Lunes, 21 de Junio 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Para ejercer la libertad

Por: Guillermo Dellamary

Para ejercer la libertad

Para ejercer la libertad

Quizá de las más grandes y bellas características que poseemos la humanidad, son la capacidad de amar, la de ejercer la libertad, la de aspirar a la justicia y la de incrementar nuestra sabiduría. En ésta ocasión nos detendremos brevemente sólo en el tema de la libertad.

Si uno de los peores castigos, que se le puede poner a una persona es la cárcel, es decir la privación de su libertad, la restricción de la movilidad y el espacio, significa que esos mismos privilegios tenemos en la libertad.

Por lo que ser libre, es una condición que te permite decidir las acciones y desplazamientos que desees sin limitaciones más que tan sólo las que impone la consciencia, las normas, las reglas y la ley.

Sin duda, es uno de los más grandes privilegios, pues también su opuesto se convierte en esclavitud, sumisión y dependencia. Estar sometido a la voluntad de otro, es privación de la libertad, es el secuestro de la consciencia y el despojo de la decisión. De aquí lo importante de no ser esclavo, ni sumiso y subyugado.

Para ejercer la libertad necesitas dejar de ser esclavo y un vil dependiente de las imposiciones inducidas por los demás. Hoy, particularmente manipuladas por la propaganda y la publicidad.

Sin darnos mucha cuenta, estamos siendo conducidos a una sociedad de consumo que nos sugiere y hasta logra imponer, lo que hemos de pensar y decidir.

De aquí la enorme importancia que tiene liberarnos de esa tendencia e incrementar nuestra convicción personal, en la reafirmación de nuestra individualidad y así dejar de ser parte del rebaño perdido en la masificación.

La democracia exige el ejercicio pleno de la libertad, por lo que es indispensable educar la capacidad de decidir con el mínimo posible de las influencias externas, sobre todo provenientes de la publicidad, la propaganda y la manipulación ideológica.

Para demostrar que eres un hombre libre, tienes que dejar de ser esclavo y liberar tu mente de la voluntad de los demás, para solamente hacerle caso a tu propio imperio de tu consciencia y voluntad. Sólo así seremos realmente libres.

Temas

Lee También