Lunes, 19 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Temblor en la industria automotriz

Por: Sergio Oliveira

Temblor en la industria automotriz

Temblor en la industria automotriz

La semana pasada una noticia poco común opacó las noticias de lanzamientos recientes que se dieron en Los Ángeles, donde se realizaba su anual feria de autos nuevos. Se trató de una demanda de General Motors a FCA, Fiat Chrysler Automóviles, por miles de millones de dólares. Por más rivales que sean, no es normal ese tipo de acciones, que resultan al menos de inicio perjudiciales a ambas partes, como se pudo ver por la pérdida de 3% del valor de las acciones de GM en el mercado y de 4% de FCA. A partir de ahora, todo puede pasar, incluso, que no pase nada. Veamos.

GM está acusando a FCA de sobornar a los miembros del poderoso sindicato de trabajadores de la industria, llamado UAW por sus siglas en inglés. Gracias a esto FCA habría logrado mejores condiciones laborales, bajando su costo y transformando el campo de batalla en algo desigual, según su propia visión. De acuerdo con GM el soborno contaba con la aprobación de nadie menos que del anterior Jefe Ejecutivo de FCA, Sergio Marchionne, fallecido el año pasado. FCA habría sobornado con 1.5 millones de dólares, por más de 10 años, a directos del UAW para obtener ventajas en las negociaciones de 2009, 2011y 2015. El hecho es que FCA, al menos de acuerdo con el Center of Automotive Research, paga entre sueldo y prestaciones, 55 dólares por día, contra 63 dólares de GM y 61 dólares de Ford. Tampoco ayuda a la causa de FCA que el presidente del UAW, Gary Jones, renunciara justo después de que GM interpusiera la demanda.

De nuevo según la demanda de GM, FCA tuvo derecho a contratar a más empleados temporales -que cuestan menos- que ellos tuvieron. En 2015 supuestamente FCA no tuvo un límite preestablecido de empleados temporales que pudiera contratar, como sí tuvo GM.

El otro lado de la moneda

Por supuesto que FCA niega todo y dice que se va a defender propiamente. La marca ítalo-estadounidense insinúa que el verdadero motivo detrás de la demanda pudiera ser el intento de deshacer la alianza de FCA con el grupo francés PSA, que engloba a Peugeot, Citroën, Opel, Vauxshall y DS. Dicha alianza pondría a PSA/FCA como el cuarto mayor productor del mundo, por arriba de GM, lo que le daría por primera vez en la historia un mayor poder de compra y control de costos que General Motors.

Obviamente el asunto puede afectar la aún no oficialmente constituida alianza. PSA, prudentemente, decidió no pronunciarse al respecto.

Es un hecho que hay al menos 13 acusados de corrupción en el escándalo involucrando el UAW. Uno de ellos ya está en prisión. Tres de ellos eran de FCA. También es cierto que incluso ex ejecutivos de GM como Joseph Ashton, quien es vice-presidente retirado del UAW, fue igualmente acusado de corrupción.

Analistas en Estados Unidos afirman que será muy complicado que GM logre probar las acusaciones contra FCA. Una de las dificultades será demostrar que General Motors tuvo dificultades en consecuencia del supuesto soborno de FCA, cuando los números del “General” en los 10 años recientes han sido muy buenos y superiores a los de FCA. Claro que esto no es una prueba como tal de que GM no fue perjudicada, pero es un punto en favor de FCA para convencer a los jurados que la acusación no solo no es verdadera, sino un intento de frenar el rebase de FCA sobre GM, que será conseguido de confirmarse la alianza con PSA.

Entre las trabas judiciales de costumbre, el asunto puede tomar mucho tiempo en resolverse. Si gana GM, no solo frena a su adversario, sino que pondrá mucho dinero en su bolsa. Si no gana perderá no solo el puesto de mayor fabricante de EUA y quinto del mundo -algo que no depende directamente de la demanda- sino que dejará ir dinero, prestigio y podrá recibir una contra demanda. Pero también es posible que la “justicia” de los hombres logre hacer un nudo tan grande con todo esto, que al final, no pase nada.

Temas

Lee También