Viernes, 25 de Septiembre 2020
Ideas |

Recorte al Poder Legislativo

Por: Luis Jorge Cárdenas Díaz

Recorte al Poder Legislativo

Recorte al Poder Legislativo

Sobran diputados y senadores. Insistir en este tema para ahorrar dinero suena insensato cuando, según informes del Coneval, cada hora Pemex pierde 237 millones de pesos, CFE pierde 50 millones de pesos, se malgastan miles de millones en los caprichitos presidenciales: el avión presidencial, el aeropuerto de Texcoco y otros.

No obstante, no por eso debemos dejar pasar un anhelo ancestral, el recorte del número de diputados y senadores.

En la Constitución del 17, legislaron tomando encuentra las circunstancias de la época y nuestra azarosa historia y, con toda razón pensaron que habiendo tan sólo 10% o menos de mexicanos que sabían leer y escribir, lo más conveniente sería no pedir muchos requisitos para que todos los ciudadanos pudieran ser diputados o senadores, con el fin de integrar un Congreso democrático y popular.

En efecto, los artículos 55 y 58 de nuestra Constitución política establecen que para ser diputado basta con ser ciudadano mexicano, por nacimiento, en el ejercicio de sus derechos, tener 21 años cumplidos y ser originario del Estado en que se haga la elección o vecino de él con residencia efectiva de más de seis meses anteriores a la fecha de ella. En tanto para ser senador, se requieren los mismos requisitos que para ser diputado excepto la edad, que debe ser de más de 25 años.

Bueno, eso fue hace más de 100 años, ahora las cifras de analfabetismo se han volteado, según el Inegi hay 5.3% de compatriotas mayores de 15 años que no saben leer ni escribir, por lo que ya estamos en posibilidad de agregar a nuestra Carta Magna unos cuantos requisitos para mejorar la calidad de nuestros representantes populares.

Ahora con la magia de la televisión, con un canal dedicado a transmitir las labores del Congreso, estamos enterados de cuál es la conducta de nuestros legisladores, sobre todo en la Cámara de Diputados en donde, si bien todos saben leer y escribir, son pocos los que leen y muchos menos los que escriben.

Contamos con 500 diputados y 128 senadores, el costo de la apertura democrática se multiplicó considerablemente al crearse los plurinominales que son los designados por los partidos políticos, con 200 diputados y 64 senadores sería suficiente debido a que se contratan asesores en exceso y además de sus sueldos tienen dietas, comisiones, gratificaciones, bonos, gastos de viaje y autonomía para asignarse otras prestaciones.

Otro vicio de carácter político es la costumbre de utilizar el Congreso para escalar a otros puestos públicos, vulgarmente conocida como chapulineo, por lo que debería prohibirse la separación o renuncia a los cargos de elección popular para aspirar a otros también de elección, como pueden ser regidores, presidentes municipales, gobernadores o Presidente de la República. Esa prohibición debería hacerse extensiva también para estos últimos. Todo funcionario de elección popular sea del poder Ejecutivo o Legislativo debería prohibirse saltar de un cargo a otro.

En esta forma se esforzarían más en cumplir sus funciones, se dedicarían más a trabajar por el pueblo que a fortalecer sus relaciones públicas para aspirar a otros cargos en su carrera política. Aunque no tiene nada de malo tener aspiración a ascender en una carrera política, pero la realidad es que se ha exagerado y ya no tenemos gobernantes que atiendan su oficio como se debe porque están pensando más bien en sus futuras campañas políticas que en administrar los cargos que se les han conferido por votación popular.

Temas

Lee También