Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 22 de Febrero 2019

Ideas

Ideas |

UdeG: la batalla por la silla

Por: Diego Petersen

UdeG: la batalla por la silla

UdeG: la batalla por la silla

Comenzó la batalla por la silla en la Universidad de Guadalajara. El próximo primero de abril deberá asumir un nuevo rector en la segunda universidad del país. Desde la sucesión en 1995, ya con Raúl Padilla al frente del grupo político de la Universidad, nos han acostumbrado a procesos simulados en el Consejo General Universitario pero la decisión se toma previamente.

El mito popular es que es el dedo de Raúl Padilla quien toma la decisión. Sí, sin duda es cierto, pero es un proceso un poco más complejo que la simple voluntad de un emperador plenipotenciario. Duramente muchos años existió el llamado Sanedrín, como se le conocía al grupo de control político donde se deliberaba y al final decidía el jefe, una vez logrado el consenso (el reparto de cuotas para que todos quedaran más o menos contentos y convencidos). Cuenta la leyenda que la única ocasión en que Raúl Padilla renunció a tener la última palabra fue en el proceso de sustitución de Carlos Briseño. La noche en la que el Sanedrín decide derrocarlo en el Consejo Universitario el jefe habría dicho “tomen ustedes la decisión, yo ya me equivoqué”. El Sanedrín, presto, optó por el que Raúl quería.

Hay tres elementos que harán distinto el proceso de sucesión iniciado esta semana. El primero es que el famoso Sanedrín, que llego a tener 10 miembros es hoy solo de cuatro (Raúl y Trino Padilla, Tonatiuh Bravo y Alfredo Peña).

El segundo, y sin duda más importante, es el contexto político. Hoy hay una alianza entre el gobernador y el grupo universidad, pero sobre todo un enemigo común: López Obrador. Si atendemos a lo que pasó en el nombramiento de gabinete del gobernador donde no hay un solo secretario que responda directamente al grupo universidad, es probable que el acuerdo sea simplemente el respeto de ambos a sus respectivos espacios. Eso no quiere decir que el gobernador no tendrá opinión y ejercerá al menos un derecho de veto, una “opinión respetada” como dicen eufemísticamente los políticos.

El tercer elemento, quizá el más importante, es si se dará o no el relevo generacional en la universidad. Entre los candidatos hay tres de la generación que creció políticamente con la llegada de grupo de Raúl Padilla a la rectoría: Héctor Raúl Solís, Ruth Padilla y Héctor Raúl Pérez Gómez (dicen que para ser rector de la UdeG no es necesario llamarse Raúl ni apellidarse Padilla, pero de que ayuda, ayuda). Del otro lado la nueva generación formada por Alfredo Peña en la Federación de Estudiantes Universitarios: Ricardo Villanueva y José Alberto Castellanos. En medio un médico relativamente nuevo en las grillas universitarias y gran reconocimiento científico, Jaime Andrade Villanueva.

A diferencia de otras ocasiones en esta elección no parece haber un claro favorito.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios