Lunes, 20 de Enero 2020
Ideas |

Prostituta virtual

Por: Gabriela Aguilar

Prostituta virtual

Prostituta virtual

“Cuando vi en estos sitios de internet a una niña con síndrome de Down bajar una resbaladilla y uno de los comentarios decía que era cuestión de taparle la cara con una almohada porque tenía buen trasero y eso era motivo suficiente para penetrarla, decidí denunciar. Yo pude ser lo que la gente haya querido, una prostituta virtual, ¿pero estas niñas?”.

Es el testimonio de Olimpia Coral Melo, responsable de que actualmente en 12 estados del país exista la llamada  “Ley Olimpia”, que exige de manera específica que en la Ley de Acceso a una Vida Libre de Violencia para las Mujeres se reconozca la modalidad de violencia digital.

En el año 2012, con 18 años de edad, Olimpia grabó un video teniendo sexo con su entonces pareja. Relata que era un acto consensual y con ello disfrutaban de su sexualidad, hasta que esa persona que creyó digna de toda su confianza por ser su novio, divulgó en una cuenta de Facebook la grabación, que se difundió de inmediato. “Exhibirte así, sin tu permiso, es como si te estuvieran violando sin penetrarte, como ir por la calle desnuda y que todos te apedrearan o patearan, me sentía culpable, una y otra vez me cuestioné por qué me dejé grabar”.

El caso ocurrió en la localidad de Huachinango, en la sierra norte de Puebla, era “Olimpia la gordibuena”. La joven relata que nadie la defendió, ni cuestionaban sobre quién o por qué filtraron las imágenes, la atención estaba en ella, en sus estrías y sobrepeso. Algunos comentarios pedían que la dejaran en paz, pero por lástima, porque finalmente “ella tuvo la culpa por dejarse grabar”.
Dejó la escuela, renunció a su vida, cambió de nombre, le decían que era lo mejor porque sus días se le habían acabado al convertirse en una prostituta virtual. Su historia era contada en periódicos de circulación local.

Al observar el video de la niña con síndrome de Down y darse cuenta del mercado de explotación digital de niñas y mujeres en México que son grabadas por debajo de la falda o de mesas o en situaciones más extremas con imágenes sin consentimiento, Olimpia decidió luchar. Encontró más casos como el de ella en su localidad, iniciaron las denuncias, las juzgaron de locas, hasta que años más tarde una legisladora en Puebla promovió las reformas al Código Penal para tipificar los Delitos de Violación contra la Intimidad Sexual, con penas de tres a seis años de prisión. Ocurrió en diciembre de 2018.

Pese a que en 2017 Jalisco avanzó en esta materia con la tipificación como delitos del “grooming” y el “sexting”, la “Ley Olimpia” no es solo un texto, es una causa que además de incidir en reformas a la ley, exige la capacitación y prevención sobre los casos relacionados con la violencia digital.

La narrativa tiene que cambiar en todos sentidos para eliminar conductas y acciones que permitan que las mujeres tengan condiciones de desigualdad incluso para el dominio de espacios tecnológicos. 

Temas

Lee También