Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 11 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Sonya Yoncheva, sublime

Por: Jaime García Elías

Sonya Yoncheva, sublime

Sonya Yoncheva, sublime

En una crítica del diario alemán Die Welt se calificó a Sonya Yoncheva como “la mejor Violetta desde María Callas” y como “probablemente la mejor Traviata en el mundo actual”…

Un poco a Violetta, un poco a Manon Lescaut, un poco a Thaïs, un poco a Mimí, un poco a Butterfly y un poco a Carmen, entre otros personajes, Sonya Yoncheva les dio vida, aunque fuera por minutos que fueron como regalos de la vida para los asistentes a las dos presentaciones que la aclamada soprano búlgara realizó en escenarios mexicanos para su debut en Latinoamérica: primero en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, el lunes, y después, el jueves, en el Teatro Bicentenario de León.

Más allá de las comparaciones, odiosas y ociosas, Sonya Yoncheva tiene ya, en ocho años de trayectoria contados a partir de su primer lugar en la Operalia 2010, un lugar de privilegio en el mundo del bel canto, a la altura de Renne Fleming, Diana Damrau, Joyce DiDonato, Anna Netrebko, Aída Garifulina, Olga Peretyatko, Sondra Radvanovic y demás primerísimas figuras de la actualidad, herederas, a su vez, de leyendas como María Callas, Renata Tebaldi, Monserrat Caballé y un largo etcétera.

Acompañada por la Orquesta Sinfónica de Minería, una de las mejores de México, con Domingo Hindoyan -su marido en la vida real- como director huésped, Sonya bordó, literalmente, un programa como hecho -ahora que están de moda- bajo consulta, con fragmentos de obras de Massenet (Herodías, El Cid, Manon y Thaïs) en la primera parte y de Puccini (La Boheme, Gianni Schicchi, Le Villy y Madama Butterfly) en la segunda, más tres encores con que correspondió a las ovaciones de la concurrencia: “O Paris, jai sejour, de Lecoq, el reprís de “Adieu, notre petit table”, de la Manon de Massenet, y una Habanera, de Carmen, de Bizet, verdaderamente seductora.

Renuente a decir adiós (“no me gusta esa palabra”), Sonya se despidió con un “Hasta la próxima”, para la que ya hay fecha tentativa: el año 2020, con ciudades aún por definir. En un breve diálogo, la Yoncheva se dijo “feliz y emocionada” por el trato que recibió en su breve gira mexicana y por la calidez del público que le correspondió con lo mismo que puso ella en el escenario mediante su voz privilegiada y su sobresaliente calidad interpretativa: entrega total.

Temas

Lee También

Comentarios