje: vivieron incluso antes de LECA”, señaló otro de los firmantes, Benjamin Nettersheim, de la Universidad de Bremen (Alemania).

Estas criaturas, que prosperaron desde hace unos mil 600 millones de años hasta hace unos 800 millones, abundaban en los ecosistemas marinos de todo el mundo y probablemente moldearon los ecosistemas durante gran parte de la historia de la Tierra.

Aunque se desconoce cómo eran, Brocks indicó en un comunicado de su universidad, que habrían sido más complejas y presumiblemente más grandes que las bacterias: “Creemos que pueden haber sido los primeros depredadores de la Tierra, cazando y devorando bacterias".

Recreación artística de cómo podrían ser dos organismos eucariotas primordiales de "la biota del protosterol" que vivieron en el fondo del océano hace entre mil 600 y mil millones de años. Imagen cedida por Orchestrated in MidJourney by TA 2023/EFE


Según el Centro Alemán de Investigación en Geociencias (GFZ), se diferenciaban de la vida eucariota compleja tal como la conocemos -los animales, las plantas y las algas- en su estructura celular y quizás en su metabolismo, que estaba adaptado a un mundo con mucho menos oxígeno en la atmósfera que el actual.

Si bien no se sabe cuándo se extinguieron exactamente estos antiguos seres, se apunta al Periodo Tónico, cuando empezaron a florecer organismos nucleados más avanzados, como los hongos y las algas.

"Al igual que los dinosaurios tuvieron que extinguirse para que nuestros antepasados mamíferos pudieran hacerse grandes y abundantes, quizá la biota del protosterol tuvo que desaparecer mil millones de años antes para dejar espacio a los eucariotas modernos", dijo Brocks.

El descubrimiento

Para realizar el descubrimiento, los investigadores estudiaron moléculas de grasa fósiles, conocidas como protosteroides, halladas en el interior de una roca sedimentaria de mil 600 millones de años -mediados del Proterozoico- formada en el fondo del océano cerca de Australia.

Las moléculas poseían una estructura química primordial que apuntaba a la existencia de criaturas complejas primitivas que evolucionaron antes de LECA y que se habían extinguido desde entonces.

Sin estos biomarcadores “nunca habríamos sabido que existía biota del protosterol, los científicos habían pasado por alto estas moléculas durante cuatro décadas porque no se ajustan a las imágenes típicas de búsqueda molecular", según Nettersheim.

Pero, una vez que supieron lo que buscaban, constataron que docenas de otras rocas, extraídas de cursos de agua de mil millones de años de antigüedad de todo el mundo, “también rezumaban moléculas fósiles similares".

El Premio Nobel de Medicina de 1958 Konrad Bloch predijo, en 1994, la existencia de este tipo de moléculas primigenias, por lo que estos hallazgos le darían la razón.

Sin embargo, consideró que estas moléculas primordiales intermedias nunca se encontrarían porque no pueden sobrevivir en el registro geológico, aunque ahora, esta investigación indica que no es así y sugiere que pueden persistir restos de protosteroides en la roca durante más de mil millones de años.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones