Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 11 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Pluralismo vs dictadura de las mayorías

Por: Diego Petersen

Pluralismo vs dictadura de las mayorías

Pluralismo vs dictadura de las mayorías

En toda transición existe una especie de sentimiento de revancha histórica: es nuestro momento, nos toca a nosotros. Y en algún sentido es explicable pues todo grupo o partido que es derrotado ha dejado muchos heridos en el camino en su batalla por conservar el poder a toda costa.

Los gobiernos de izquierda del siglo XXI en América Latina llegaron con gran ánimo renovador y también revanchista. Años de políticas neoliberales dejaron a millones en la pobreza y fueron incapaces de resolver las grandes demandas de las clases medias. Hay en México razones de sobra para este sentimiento, pero están haciendo exactamente lo mismo de lo que se quejaban: imponiendo por la vía de las mayorías legislativas reformas que a la postre no transforman nada.

En el epígrafe de su libro Nocturno por la democracia mexicana, Héctor Aguilar Camín cita una frase de Platón que no puede ser más elocuente: “Las leyes están escritas en la arena; las costumbres en piedra”. Hay cientos de ejemplos de leyes que nunca se aplicaron, el más reciente de ellos es la reforma educativa festejada por las mayorías construidas en el Pacto por México de hace seis años como la gran transformación del país y que fue borrada de las arenas de la política con la primera ola de la nueva mayoría.

Mientras no aceptemos que somos una nación plural y que de lo que se trata no es de construir mayorías sino consensos, el país seguirá dando tumbos

Mientras no aceptemos que somos una nación plural y que de lo que se trata no es de construir mayorías (casi siempre con impresentables compañeros de viaje) sino consensos, el país seguirá dando tumbos y las leyes de unos y otros serán borradas más como una revancha que como una verdadera transformación. La modificación de leyes debe ser el resultado final de la creación de grandes consensos nacionales, de un entendimiento mutuo, del reconocimiento del otro en su diferencia, pero sobre todo en su derecho. Somos un país racial, ideológica y territorialmente diverso. Esa es la verdadera riqueza de este país; eso es lo que no entendieron los gobiernos del PAN y del PRI reciente y que al parecer tampoco entiende el Gobierno que está por entrar.

Usemos las Cámaras para debatir al país, para entendernos, pero sobre todo para escucharnos los unos a los otros y no para hacer nuevas leyes que no transformaron nada, no para demostrar, en la más pura lógica machista, quién tiene hoy la fuerza, sea la de los votos, la de la coerción o la del dinero.

Si algo nos ha enseñado nuestra aún insipiente vida democrática es que no hay nada más incierto que las mayorías, que las clases medias van de un voto a otro. La correlación de fuerzas cambia; la diversidad y pluralidad del país, no. Esa, para bien de todos seguirá ahí.

(Mañana; Federalismo vs centralismo democrático)

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios