Viernes, 07 de Agosto 2020
Ideas |

Sumisión al Norte, de espaldas al Sur

Por: Rubén Martín

Sumisión al Norte, de espaldas al Sur

Sumisión al Norte, de espaldas al Sur

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, emprendió ayer el viaje a Washington, Estados Unidos, para su encuentro con el presidente fascista Donald Trump, y se encamina hacia un sonoro descalabro político que no es sólo personal, sino para la diplomacia mexicana.

La decisión de visitar la Casa Blanca mientras su inquilino naranja está en pleno proceso electoral buscando la reelección presidencial, ha sido cuestionada (como cabría esperar) por la oposición partidista, pero incluso López Obrador ha desoído llamados de intelectuales afines al gobierno de la Cuarta Transformación, para evitar acudir a una gira diplomática en la que se tiene casi todo por perder y casi nada por ganar. 

Oficialmente se ha justificado la visita de López Obrador a Washington, como momento para celebrar el inicio del acuerdo comercial llamado Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), que entró en vigor el pasado 1 de julio. Pero la ausencia del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, le quita legitimidad a esta justificación, y gana peso que la reunión servirá casi por entero a los intereses político-electorales de Donald Trump.

“Cualquier líder que vaya a tener una interactuación con el presidente de Estados Unidos en tiempos electorales debe entender que Trump lo va a utilizar por razones electorales partidistas”, declaró al corresponsal de Proceso en Washington, Dan Restrepo, exasesor de Barack Obama y consejero del Partido Demócrata .

Por si fueran pocas las advertencias de los expertos, el mismo Donald Trump lanzó mensajes ominosos en la víspera del viaje de la comitiva mexicana a Washington. El lunes viajó a Arizona para tomarse fotografías frente al muro metálico que se levanta en la frontera con México. Y el mismo día relanzó su diatriba en contra de los migrantes y los gobiernos locales que ofrecen albergue a través de las Ciudades Santuario. Nuevamente llamó criminales a los migrantes. 

La construcción del muro y la criminalización de los migrantes constituyen el núcleo de su mensaje a su base electoral. Para opositores a Trump, el mandatario naranja prepara una visita diplomática para López Obrador justo en una caída de las encuestas y de las severas críticas por el manejo de la pandemia de coronavirus. Estados Unidos es el gobierno que peor ha tratado la epidemia de COVID-19 y ayer alcanzó más de tres millones de contagiados y 134 mil muertos. La visita de López Obrador quita, así sea momentáneamente, reflectores al pésimo manejo de la pandemia hecho por Trump. 

Pero más allá de los intereses políticos que Trump trata de explotar con la gira de su par mexicano, para López Obrador parece refrendar una estrategia diplomática distinta a la que ofreció en campaña y muy diferente a la que se esperaría de un político que se presenta de izquierda.

La ratificación del T-MEC y esta visita diplomática, más el giro de la política migratoria al gusto del gobierno de Estados Unidos, van encaminadas en la misma estrategia de supeditación de México a la órbita de los intereses del Norte, tal y como la empezó a labrar Carlos Salinas de Gortari desde 1988, tras usurpar la presidencia de México. 

A pesar de las esperanzas y expectativas que generó el triunfo de López Obrador en la izquierda latinoamericana y el bono de liderazgo político que le dio la masiva votación popular, el actual presidente de México ha mirado muy poco hacia el Sur y menos ha diseñado estrategias encaminadas al viejo sueño de la integración Latinoamericana, para hacer peso al imperio y para apuntar hacia un mundo multipolar y no dominado por un puñado de potencias. 

Salvo sacar a Evo Morales de Bolivia, luego del golpe de Estado en ese país, no se recuerdan gestos e iniciativas relevantes del gobierno de la Cuarta Transformación hacia el Sur del continente y sí en cambio demasiados gestos de atención hacia el Norte. Lamentablemente son gestos de supeditación, mientras se da la espalda al Sur Latinoamericano y al Sur global. 

Temas

Lee También