Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Ideas |

Negar la crisis (de desaparecidos y forense)

Por: Rubén Martín

Negar la crisis (de desaparecidos y forense)

Negar la crisis (de desaparecidos y forense)

Vivimos una guerra con un ascenso alarmante de asesinatos, fosas clandestinas y desapariciones masivas, que a su vez genera una evidente crisis forense. Y sin embargo la respuesta de los gobiernos es la negación.

Eso hizo el panista Emilio González Márquez que de manera irresponsable ocultó en su Gobierno el inicio del fenómeno de las desapariciones; lo negó también el priista Aristóteles Sandoval Díaz en cuyo Gobierno las desapariciones se duplicaron; y lo niega ahora también el emecista Enrique Alfaro Ramírez, cuando el fenómeno ha llegado a su pico más alto.

Tras la aparición de155 bolsas con restos humanos (138 en La Primavera y 17 en Tala), el gobernador hizo un recorrido por el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses. Al salir declaró que hay voces que “dolosamente” sostienen que hay una crisis forense: “Contrario a lo que algunos intereses que están queriendo generar zozobra y preocupación, Ciencias Forenses está trabajando correctamente, no hay ningún riesgo de ninguna crisis por una sobre saturación de los trabajos que aquí se realizan, tenemos espacios suficientes para evitar que haya un problema como el que se vivió en el gobierno anterior (…)”, dijo.

Probablemente no haya una crisis de espacio en el manejo de los cuerpos, pero de que existe una crisis de identificación y de entrega debida y digna de los cuerpos a las familias, existe.

De otro modo no se tendrían historias como las de María y Pedro, padres de Jona, un chico de 17 años desparecido el 27 de septiembre de 2016 en Tlajomulco, y encontrado sin vida una semana después. Desde entonces estuvo en el Servicio Médico Forense (Semefo) y no se le dio aviso a los padres hasta apenas hace una semana, a pesar de que continuamente iban al Semefo a preguntar por su hijo, como nos contó ayer nuestra colega Gabriela Aguilar en este mismo espacio de opinión.

Una denuncia semejante hicieron la semana pasada 25 familias en Lagos de Moreno. Informaron que la autoridad forense entregó este año restos de personas que se encontraban en sus instalaciones desde 2016 (Dalia Souza en Zona Docs). Ante esta indignante situación, en un comunicado las familias denunciaron: “la espera de tres años es injusta e injustificada; incluso, podríamos estar hablando de una desaparición forzada pues el Estado los tenía en su posesión y los ocultaron”.

No se puede ocultar la crisis forense y tampoco la del ascenso en las desapariciones. Entre enero y julio de este año se presentaron 2,997 denuncias por desapariciones, y de las cuales 1,478, siguen sin aparecer. Esto representa un promedio de14 denuncias al día, y un total de siete desapariciones diarias, publicó El Informador el domingo. En 2008, había 3.6 denuncias por desapariciones diarias y en 2013 6.7 reportes cada 24 horas. El fenómeno se está multiplicando en cada administración estatal sin que hasta el momento se haga lo necesario para detenerlo.

Un buen comienzo sería terminar con la impunidad. Del total de denuncias por personas ausentes, apenas hay dos sentencias por desaparición en Jalisco, según ha denunciado el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo. El riesgo para quienes cometen delito de desapariciones es apenas de 0.0002 por ciento. Es decir, ninguno.

Mientras no se detenga y penalice a quienes cometen desapariciones, mientras no se rompan las cadenas de complicidad que explican la altísima impunidad, la ola de desapariciones, masacres y fosas clandestinas seguirá inundando a la sociedad jalisciense. Dejen de negar la crisis y hagan lo necesario para detener esta guerra.

Temas

Lee También

Comentarios