Sábado, 27 de Noviembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

¿Por qué la polarización sirve a AMLO?

Por: Enrique Quintana

¿Por qué la polarización sirve a AMLO?

¿Por qué la polarización sirve a AMLO?

Uno de los grandes éxitos de la comunicación del presidente López Obrador es su capacidad para polarizar.

Su discurso propicia reacciones de admiración y amor, o bien de aborrecimiento y odio. No hay puntos intermedios.
López Obrador logró entender que había una mayoría de la población que estaba insatisfecha con los gobiernos anteriores y logró ponerla de su lado.

Logró también que mucha gente de estratos diversos percibiera la posibilidad de cambiar ese estado de cosas respaldándolo a él.

Su elección no fue simplemente la expresión de una preferencia por un candidato respecto a otros, sino la búsqueda de una ruptura con el pasado.

El discurso y la comunicación de López Obrador a lo largo de la primera mitad de su gobierno, mantuvo un respaldo mayoritario entre la población pese a que los resultados de su gestión son desastrosos.

Hay muchos que no entienden cómo es posible que, pese a ello, alrededor del 60 por ciento de la población respalde al presidente, según revelan la mayoría de las encuestas.

Muchos de los que lo apoyan no le exigen cuentas. Lo siguen viendo como la expresión de una esperanza de cambio.
Con su discurso polarizante, logra que una parte de la sociedad no solo lo critique, sino que lo odie y lo insulte, con ello consigue que quienes lo respaldan lo hagan todavía con mayor devoción.

La polarización impide el surgimiento de otras narrativas. A muchos de sus críticos les es tan indispensable como a sus apologistas. Los discursos de ambos giran en torno a lo que dice y hace.

Mientras la oposición siga así y no sea capaz de contar una historia diferente, que no sea meramente reactiva, sino que tenga un argumento propio, el respaldo al presidente López Obrador continuará y Morena tendrá vía libre para retener la presidencia de la República y la mayoría de las Cámaras en 2024.

Paradójicamente, las críticas, tal y como se expresan la mayoría de ellas -no todas- refuerzan la posición presidencial.

En el extremo, hay quienes piensan que todos los que apoyan a AMLO son imbéciles, manipulados, comprados, ambiciosos, y póngale usted una larga lista adicional de calificativos.

Los aludidos, al saberse tratados de ese modo, simplemente reafirman su vocación de respaldar a López Obrador.

Ese el efecto de polarizar. Muchos ciudadanos no se pueden poner en una posición intermedia, sino que deben definirse entre los que están a favor o en contra. Tal como AMLO desea y lo ha dicho.

Hasta ahora no hay fuerzas políticas o personajes suficientemente influyentes que tengan un discurso en el que transmitan entendimiento del por qué hay respaldo a AMLO y que ofrezcan una opción real a quienes hoy se identifican con el presidente por lo que él representa.

Mientras eso no ocurra, AMLO y quien él defina como sucesor o sucesora, (por la vía de alguna encuesta hecha a modo) tendrán campo abierto para que el gobierno de la 4T dure al menos otro sexenio.

Temas

Lee También