Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 12 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Una sorpresa los anuncios económicos de López Obrador

Por: Carlos María Enrigue

Una sorpresa los anuncios económicos de López Obrador

Una sorpresa los anuncios económicos de López Obrador

Ya sé, ya dijo, este es uno de los muchos que ante la avasalladora victoria de López, ya se está buscando congraciar con el nuevo todopoderoso. Sin decir de esa agua no beberé – ya ve que hasta a Juanito le terminaron doblando las manos – debo sí justificar el título que puse a esta columna.

Y es que, a semana y media de su elección, el presidente electo está tirando al suelo la mayor parte de sus aparentes posturas en materia económica. Esto, a mi no me da gusto por exhibirlo como incongruente o para restregarle en el rostro a sus aplaudidores el hecho de que eran sus ideas eran absurdos épicos. Me da gusto pues muestra que está consciente de la realidad económica mundial y del país y que, en palabras de su próximo secretario de Hacienda “...nosotros (la economía mexicana), a los ojos del mundo somos casi un `oasis`...”.

Esto último ni por error significa que vivamos en Dinamarca o algo por el estilo. El país está plagado de contrastes y las lacerantes desigualdades y marginación están a la vista de todos. Sin embargo ello no supone que el país sea irrelevante económicamente, ni que, con todos los defectos que pudieron haber tenido los gobernantes del periodo neoliberal, se han tenido crecimientos sostenidos a tasas aceptables.

Así, habrá que considerar como excelentes los siguientes puntos:

  1. Reiteración de respeto a la autonomía del Banco Central. Este ha sido uno de los puntos más repetidos por López, y es que normalmente el control de la caja es uno de los puntos esenciales para un control unilateral de la economía, por tanto aplaudimos esta medida.
  2. Inmediatas reuniones con los grandes capitales nacionales. Entendiendo que no era el preferido de los grandes empresarios – o de la mayoría pues – sus movimientos más inmediatos al triunfo fue acercarse a aquellos a quienes ha denostado en el pasado buscando que no lleven el importante dinero que invierten en el país a otro lado.
  3. Reducción en los pronósticos de crecimiento acelerado. Se dijo que creceríamos a 6 puntos anuales, hoy se habla de 4. Y no es que uno esté peleado con crecer al 6, lo que sucede es que esos es irreal salvo que se haga mediante la contratación masiva de deuda.
  4. Continuación en las políticas relativas a la gasolina. La gasolina barata beneficia mayormente a los ricos, pues de subsidiarla son ellos quienes consumiendo más menos pagarían. Por tanto, el anuncio de Urzúa en cuanto a que la forma de fijar el precio continuará como hasta ahora lo ha hecho nuevamente es signo de sensatez.
  5. Promesa de no aumentar impuestos ni contraer deuda (en términos reales). Fuera del adjetivo “en términos reales” que escucharemos cada vez con más frecuencia – pues sí aumentarán los impuestos y la deuda – sirve para poner por lo menos un dique en cuanto al porcentaje del impuesto y de la deuda. Esto resulta relevante pues los ambiciosos proyectos como el tren maya y del istmo, requerirán de fuerte financiamiento.
  6. Continuación con el proyecto del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Ya es muy tarde para echarse para atrás en un aeropuerto que, indudablemente, era necesario. Si hubo corrupción que se sancione la corrupción, no es necesario sacrificar al proyecto.
  7. Libre flotación del peso. La tentación eterna de los estatistas de los 70s, gracias a Dios prometieron no tocarla.
  8. Las negociaciones del TLC se mantienen en la línea actual. López y su equipo han manifestado reiteradamente que las negociaciones han sido manejadas adecuadamente.
  9. No se revertirá la reforma energética. Si bien López considera que las 4 (incluyendo la suya) transformaciones que ha vivido el país son esencialmente políticas, el país se ha transformado igualmente en su economía, siendo en el siglo XX tres las transformaciones relevantes (revolución, expropiación petrolera y firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte) y en el XXI una, la reforma energética. Echarla atrás es un craso error.

Por eso, desde aquí se aplaude la ortodoxia económica de López Obrador quien está actuando – en esta materia – completamente en contra de aquello que nos hacía temer su presidencia.

Temas

Lee También

Comentarios