/contenidos/2018/01/20/noticia_0104.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Junio 2018

El curador de las letras mexicanas

Un homenaje a un personaje que brilló con luz propia en el mundo de las letras en nuestro país
 

Por: Ruth Romero

Además de su importante labor como curador de las letras mexicanas, Martínez ocupó múltiples cargos públicos durante su trayectoria. NTX/ ARCHIVO

Además de su importante labor como curador de las letras mexicanas, Martínez ocupó múltiples cargos públicos durante su trayectoria. NTX/ ARCHIVO

A  100 años de su nacimiento, José Luis Martínez (Atoyac, 1918-2007) continúa siendo recordado y homenajeado por su labor como “el curador de las letras mexicanas”, tal y como lo llamó Gabriel Zaid, es decir, por hacer de la literatura mexicana un paisaje reconocible y reconocido.

Nació un 19 de enero de 1918 en un pueblo de la región del sur de Jalisco, Atoyac, cerca de Ciudad Guzmán , donde estudió sus primeros años de escuela primaria en compañía de Juan José Arreola, sin embargo, finaliza dicha etapa escolar en Ciudad de México.

Regresó a su estado natal para cursar la secundaria y la preparatoria, ambas en Guadalajara; aunque pronto volvería a la capital nacional para estudiar dos años de Medicina, carrera que abandonaría por la licenciatura en Letras Españolas en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A los 22 años de edad debuta como poeta con “Elegía por Melibea, un comienzo en las letras considerado fallido, por lo que decide dedicarse a la crítica literaria más que a la creación, es a partir de esta actividad que estrecha sus lazos con Alfonso Reyes, a quien visitaba en su biblioteca y añoraba poseer una con mayor acervo.

También ocupó múltiples cargos públicos durante su trayectoria: fue diputado del octavo distrito de Jalisco, embajador de México ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura  (UNESCO), en París, Francia, y embajador de México en Atenas, Grecia, entre otros.

Su labor como promotor cultural es igualmente destacable, ya que fue director general de la Academia Mexicana de la Lengua, del Instituto Nacional de Bellas Artes, del Fondo de Cultura Económica y miembro de número de la Academia Mexicana de Historia.

EL INFORMADOR/ J. López

Mirada hacia el pasado

Durante su estancia como embajador en la mencionada ciudad helénica, de 1971 a 1974, publica la obra “Nezahualcóyotl. Vida y obra” (1972) en conmemoración al quinto centenario de la muerte del poeta prehispánico.

El Dr. Efraín Franco Frías, director del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CECA), resaltó durante la charla en honor a José Luis Martínez, que dicha obra sobre el soberano chichimeca de Texcoco, rellenó el vacío del “estudio profundo sobre Netzahualcóyotl, pues en ella expuso no sólo la vida y obra de dicho personaje, sino también las costumbres y pensamientos de aquella época “con connotación de nostalgia, universalismo con dejo de dolor por la fugacidad de la existencia. No lo idealiza (a Netzahualcóyotl), lo humaniza al colocarlo en su contexto. Genera un puente entre el México antiguo y el contemporáneo”.

Rescates históricos

Al ingresar a la Academia Mexicana de la Historia, donde ocupó el asiento 28, en 1993, ofreció el discurso “Rescate de Francisco Cervantes de Salazar, un estudio respecto al nombrado primer cronista de la Ciudad de México, quien a finales del siglo pasado, según el propio Martínez, sufría una especie de devaluación de su crónica de Nueva España.

Al respecto de esta obra, el Dr. Juan Miguel Toscano García de Quevedo, Premio Jalisco a la Cultura 2012, durante el evento conmemorativo a Martínez, contó que, “en este estudio, José Luis Martínez analiza toda la obra de este personaje, Cervantes de Salazar, su México en 1554, sus crónicas de Nueva España, su túmulo imperial y otras más. Detalladamente analiza cada una de ellas, las desmenuza. Críticamente las revisa con su peculiar estilo”.

Una vida entre libros

Además de su obra, José Luis Martínez dejó otro gran legado al país: la mejor biblioteca literaria del siglo XX en México, biblioteca que fue conformada a lo largo de los años, pues, desde temprana edad, Martínez fue un ávido lector, cualidad que lo llevó a la bibliomanía, pasión que desembocó en la construcción de una biblioteca con un acervo integrado por más de 75 mil materiales bibliográficos y hemerográficos sobre literatura mexicana y universal, historia, arte y obras de consulta, así como algunas “rarezas bibliográficas”, como, recuerda el historiador José María Muriá, la colección completa y encuadernada de la revista “Ja-Ja”.

Hoy, este enorme acervo se puede consultar y disfrutar, ya que, desde el 2011, está disponible al público en general en la Biblioteca de México “José Vasconcelos”, en el área de Bibliotecas Personales, donde también se encuentra la de Carlos Monsiváis, Jaime García Terrés, Antonio Castro Leal y Alí Chumacero. 

Su obra volverá a circular

Si bien su obra era difícil de encontrar en las librerías, gracias a la conmemoración del centenario de José Luis Martínez, Fondo de Cultura Económica se ha dado a la tarea de poner en circulación sus obras de nuevo; por lo que, en coedición con el Colegio de México, se publicará por primera vez las cartas entre dicho autor jalisciense y el también ensayista y pensador mexicano, Alfonso Reyes, bajo el título: “Una amistad literaria. Correspondencia: 1942-1959”.

Además, dicha editorial también reimprimirá las obras “Cruzar el Atlántico” y “Hernán Cortés (versión completa)”. Igualmente, volverán a las librerías “El ensayo mexicano moderno (tomo I y II)”, “El mundo privado de los emigrantes en Indias”, “Hernán Cortés: Semblanza”, “Pasajeros de Indias. Viajes trasatlánticos en el siglo XVI”, “Semblanza de académicos. Antiguas, recientes y nuevas”, y “Semblanza de Nezahualcóyotl”.
 

YR

Temas

Lee También

Comentarios