Domingo, 17 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Patrimonio y desastres

Por: María Palomar

Patrimonio y desastres

Patrimonio y desastres

Bien sabemos en México de desastres varios que han castigado el patrimonio cultural: temblores, inundaciones, incendios y otros infortunios que no sólo golpean a la gente, sino también los legados históricos. Pero como hoy en México no importa la gente, ni mucho menos los legados históricos, puede verse todavía caída la techumbre que protegía el Templo Mayor de México, derrumbada hace meses por una granizada (y también la grotesca maqueta ahí junto en el Zócalo: para eso sí hubo con qué). Por no mencionar los cientos de monumentos coloniales dañados en los temblores (los naturales y, en el caso de San Francisco en Guadalajara, los de la Línea 3).

Hay países más afortunados: a raíz de las terribles inundaciones en julio en la provincia de Henan, el Partido Comunista Chino decidió este mes diseñar y poner en marcha un nuevo sistema de protección del patrimonio cultural e histórico previsto para desarrollarse en los próximos años. A los chinos sí les importa.

Henan, que significa literalmente “al sur del río”, es una de las veintidós provincias chinas y la tercera más poblada; está en la región sur-central y se considera la cuna de la cultura china. Hay ahí cinco monumentos inscritos en el Patrimonio Mundial de la UNESCO y 420 declarados bienes nacionales. Tiene un régimen pluvial monzónico abundante, pero este año el temporal se convirtió en el peor desastre natural en décadas, pues las lluvias causaron la muerte de 300 personas y enormes pérdidas económicas. Y por lo menos 400 sitios del patrimonio cultural sufrieron daños de distinta gravedad. Pocos lugares escaparon a la catástrofe, pues el agua afectó desde a enormes estatuas budistas al aire libre, que quedaron desgastadas y semisumergidas, hasta el museo de la ciudad de Zhengzhou, cuyas galerías se inundaron.

Los daños fueron importantes en una de las zonas arqueológicas reconocidas por la UNESCO, Yin Xu, donde estuvo la antigua capital de la dinastía Shang tardía (1300 aC-1046 aC), lugar que repersenta la época de oro de la temprana cultura china, sus artes y sus ciencias.

Miles de voluntarios acudieron a ayudar en lo posible a defender los sitios patrimoniales, pero según los arqueólogos chinos, peor que la destruccion potencial de artefactos antiguos es la pérdida irreversible de estratos culturales de actividad humana que estaban bajo tierra.

Dado que esos fenómenos extremos tenderán en adelante a agravarse y acelerarse con el cambio climático, el comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO adoptó en el pasado mes de julio, en su cuadragésima cuarta sesión que tuvo lugar precisamente en China, un nuevo borrador de política de acción climática. Las revisiones finales deben ser presentadas antes del 15 de septiembre, de manera que el documento se someta para la adopción de la Asamblea General de Estados Partes de la Convención sobre Patrimonio Mundial en noviembre.

México es uno de los Estados partes. Pero debido a la actual política de incumplimiento de tratados y de desprecio a la cultura y depauperación de las instancias científicas y culturales, no es mucho lo que puede esperarse, a pesar del supuesto compromiso formal con la UNESCO.

tapatia55@hotmail.com
 

Temas

Lee También