Lunes, 08 de Marzo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Una pandemia y polarización que toca al Presidente

Por: Jaime Barrera

Una pandemia y polarización que toca al Presidente

Una pandemia y polarización que toca al Presidente

Vaya paradoja. El Presidente Andrés Manuel López Obrador que hace diez meses se tomaba a chunga la gravedad de la pandemia, invitaba a salir a comer a los changarros, a abrazarnos, a portar estampas religiosas como “el detente” como escudo ante el virus, y que menospreció siempre el uso del cubrebocas reconoció ayer estar contagiado de COVID-19, justo en la etapa más crítica de la pandemia en México. (Lo que obligó al gobernador Enrique Alfaro a anunciar que se hará una nueva prueba para descartar algún contagio por haber visto al Presidente apenas el miércoles pasado en Palacio Nacional).

Esta noticia que se dio a conocer ayer por la tarde marcó de inmediato tendencia y polarización en las redes sociales. Desde los que le deseaban su pronta recuperación, hasta los que aprovecharon su contagio para reprocharle la estrategia contra el SARS-COV-2 del autollamado gobierno de la cuarta transformación, los que presumían que todo era una nueva cortina de humo para distraer de la profunda gravedad de la pandemia, ya que especulaban que el presidente debió haber sido el primero en vacunarse desde la llegada del primer lote el pasado 12 de enero, o los que de plano se mofaban con memes diciendo que era el único “resultado positivo” en lo que va de su gestión.

El hashtag #Mintió fue el que se colocó en primer lugar con casi seis mil tuitazos alrededor de las 20:00 horas, en los que su mayoría recordaban que todavía en junio pasado el Presidente había hecho una declaración en el sentido de “que no mentir, no robar y no traicionar” ayudaba “mucho para que no dé coronavirus”. Para contrarrestar esa tendencia, lo seguidores de AMLO promovieron el hashtag #Miserable para denostar a los que habían montado operativos en redes sociales para atacar a AMLO, “mientras millones de mexicanos le deseaban pronta recuperación”. El hashtag #FuerzaPresidente y #HospitalMilitar fueron otros que trataban de crear una conversación favorable a AMLO al aclarar que tocaba en ese nosocomio castrense donde por su investidura debían atender al Presidente ante las voces que le exigían ir a atenderse bajo los lineamientos del Instituto Nacional de la Salud para el Bienestar (insabi), al IMSS, al ISSSTE para que padeciera sus carencias, o de plano bajo el cuidado de su subsecretario de la salud, Hugo López-Gatell, a quien siempre ha defendido a ultranza, pese al evidente manejo errático de la crisis sanitaria que está en su punto más alto de contagios y con más de 130 mil muertos, cuando el escenario más catastrófico que contemplaba el gobierno de la 4T era de 60 mil.

Una última prueba de la polarización que al igual que la pandemia, ayer alcanzó al Presidente fue el hashtag #Karma donde tuiteros pedían la renuncia por incapaz a AMLO al referir el tuit que el opositor López Obrador escribió el 5 de junio de 2014: “Existe el rumor de que EPN (el Presidente Enrique Peña Nieto) está enfermo. Ni lo creo, ni lo deseo. Pero es una buena salida para su renuncia por su evidente incapacidad”.

Tenemos pues dos problemas desbordados. La pandemia y la polarización. Ojalá no se salgan de control.

jbarrera4r@gmail.com

Coronavirus

Temas

Lee También