Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 15 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

Reducir la violencia; construir la paz

Por: Diego Petersen

Reducir la violencia; construir la paz

Reducir la violencia; construir la paz

La violencia cuesta, y cuesta mucho; el año pasado en promedio 26,369 pesos a cada jalisciense, de acuerdo con el informe Índice de Paz México 2018. No es mucho, es muchísimo, si lo comparamos con los poco más de nueve mil que le costó a cada yucateco. Esto es, vivir en Jalisco cuesta en términos de erogaciones derivadas por la violencia tres veces más que en Yucatán. Claro que hay peores: los colimenses erogaron por el mismo concepto 95 mil pesos en promedio por habitante. La violencia es un buen negocio para unos cuantos, y una losa económica para la mayoría de la población.

Pero no basta con reducir la violencia, nos recuerda el informe, es necesario construir la paz. Dicho de otra manera, si solo atacamos la violencia, pero no reducimos el miedo, si no generamos las condiciones de vida y la fortaleza institucional, la paz no está completa.

La paz no es solo la ausencia de violencia, la paz se construye sobre ocho pilares que nada tienen que ver con policías y armas. Los pilares de la paz son: bajos niveles de corrupción, buen funcionamiento del gobierno, libre flujo de información, aceptación de los derechos de los demás, entorno empresarial sólido, altos niveles de capital humano, distribución equitativa de los recursos y buena relación con los vecinos. Jalisco está entre los estados con un índice medio alto de paz positiva, en el sexto lugar, por debajo de estados como Yucatán, Nuevo León, Aguascalientes, Querétaro y Campeche. Esto quiere decir que tenemos con qué construir la paz, pero hay tres grandes áreas a trabajar: corrupción, funcionamiento del gobierno y calidad del capital humano.

Reducir la violencia debe ser un objetivo central del gobierno que llegue, pero tan importante como ello es construir las condiciones de una paz duradera

Reducir la violencia debe ser un objetivo central del gobierno que llegue, pero tan importante como ello es construir las condiciones de una paz duradera y una sociedad sin miedos. En esta última parte es donde bailamos todos. Mauricio Meschoulam nos recuerda, en un ensayo sobre la dimensión del miedo dentro del mismo informe, que el miedo es una construcción social que parte en el hecho violento pero que se contagia a través del chisme barrial, de los medios de comunicación, de las redes sociales y por supuesto la publicación premeditada de los grupos criminales de actos de intimidación o amenaza.

Reducir la violencia es una chamba fundamentalmente del Estado. Construir la paz es tarea de todos. Bajar nuestro costo de violencia a los niveles de Yucatán significa nada menos que 133 mil millones de pesos al año destinados a otra cosa, diez por ciento de nuestro producto interno bruto destinado a ser más felices.

Reducir la violencia es una tarea urgente; construir la paz es un buen negocio de todos y para todos.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios