Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Septiembre 2018

Se reducen a la mitad las denuncias a la Policía Federal por extorsión en Jalisco

Según la dependencia, en 2015 se registraron ocho mil 186 reportes; el año pasado fueron cuatro mil 367; la Entidad se encuentra en cuarto lugar nacional, en el primer sitio está la Ciudad de México

Por: El Informador

Autoridades consideran que la población ya está más consciente de que está siendo víctima de un engaño al momento de recibir llamadas o mensajes extraños. EL INFORMADOR/ARCHIVO

Autoridades consideran que la población ya está más consciente de que está siendo víctima de un engaño al momento de recibir llamadas o mensajes extraños. EL INFORMADOR/ARCHIVO

En 2015, la Policía Federal registró el número más alto de denuncias por extorsión en lo que va de la administración estatal. Ese año documentó ocho mil 186 reportes de personas que se comunicaron al Centro Nacional de Atención Ciudadana (088) para reportar esta práctica en la Entidad.

"Hace 10 o 12 años quienes llamaban queriendo hacer un daño sorprendían a la persona causando mucho temor. Se incrementó tanto este delito que se socializó por las mismas víctimas que se fueron platicando".

Sin embargo, como respuesta a una solicitud de información, vía Transparencia, la corporación señaló que en 2017 la cifra bajó a cuatro mil 367.

En el documento también indicó que, en número de reportes a esta área, Jalisco se encuentra en la cuarta posición nacional en este ilícito. Lo superan la Ciudad de México, con 12 mil 540; el Estado de México, que sumó ocho mil 791, y Guanajuato, que tuvo cuatro mil 401.

Las principales modalidades registradas en el Estado están las amenazas, el secuestro virtual, peticiones de información, los anuncios de premios, la detención de un ser querido, los avisos de accidentes, los reclamos de adeudos, el ofrecimiento de bienes y servicios y la solicitud de pagos para realizar un envío.

La Fiscalía añadió otros ejemplos: un supuesto pariente en problemas con la autoridad que pide ayuda mediante la compra de tiempo aire, y un “policía” que asegura que posee una orden de aprehensión en su contra y exige una suma de dinero para desaparecerla.

Para el director del área de Extorsiones y Fraudes Telefónicos de la Fiscalía, Alejandro Jiménez Pastor, esta disminución se debe que las personas son más conscientes de este fenómeno en el que se busca engañarlas para quitarles dinero.

“La gente ya está percibiendo más esta situación y no como al principio, que sí generaba más nerviosismo o más miedo, que era propiamente lo que buscaba el extorsionador: generar ese miedo para la persona y, bajo esa coacción, generar ese beneficio económico. Gracias a las campañas y la asesoría que se le está dando a la gente están más atentas a esta situación y no están cayendo tanto en este tipo de engaño”.

Por escrito, la dependencia acentuó que entre las acciones que lleva a cabo para combatir este delito están la puesta en marcha de un programa de acción inmediata que asesoran a las personas en momentos de crisis, pláticas de prevención e información permanentes en toda la Entidad y que se imparten en medios de comunicación, empresas, escuelas, iglesias, asociaciones y juntas vecinales.

“Transcurrieron seis horas que parecieron días”

Eran las 15:00 horas del pasado 31 de enero cuando Claudia notó que en el grupo de WhatsApp de la familia apareció una leyenda que destacó que el teléfono de su hermano Rodrigo había cambiado. No le dio importancia.

Media hora más tarde le llamaron a Rodrigo. Al darle información de su familia, los extorsionadores lo aislaron y lo llevaron a un hotel. Desde otra línea se comunicaron con sus seres queridos y les pidieron dinero para “liberarlo”.

“Lograron engancharme porque yo todo el tiempo podía hablar con mi hermano. Nos comunicaban como en conferencia tripartita o como por radio. A mi hermano siempre lo tuvieron en la línea para que pudiera hacerle preguntas y asegurarme que fuera él y pudiera oírme y contestarme”, relató Claudia.

Sin embargo, llamó al 911. De allí la canalizaron a la Fiscalía. Los elementos de la corporación le dieron instrucciones para que no tuviera contacto con los delincuentes.

En las instalaciones de la dependencia le informaron que las llamadas se realizaron desde un penal de Tamaulipas.

“Transcurrieron seis horas que parecieron días. Nunca pude cortar comunicación con estas personas por miedo que uno de mis familiares fuera a tener algún daño. Yo sin poder comunicarme con nadie, esperando indicaciones y con el miedo a tope. Si les pasa algo similar no contesten. Si contestan y empiezan a amedrentarlos, cuelguen y contacten a sus familiares; no se confíen y nunca digan a mí no me va a pasar”, dijo Rodrigo.

Consejo Ciudadano de Seguridad propone replicar herramienta 

En diciembre pasado, el Consejo Ciudadano de Seguridad y Procuración de Justicia resaltó que tras la relevancia que adquirieron las extorsiones en la Entidad, es importante que se replique el uso de la herramienta “No más extorsiones”. Una herramienta que creó el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México. Fue a partir de un convenio que se firmó con el Consejo Ciudadano de Seguridad  y Procuración de Justicia de Jalisco que se generó el acuerdo para que comenzara su puesta en marcha por parte del Ayuntamiento de Guadalajara.

“La base de datos en la que está respaldada esta aplicación es de poco más de 195 mil números, la mayoría de teléfonos móviles. Hoy por hoy el 63% de las llamadas han sido para teléfonos fijos y el resto para celulares”, dijo Pablo Salcedo, presidente del Consejo, durante la presentación de la aplicación.

La organización destacó que “No más extorsiones” está alimentada por más de 195 mil 977 números telefónicos que han sido utilizados para hacer extorsiones y que los propias personas se encargan de actualizar.

“Lo anterior permite que el usuario reciba una alerta cuando la llamada proviene de alguno de esos números telefónicos y le señala que se puede tratar de una extorsión”.

Otras de sus propuestas son que las autoridades encuentran formas para prevenir este ilícito con el uso de más herramientas tecnológicas y exhortar al Consejo Nacional de Seguridad Pública y a la Conferencia Nacional de Gobernadores para que inhiban esta práctica en el interior de los sistemas penitenciarios federales y estatales.

TELÓN DE FONDO
Por engaño, dura incomunicada 18 horas en un hotel

Por una extorsión, Carmen duró 18 horas incomunicada en un hotel de un pueblo cercano a Ciudad Guzmán.

En abril de 2017, este medio de comunicación publicó el testimonio de esta mujer, quien contó que el hombre que le marcó a su casa primero confirmó que ella era esposa de la persona que buscaba. Luego, con groserías, le ordenó que hiciera todo lo que él decía, pues de lo contrario entraría a su casa, le quitaría a uno de sus hijos y también le entregaría “en pedacitos” a su marido.  

“Aquí estamos afuera de tu casa, en una camioneta. Puedes asomarte. Te vas a dar cuenta de que aquí estamos”, le dijo.

Carmen le pasó el número de su celular y salió de su domicilio con sus hijos. Durante el trayecto, el extorsionador le precisó que iba detrás de ella, que no le colgara por ningún motivo y que comprara un celular de otra compañía. Cuando lo hizo, le pidió apagar el otro aparato.

“Me seguía guiando: que me metiera al primer pueblito que estaba ahí, que preguntara por un hotel, que tomara una habitación. Que todo se trataba de un asunto con mi esposo que él no quería atender y que mientras se ponían de acuerdo con él yo estaría ahí. Me dijo que no intentara hablarle a nadie ni salirme de ahí”.

Una hora después de llegar al hotel pudo hablar con su esposo. “Eran como llamadas entrelazadas. Le dije a mi esposo que me tenían Los Zetas y que tenía que hacer lo que ellos querían para que no nos pasara nada. Y cortaron la llamada. A mi esposo le dijeron hasta de lo que se iba a morir. A él le llamaron y le aseguraron que nos tenían a nosotros”.

En vez de atender sus exigencias, su esposo dio parte a las autoridades y al día siguiente la Policía Federal los localizó.

“Cuando llegaron y tocaron los policías en el hotel, yo no les quería abrir porque tenía miedo de que fueran los extorsionadores. Tardaron 30 minutos en convencerme. Nos sacaron con precaución en un auto agachados por si había alguien vigilándonos”.

LA VOZ DEL EXPERTO
Las campañas de prevención funcionaron

Jorge Tejada Montaño (académico del ITESO)

El investigador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) destacó que la disminución de las denuncias por extorsión en el Estado, que llegaron a su indicador más bajo desde 2013, se debe a que las personas ya no caen tan fácilmente en este tipo de delitos. Señaló que las campañas de prevención que llevaron a cabo las autoridades funcionaron, principalmente entre los jóvenes.

“Hace 10 o 12 años quienes llamaban queriendo hacer un daño sorprendían a la persona causando mucho temor. Se incrementó tanto este delito que se socializó por las mismas víctimas que se fueron platicando. Era un tema muy angustiante y con los años se volvió cotidiano”, resaltó.

Tejada Montaño agregó que otro factor que influyó para que se diera esta reducción fue el reforzamiento de las cárceles, desde donde se realiza esta práctica.

“Han sido desarticuladas algunas bandas al interior de algunos reclusorios en la Ciudad de México, Zacatecas y Tamaulipas, esto puede explicar esta ligera baja”, manifestó.

Sin embargo, el especialista acentuó falta que todavía falta que se controle el autogobierno que existe en estos espacios.

PARA SABER
Recomendaciones

Si recibe una llamada telefónica en la que le digan que algún familiar está secuestrado o en la que alguien que se presente como miembro de una organización delictiva lo amenacen con hacerle daño si no accede a sus exigencias, la Policía Federal recomienda:

• Mantener la calma y no dejarse dominar por el impacto emocional.
• Interrumpir la llamada.
• Buscar al familiar presuntamente afectado para verificar si la situación que plantean es real.
• Anotar los datos de las personas que realizan las amenazas y el número telefónico desde donde llamada.
• Incluir datos como fecha, hora, nombre, tono de voz y la forma de pago de la exigencia.
• No ceder ante las exigencias de quien busca extorsionar o defraudar. No negociar cantidad económica alguna.
• Llamar al 088 o reportar el hecho a través de PF Móvil, vías de contacto del Centro Nacional de Atención Ciudadana de la Policía Federal.

Temas

Lee También

Comentarios