Lunes, 05 de Diciembre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Secretos de Estado, secretos del Presidente

Por: Raymundo Riva Palacio

Secretos de Estado, secretos del Presidente

Secretos de Estado, secretos del Presidente

El jueves pasado por la noche hubo una reunión de emergencia en Palacio Nacional entre el Presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de la Defensa, el general Luis Cresencio Sandoval. Se acababa de difundir un paquete de documentos secretos de la Secretaría de la Defensa Nacional que fueron hackeados por un grupo de reciente irrupción en la arena pública llamado “Guacamaya”.

Lo que hablaron se mantiene en secreto, pero la estrategia a la mañana siguiente fue totalmente lópezobradorista: minimizarlos y desestimarlos con el spin de siempre: no tenemos nada que ocultar, y nada hay qué temer. El Presidente Andrés Manuel López Obrador bateó el tema, entendiendo probablemente el problema que se le viene encima, de ser cierto que vienen mayores revelaciones de información confidencial.

Una probadita sobre la salud de López Obrador, tuvo un fuerte impacto en la opinión pública, sobre todo después de que el Presidente admitió sus padecimientos, que incluyen algunos nuevos a aquellos que tenía cuando asumió la Presidencia, y pese a trivializarlos, no significa que sea irrelevante. La salud del Presidente es un asunto de seguridad nacional, y en el caso de López Obrador, de gobernabilidad. Su presencia permanente en la mañanera da estabilidad pese a la inestabilidad nacional que se vive, aunque para dar una idea de lo que significa la salud de un dignatario, de haber sido México un país con peso real en el mundo, la revelación habría provocado una crisis en los mercados internacionales.

El poco peso de México en el mundo –que va más allá de las acciones del actual Gobierno–, no significa que internamente sea algo intrascendente, como sugirió el Presidente, cuya política de austeridad permitió un golpe informático de esta naturaleza que, si se confirma el volumen de información obtenida, será la filtración de informes secretos más grande en la historia del país.

Una incómoda realidad, si no escala a una bomba nuclear sobre la Presidencia, fue provocada por la disminución de presupuestos, que viene desde noviembre de 2019, cuando se publicó la Ley Federal de Austeridad Republicana, estableciendo que nadie podía comprar equipos ni programas de cómputo nuevos. Y cuando menos durante los dos primeros años del sexenio, la Secretaría de la Defensa Nacional no tuvo presupuesto para comprar antivirus.

Esos errores propios solo de alguien que tiene una visión estratégica, que nace y muere el mismo día, ha permitido que, potencialmente, lo lleve a la catástrofe personal y arrastre a todo lo que huela a López Obrador y su manoseado proyecto de transformación. El alto riesgo que esto significa produjo que dentro de las áreas civiles y militares especializadas se esté trabajando para identificar la fuente de la filtración pese al desinterés público del Presidente, que dice que lo difundido no aporta nada nuevo.

Es peculiar la forma cómo funciona la mente del Presidente, pero revela qué tan fuerte se percibe a sí mismo. Debería estar preocupado, pero no lo está. El viernes especuló que eran hackers internacionales, pertenecientes a una “agencia extranjera”. Interesante el fraseo, por la utilización de la palabra “agencia”, que conduce a la única que ha habitado su cabeza desde 1973, cuando el golpe de Estado en Chile: la Agencia Central de Inteligencia, la CIA. Morena, su partido, dijo que eran adversarios internos. Como hipótesis de trabajo, si es cierto que son millones de documentos los hackeados, el trabajo requiere muy buen presupuesto y la certeza de que el origen no será descubierto. En esa misma línea de pensamiento, no parece haber en el horizonte mexicano ningún grupo que se ajuste a esas premisas.

El grupo de hackers, que se autodenomina Guacamaya, ha estado muy activo desde el 22 de septiembre, cuando dio a conocer unos 400 mil documentos del Ejército chileno, aunque la página de Enlace Hacktivista, su pesebre, ha estado en nivel operacional cuando menos desde hace 10 meses. En un comunicado, reveló que habían infiltrado sistemas militares y policiales en México, Perú, El Salvador, Chile y Colombia, y que entregaron lo hackeado “a quienes legítimamente hagan lo que puedan con estas informaciones”.

Es interesante el lenguaje utilizado, que parece de izquierda y antiglobalifóbico, aunque los países a donde apuntaron sus primeras baterías son países gobernados por la izquierda o, en el caso salvadoreño, por un autócrata en ciernes. Esos antecedentes fueron probablemente el contexto para que López Obrador identificara a Guacamaya como un grupo extranjero, que parece tener una agenda clara contra un perfil de gobernante latinoamericano.

El hackeo, según expertos informáticos, no se dio en toda la base de datos de la Secretaría de la Defensa Nacional, sino únicamente en los correos electrónicos, que incluyen fotografías y videos, además de textos. El Gobierno chileno, que sufrió la semana anterior un hackeo importante, ha explicado que fue posible por la falta de servicios de seguridad de correo Exchange, que normalmente Microsoft anuncia y libera parches para aplicarlos. En México campea la superficialidad. López Obrador dijo el domingo que no habría ni sanción ni investigación.

El Presidente no entiende que lo que sucedió es una violación a la seguridad del Estado Mexicano, de mayor prioridad para la seguridad nacional, y que está en una situación de no ganar-no ganar. Al confirmar el viernes el hackeo y la veracidad de los informes militares, legitima lo que podría venir después. La división de inteligencia de la Secretaría de la Defensa Nacional es altamente capaz. Lo he visto en carne propia al conocer algunas de las fichas que elaboraron sobre mí, que tenían información detallada y precisa sobre mi vida. Un periodista es objeto de interés natural, pero un Presidente, su familia, su entorno y su Gobierno, es un objetivo estratégico.

Quizás empiece a tomar las cosas en serio y comprender el alcance que puede tener un hackeo de esta naturaleza si comienzan a salir documentos que muestren actos de corrupción o colusión de su entorno o el Gobierno con el crimen organizado. El Presidente debería saber que “winter is coming”.

Raymundo Riva Palacio

rrivapalacio@ejecentral.com.mx / twitter: @rivapa

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones