Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 15 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

Trump el destructor: Israel-Palestina y TLCAN-México

Por: Enriqueta Cabrera, periodista y analista internacional

La decisión del presidente Trump de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel reafirmó de nueva cuenta su política de hechos consumados en el ámbito internacional. Reafirma su vocación destructora de acuerdos internacionales de Estados Unidos construidos por los presidentes que lo antecedieron. Con el mundo entero en contra Trump anunció que Estados Unidos reconoce a Jerusalén como capital de Israel, a donde trasladará la Embajada estadounidense. Sólo aplaudió Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel. Trump, aislado, no escuchó advertencias ni le importó la unanimidad de desacuerdo de líderes políticos del mundo, ni las súplicas del Papa, tampoco escuchó la oposición de sus aliados en el mundo árabe y enemigos de Irán igual que Trump. Con ello inició una nueva ola de violencia entre israelíes y palestinos.

¿No conocía los acuerdos de Oslo firmados bajo los auspicios de Estados Unidos en 1993, en los que Israel se comprometió a negociar el futuro status de Jerusalén en el marco de los acuerdos de paz? Simplemente los atropelló. Esos acuerdos fueron considerados cruciales —aunque estaban estancados— para lograr la paz y la estabilidad en la región. Ahora resulta que el Presidente de Estados Unidos viene a decir dónde debe de estar la capital de Israel. Lo que deja claro que Trump es capaz de transgredir cualquier acuerdo internacional, de cancelar el diálogo, de atropellar la diplomacia y de encender el fuego de la confrontación en Medio Oriente, la región más explosiva del planeta. Acabó con la esperanza del diálogo entre Israel y el Estado Palestino.

Se hacen evidentes dos cuestiones: la primera que el presidente no escucha a sus asesores de política internacional y de seguridad nacional, ¿son inexistentes frente a una crisis? Gobierna como autócrata, con una corta visión, aunque sea el Presidente del país más poderoso del planeta. Nada lo detiene. ¿Qué pasará el día que tome una mala decisión sobre el uso de armas nucleares? ¿Ya decidió terminar con el TLCAN?

Si Estados Unidos vive una nueva crisis en lo interno, también hoy desprecia el Derecho Internacional, a los dirigentes políticos de los países que fueron sus aliados. Trump atropella y se aísla, desconoce acuerdos de Naciones Unidas. El gobierno israelí fue instalado en Jerusalén desde 1948, aunque Jerusalén-Este fue totalmente árabe hasta 1967. Las protestas palestinas se iniciaron ya, los choques de jóvenes en su mayoría desarmados con el ejército más poderoso de Medio Oriente estallan una nueva Intifada en la que correrán ríos de sangre, las confrontaciones se extenderán ya no sólo a los territorios palestinos ocupados por Israel desde la guerra de 1967, sino a la región más inestable del planeta. Al Qaeda advierte que atacará a Estados Unidos.

Todas las alarmas se encendieron ya en Naciones Unidas, que reuniría ayer viernes al Consejo de Seguridad. La crisis de Jerusalén, que se extenderá hacia Medio Oriente, es el paso más reciente de una larga lista de decisiones que conducen al aislamiento de Estados Unidos en el mundo.

El presidente Trump abrió la era de la destrucción de la política internacional de su país. Hay que entender los grandes cambios en los que el gobierno de Estados Unidos tomó el camino de la desestabilización del derecho, de los organismos multilaterales, que ese país contribuyó a construir al finalizar la II Guerra Mundial. México no es ajeno a los cambios de la política exterior de Estados Unidos, que requerirán una redefinición de nuestra política bilateral, regional e internacional y en los organismos multilaterales. México deberá fortalecer y reconstruir alianzas.

México renegocia el TLCAN con la nueva política de Washington. Nuestro país está en la mira de Trump para destruir lo construido, para acabar con las buenas relaciones y el diálogo diplomático, con la colaboración en distintos ámbitos. Están en la mira el acuerdo trilateral, la situación de los inmigrantes mexicanos y la frontera. Una oscura era para la relación entre México y Estados Unidos se está iniciando. Es tiempo de revisar nuestras políticas, manteniendo principios y defendiendo intereses.

Temas

Lee También

Comentarios