Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Septiembre 2019
Ideas |

Otra barbaridad legislativa

Por: Sergio Aguirre

Otra barbaridad legislativa

Otra barbaridad legislativa

Mientras el Gobierno chiquea a matones, delincuentes, dementes, odiadores de mujeres, operadores de fraudes electorales y corruptos de la peor especie, y parece querer armar una ridícula y sumamente peligrosa, extremadamente peligrosa pax narca, ahora resulta; si uno se equivoca de a de veras o a consideración de la autoridad fiscal, por un sólo peso, puede ser acusado al mismo tiempo, junto con sus contadores o asesores, de, además de defraudación fiscal, de delincuencia organizada aunque no exista. Así se llevan los lopezobradoristas. De la otra pasada de lanza de la ley de extinción de dominio luego hablamos.

Lo de las facturas apócrifas o falsas es otro tema con el que jamás he estado de acuerdo y nunca lo he recomendado, así como “estrategias” claramente evasoras. Pero ahí tampoco se vale inventar delitos inexistentes.

El tratar de pagar los menos impuestos posibles es absolutamente normal. No conozco a nadie gustoso de pagarlos. Incluso, nuestro actual Presidente no los pagó nunca. Sus declaraciones son 200 pesos en el bolsillo. Y sus egresos sólo los sabe el antiguo Cisen, a decir del mismo López Obrador ante la pregunta hecha hace años por mi amigo y hermano de la vida Víctor Beltri, según recuerdo, en Madrid. En el nuevo Cisen, controlado ahora por él, tiene sus egresos. ¿Dónde andan? No entiendo y sí entiendo. ¿Dónde están sus egresos? Un misterio. Algún historiador luego lo hará. López Obrador dijo que lo abriría, pero no lo abrió. Recordemos, ahí están su egresos, él lo dijo. Va a pasar a la vergüenza de la historia.

Hay tres vías con el pago de tributos. Para cosas sencillas sólo se le hace caso a la ley. Pero aunque se considere inmoral a veces (nos llaman elusores o sus promotores) nuestro hacer como consultores se vale hacer planificación fiscal -no planeación, ni que fuéramos aviones-. ¿Hacia dónde va la empresa? Ésas son las preguntas que respondemos. Y les decimos, más o menos por dónde en sus impuestos van.

Pero los delitos son otro rollo. Hoy, según esa ley, ya todos somos delincuentes en potencia. Tanto los contribuyentes como los consultores. Yo soy de los dos. Y casi casi me estoy arrepintiendo de haber pagado mis impuestos bien a este Gobierno tan incompetente y corrupto y violento.

Por lo menos ya hay un reclamo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por parte del Congreso. Ojalá tengan el valor de retractar esa medida inconstitucional entendiendo, por supuesto, la presión tan fuerte de Ejecutivo actual.

Terrorismo fiscal sí. Ahí viene junto con otra bola de amparos.

Y si nos meten al bote por defender derechos humanos, pos ni modo. Aguantamos.

Temas

Lee También

Comentarios