Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

¿Y la realidad?

Por: Salvador Páramo

¿Y la realidad?

¿Y la realidad?

Aunque aparentemente el comportamiento errático del presidente de los Estados Unidos y una Casa Blanca caótica debería de hacer mi trabajo más fácil, creo que en medio de todos los escándalos, declaraciones exageradas y renuncias dentro de su gabinete, cada vez es más difícil encontrar cordura, narrativa o política. El último en abandonar un barco con problemas claros para todos, menos para los que siguen a bordo, fue Gary Cohn. Cabe mencionar que antes de su sorpresiva renuncia su nombre circulaba en voz baja dentro de la Casa Blanca para reemplazar a John Kelly en su cargo como jefe de gabinete.

Gary se integró al esfuerzo de Trump desde su campaña por la presidencia y hasta su renuncia el día de ayer era considerado uno de los pocos personajes dentro de la administración con la capacidad de dialogar con Donald. Gary, al igual que otros miembros del gabinete propuesto por Trump, tiene una carrera en el sector privado exitosa, alcanzado la cima en la industria financiera como presidente operativo del gigante de Wall Street, Goldman Sachs.

Cohn fue durante su estancia en la Casa Blanca pieza clave para la administración de Trump, sin él la reforma fiscal nunca hubiera conocido la luz del día. Gary fue paciente y reaccionó poco a las propuestas imposibles de Trump, pero al haber sido ignorado y criticado al oponerse a los nuevos aranceles esa paciencia desapareció. Cohn fue el principal opositor dentro de la Casa Blanca a estas medidas que sin ayudar la economía de los Estados Unidos tendrá consecuencias a nivel mundial.

No es un problema de rotación, en toda administración, así como empresa, habrá quien busque oportunidades en otras instancias o candidatos mejor calificados ansiosos por demostrar su talento; sin embargo, en esta Casa Blanca se vive bajo un estado de crisis permanente y la hemorragia de personal parece difícil de controlar.

Trump puede acudir a los medios como lo hizo ayer por la noche y presumir que tiene en línea a más de 10 aspirantes para ocupar cualquier asiento que esté disponible, ése es su derecho. Pero el presidente tiene la responsabilidad de comunicar estabilidad, unión y progreso a su pueblo, no es un micrófono para exagerar y mentir en su intento de convencer al resto de una realidad alterna.

Debe de preocupar al pueblo americano el aislamiento en el que puede caer su presidente. Es tenebroso pensar qué podría confeccionar un presidente que sufre de una mentalidad mesiánica sin personas cercanas obligándolo a regresar a la realidad.

Temas

Lee También

Comentarios