Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Agosto 2018
Ideas |

¿Quiénes padecen de MEGALOMANÍA?

Por: Guillermo Dellamary

¿Quiénes padecen de MEGALOMANÍA?

¿Quiénes padecen de MEGALOMANÍA?

Los que se sienten grandes, especiales, los que miran al pueblo con la sensación de que los van a salvar y a proteger de los malvados.

El político o líder que padece esta terrible tendencia psicopatológica, no debe de aspirar al poder. Seguramente sus tendencias a sentirse poseedor de soluciones inigualables, irán creciendo en la medida en que se nutre de más poder.
“Yo soy la solución de México” puede perfectamente exponer un candidato que ya está infectado de este virus, que afecta a muchos hombres que pertenecen a la casta de los seres que se creen superiores.

Tienen también su dosis de narcisismo y se ven al espejo como verdaderos “fregones” y exitosos seres humanos. Se creen diferentes porque están seguros de que tienen muchos talentos y la experiencia necesaria, que otros no poseen. Es más, ni les llegan a los tobillos, ellos sí saben cómo resolver los grandes problemas del país. Y es que de verdad se lo creen.
No es extraño que en la vida pública se puedan disfrazar de cuanta personalidad se les ocurra, con tal de convencer al pueblo de que es la persona ideal para tomar las riendas del país. Los demás son simples colaboradores que no están a su nivel.

En su vida privada, es muy fácil que sean unos verdaderos patanes, con displicencia a todos los que traen propuestas que no están contempladas por su brillante inteligencia y prosapia. Por ello, son propensos a maltratar y a someter a los demás con su brillante inteligencia y sentido de superioridad. Pueden aparentar humildad y rectitud, pero en realidad son presumidos y muy engreídos.

Son grandes demagogos y seductores, conocen muy bien cómo envolver a las masas con esperanzas e ilusiones, que parecen alcanzables, pero que realmente están muy lejos de serlas. 

Están tan seguros de que todo lo pueden,  que necesitan de más poder para, según su visión, conseguir lo que todos anhelan.

Hemos visto en la historia que muchos personajes con MEGALOMANÍA, sí han logrado la cúspide, y una vez que tienen el mando se desatan con mayor codicia y furia su deseo de impactar a todos con la sabiduría y gran conocimiento que creen tener sobre los problemas de la sociedad. Y entonces se hacen dictadores y tiranos porque sólo ellos saben cómo hacer las cosas bien. Pues su grandeza está por encima de cualquiera.

Y así nace también su paranoia, pues ven enemigos y complots contra su superioridad en todos lados. Y de esta forma surge su deseo de eliminar y perseguir contrincantes que le puedan impedir que su grandiosidad se demuestre y así lograr la gloria, al conquistar una página importante en la historia.

El pueblo, la democracia en sí, debe tener muy en claro que sí existen los políticos y líderes con una incipiente MEGALOMANÍA, que desde luego la ocultan lo más que pueden, cuando son candidatos; pero que aflora de inmediato con el exquisito elixir del poder que muy pronto los embriaga de divinidad.

Lee También

Comentarios