Martes, 18 de Febrero 2020

Wuhan, epicentro del coronavirus, se vuelve una ciudad fantasma

Las estaciones de tren y metro y el aeropuerto permanecen cerrados por la cuarentena que aísla a millones de habitantes

Por: Con información de AFP/AP

Una vía rápida de Huwan luce casi desierta este viernes. AP/Chen Yanxi

Una vía rápida de Huwan luce casi desierta este viernes. AP/Chen Yanxi

Pocos clientes llegan a un mercado. AFP/H. Retamal

Pocos clientes llegan a un mercado. AFP/H. Retamal

Espacios para vegetales lucen sin producto en un mercado, pues consumidores se han apresurado a avituallarse. EFE

Espacios para vegetales lucen sin producto en un mercado, pues consumidores se han apresurado a avituallarse. EFE

Personas llevan cubrebocas en un centro comercial. AFP/H. Retamal

Personas llevan cubrebocas en un centro comercial. AFP/H. Retamal

Desde el jueves, que comenzó la cuarentena en Wuhan, la estación de trenes tiene las puertas cerradas. AP/Chinatopix

Desde el jueves, que comenzó la cuarentena en Wuhan, la estación de trenes tiene las puertas cerradas. AP/Chinatopix

Un trabajador de un hotel toma la temperatura a una persona que va llegando. AFP/H. Retamal

Un trabajador de un hotel toma la temperatura a una persona que va llegando. AFP/H. Retamal

El mercado de Huanan, punto donde se cree que comenzó el contagio del virus, permanece cerrado. AFP/H. Retamal

El mercado de Huanan, punto donde se cree que comenzó el contagio del virus, permanece cerrado. AFP/H. Retamal


En Wuhan, el epicentro del brote del coronavirus chino, las calles, centros comerciales y otros espacios públicos normalmente bulliciosos lucían hoy desiertos

La ciudad y su región, Hebei, están de hecho desde en cuarentena desde el jueves y más de 40 millones de habitantes han recibido la prohibición de abandonar el lugar para intentar contener el nuevo virus, que ya ha causado 26 muertos y afectado a unas 800 personas, la mayoría de ellas en esta región.

El uso de mascarillas era obligatorio en público y las imágenes procedentes de la ciudad mostraban estantes vacíos en los mercados mientras la población acumulaba provisiones para lo que podría ser un largo aislamiento. 

Las estaciones de tren y metro y el aeropuerto estaban cerrados y la policía inspeccionó los vehículos que ingresaban a la ciudad pero no cerró las carreteras.

Angustia en hospitales

Donde se concentran grupos de habitantes de Wuhan es en los hospitales locales, a donde acuden para tomarse la temperatura o padeciendo ya fiebre. 

Una enfermera mira un termómetro en el Wuhan Fifth Hospital. AFP/H. Retamal

"Tengo tos, tengo fiebre, por eso me preocupa estar infectado", asegura un hombre de 35 años, llamado Li, en el Wuhan Fifth Hospital.

"No conozco aún los resultados (de mis análisis). Estoy nervioso", agrega.

La mayoría de la gente que acude al hospital es de mediana edad, o mayor, y a su llegada se les entregan termómetros de mercurio.

Tras tomarse ellos mismos la temperatura, en la boca o la axila, los nerviosos pacientes devuelven el material al personal hospitalario. Médicos y enfermeros están envueltos en atuendos blancos de protección, llevan guantes, mascarillas y gafas.

Los termómetros son brevemente controlados, antes de ser colocados en una amplia caja de metal.

Personas aguardan en el hospital de la Cruz Roja de Wuhan. AFP/H. Retamal

                  
En otro hospital, Huang Wei, de 42 años, dice temer que la situación empeore si la gente enferma está en contacto con los demás en esta ciudad de 11 millones de habitantes. Se pregunta si habría suficiente capacidad sanitaria para hacer frente a una extensión de la epidemia.

"El tratamiento médico no es suficiente. Se tarda demasiado tiempo, y los contagios pueden ocurrir en las largas colas formadas ante los hospitales", dice. "Eso es lo que me preocupa".

Muchos pacientes tienen que aguardar horas haciendo fila frente al hospital de la Cruz Roja para que se les controle la temperatura. Muchos de ellos, cansados, se sientan en los taburetes que han traído. La espera es demasiado larga.

Aunque todos los miembros del centro hospitalario llevan protección, algunos de los pacientes que esperan no portan siquiera mascarillas, pese a las órdenes en este sentido de las autoridades municipales.

IM

Temas

Lee También