Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 16 de Julio 2018

Suplementos

Dueñas de la cancha

Lejos de los tacleos pero cerca de la estrategia, es como estas exitosas chicas se desarrollan en el campo para dominar el tochito

Por: Norma Gutiérrez

00:02:55

Dicen que a los miedos hay que enfrentarlos de cara, pero para Verónica Wagner y Paloma Soriano, los temores se vencen en la cancha, corriendo y anotando al ras del pasto.

Ellas son jugadoras de tochito y en la cancha han encontrado las herramientas para fortalecer no solo su físico, sino también para mantener en equilibrio, autoestima y capacidades para trabajar en equipo y llevar una vida más disciplinada cuando el partido ha llegado al último silbatazo.

Aunque se piensa que el tochito es el futbol americano para mujeres, lo cierto es que los hombres también se han sumado al llamado tocho en su rama masculina y progresivamente han hecho de este deporte una pasión para aquellos que gustan de las estrategias y la adrenalina lejos de los tacleos o contacto.

Cada semana el Parque Metropolitano alberga a las Titanes (ganadoras nacionales de 2017), el equipo donde Verónica y Paloma Soriano entrenan junto a un grupo de jóvenes que en la cancha han aprendido cómo mantener su cuerpo y mente en armonía para convertirse en una fuente de inspiración para otras mujeres que ven a esta disciplina como algo exclusivo de la rudeza y la poca feminidad.

Roberto Ruiz es entrenador de futbol americano y tochito y, a raíz de comenzar a jugar futbol americano en 2008, su interés por este tipo de deportes fue a la alza hasta integrarse como jugador de tocho en los equipos de Salvador Miranda y posteriormente unirse a la comunidad de Titanes como entrenador.

A veces la gente cree que el tochito es la parte femenina del futbol americano porque no hay contacto entre las jugadoras como sí lo hay en el americano, pero acá el famoso tacleo es cuando le quitas el banderín al contrincante. El tochito ha crecido en México y Guadalajara es potencia y en ambas ramas, la femenil y varonil, hemos tenido grandes desempeños”.

Verónica es de las jugadoras más jóvenes. Tiene 13 años de edad y desde los seis años se adentró al tochito para reforzar la afición que siente por el futbol americano y de paso demostrar que los deportes no son exclusivos ni para mujeres ni para varones. Aunque su físico es de los más pequeños, es una de las piezas clave que siempre pone la alegría y motivación en cada jugada.

“El tochito es muy dinámico y soy algo hiperactiva, fue lo que me agradó. Durante mi primer entrenamiento me caí, me sentí nerviosa de cometer algún error. Ese día ha sido el más intenso porque tampoco jugaba con niñas de mi edad, eran más grandes y había algo de contacto, pero fue un miedo que lo fui trabajando”.

Feminidad ante todo

Pese a que existen mitos sobre la rudeza y los riesgos físicos que una mujer puede sufrir al practicar algunas disciplinas deportivas, el entrenador Roberto señala que para jugar tochito no se necesita tener una figura atlética de alto impacto, solamente las ganas de hacer equipo.

“En el tochito no se discrimina, no hay límite de edad ni de peso, todos tenemos diferentes habilidades que se pueden aprovechar, hay niñas que son muy rápidas, otras atrapan muy bien el balón y cómo entrenador identificamos y explotamos las fortalezas de cada jugadora, que van desde los 10 hasta los 26 años”.

Paloma Soriano tiene 19 años, estudia psicología y desde hace cinco años se integró al tochito. Al ver que su hermano jugaba futbol americano, el deseo por practicar un deporte similar la llevó a Titanes en donde ha aprendido a tener una visión valiente ante cualquier circunstancia en la vida, desde el saber caer y levantarse hasta lograr una victoria como resultado de la disciplina y el trabajo en equipo.

“En mi primer partido estaba nerviosa y no sabía qué hacer, pero cada vez es más fácil, adquieres experiencia, es un deporte muy completo en agilidad y estrategia. Aquí te enseñas a manejar tu cuerpo, sentirte bien contigo, mejora tu actitud y autoestima, es mi escape de todos mis problemas, canalizo toda mi energía negativa”.

¿Se pierde la feminidad al practicar un deporte como el tochito? Para Paloma no y asegura que cuando los hombres conocen a una mujer jugadora de tochito la impresión es inmediata, porque están frente a alguien que conoce quizá un poco más sobre el deporte y sus jugadas que el promedio de los hombres.

“Siempre se emocionan, me dicen que qué padre que practico este deporte, quieren que los enseñe a jugar. Hay de todo tipo de mujeres, desde las más rudas hasta las que son muy femeninas, hay muchos mitos hacia las jugadoras. Sí me he lastimado, me he fracturado cuatro dedos durante los partidos y entrenamientos”.

DR

 

Temas

Lee También

Comentarios