Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Abril 2018
Ideas |

¿Narcoestado por el bien de todos?

Por: Sergio Aguirre

¿Narcoestado por el bien de todos?

¿Narcoestado por el bien de todos?

Luego no nos extrañe. Ya nos lo dijo él claro, nítido, transparente y cristalino. De ganar la elección, López Obrador tratará de imponer su visión respecto del funcionamiento del Estado, y a lo mejor lo logrará. Hablo de Estado en su sentido más técnico, no solo como sinónimo de gobierno. Sino del Estado como la concurrencia de una población, su gobierno, incluyendo todas sus normas y actos de entidades de todo nivel, poder o autonomía; y su territorio soberano.

La soberanía es el valor, principio, ideal, sin el cual no se puede sostener la realidad del mando sobre una población en determinado territorio. Lugar donde nadie manda, es ocupado para mandar por otro ¿Y cómo se persigue ese ideal? En última instancia con la violencia física y monopólica, pero limitada por la separación de poderes o de funciones. Si alguien en determinado lado tiene la última palabra y no el gobierno, eso se debe de atacar. Se trate de extranjeros invadiendo o de narcos. Dá igual. Por supuesto con sanciones o actos equilibrados y limitados por la Constitución y la ley. Ya no estamos —en algunos casos lo sé solo de letra—, en manos de los señores feudales como hoy en Venezuela. Pero no defenderla como ciudadanos, ya no se diga como Jefe del Estado, va en contra de su existencia. 

Ésto es la soberanía: donde deben y mandan lo más posible las autoridades aún sabiendo, siempre habrá ilícitos en un entorno de libertad. Delegadas al final de cuentas en una democracia como es nuestro caso actual, por la ciudadanía mediante el voto. Y habrá de recordar. El Presidente en México, además de ser el jefe del Ejecutivo o de Gobierno, es el Jefe del Estado. Hay tres tipos de ellos. Los estadistas (implica ser buen Jefe de Gobierno). Los equis. Y los destructores del Estado. Lo sé, a pesar de todos nuestros ideales como Nación, tenemos un Estado lleno de defectos. Clientelismo político, violencia, impunidad y corrupción de todo tipo. Y en eso vamos todos. Sin tanta corrupción quizá en México hasta ya no existiría la injusta miseria. 

Pero de ahí a destruirlo todo bajo el pretexto de todos nuestros defectos, a cambio de un orden imposible donde la violencia no exista, comenzando con la del gobierno, es de ingenuos. Por eso entiendo la gravedad, profundidad y seriedad de las declaraciones recientes de AMLO ofreciendo impunidad, vía armisticio al  mafioso cuya adhesión a él, se manifieste. Desmontar al gobierno, la propuesta parece ser. Un arriesgado movimiento del todo o nada. De ludópata. Pero aquí sí puede ganar todo. Y convertirnos en un Narcoestado.

Dirán exagero, pero, ¿cual otro político sin siquiera tener un cargo público ni mucho menos ser Presidente de la República, ha mangoneado a su gusto las leyes electorales e inhibido a sus autoridades? Yo lo daría por hecho a su arribo: por lo menos tres sexenios. La paz (narca) va contra la libertad y su necesaria controversia y libertad de opinión. 

La democracia se puede hundir ante el acoso de la tiranía… votando. Para destruir al gobierno por el tlatoani o el rey.

Temas

Lee También

Comentarios