Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
Ideas |

Tiempos, costumbres, leyes...

Por: Jaime García Elías

Tiempos, costumbres, leyes...

Tiempos, costumbres, leyes...

La historia sucedió a mediados del siglo pasado. Hasta los oídos de Sir Winston Churchill, a la sazón primer ministro británico, llegó el vocerío de las mujeres que, tomándose de las muñecas, formaban una cadena frente a la Cámara de los Comunes, en defensa, precisamente, del voto a la mujer.

-¿Qué hacemos? -preguntó alguien-. ¿Llamamos a la policía?

-De ninguna manera -replicó Churchill (célebre, por cierto, por su sarcasmo)-. Tienen derecho a pedir el voto:  el mismo que tendríamos los hombres a encadenarnos frente a un hospital, exigiendo que nos den el derecho a la maternidad.

-II-

Cambian los tiempos, cambian las costumbres; cambian, por tanto, las leyes.

Así, a propósito de la manifestación en que diez mil (según Protección Civil) o 200 mil personas (según los organizadores) realizaron una marcha, en Guadalajara, “en defensa de la familia tradicional y en contra de los matrimonios entre personas del mismo sexo, el aborto y la ideología de género”, cabría señalar que ejercieron el mismo derecho que ejercitaron, en su momento, quienes también realizaron marchas, participaron en foros o por diferentes vías expresaron sus argumentos, manifestaron su parecer y consiguieron que sus demandas fueran atendidas, ponderadas por legisladores o ministros de la Corte, e incorporadas, al cabo, a los cuerpos y las prácticas legales.

Fue así como, aunque en Jalisco una legislatura conservadora supuestamente “blindó” la legislación para que el matrimonio siempre fuera de un hombre y una mujer, la Corte no sólo abrió las puertas para permitirlos entre dos hombres o dos mujeres, sino que pidió a los congresos de los estados adecuar sus leyes (el Código Civil, particularmente) a ese criterio, en el entendido de que legalizar una práctica no significaba hacerla obligatoria para nadie. Fue así también como prácticamente todos los códigos penales del país despenalizaron el aborto en determinadas circunstancias.

-III-

En cuanto a la ideología de género, ésta -para quien lo ignore- sostiene que, al margen del sexo biológico que le haya asignado la naturaleza (hombre o mujer), cada persona debe ser absolutamente libre para elegir qué rol quiere tomar en la sociedad, en función de la educación, la influencia familiar, las relaciones o las experiencias personales, considerando que los comportamientos -masculino o femenino- son construcciones culturales que han cambiado a través de la historia.

Todo, por lo demás, en los mismos términos: los derechos que modernamente se reconocen a unos, no son obligatorios para quienes piensan diferente.

Temas

Lee También

Comentarios