Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Octubre 2019
Ideas |

Más allá del “va porque va”

Por: Diego Petersen

Más allá del “va porque va”

Más allá del “va porque va”

O el coordinador de Morena, Mario Delgado, sabe algo que nosotros no sabemos, como arreglos con diputados concretos o fracciones parlamentarias completas, o el “va porque va” de la Guardia Nacional no es sino una interpretación libre del “me canso ganso” de López Obrador, una forma de mandar el mensaje de que dejará la piel en el intento por lograr un proyecto de seguridad pública que el Presidente da por hecho antes aún de que haya sido discutido y aprobado por los legisladores.

Los foros sobre la Guardia Civil militarizada que comenzaron ayer en Ciudad de México parecieran ser un mero trámite, una cortesía política (si a eso se le puede llamar cortesía) ante decisiones previamente tomadas. Sin embargo, la reforma es de tal magnitud y con consecuencias tan profundas que más bien da la impresión de que el Gobierno federal está echando el caballo, adelantándose a los hechos, simple y sencillamente para generar presión.

La reforma tiene muchas implicaciones que, aún suponiendo que sean positivas (yo no lo creo) requieren ser discutidas, procesadas y pensadas. Darle a la Guardia Nacional atribuciones en la persecución en investigación de delitos del fuero común implica un cambio radical en el sistema federal que quizá necesite un aggiornamento, pero no así. Dejar el mando en manos militares es no solo peligroso para la estabilidad de los equilibrios del poder en el país, también para los derechos humanos de todas y cada uno de nosotros. Si bien se dice que el régimen militar de la Guardia Nacional es temporal, lo que hemos vivido en los últimos doce años muestra que no es una buena idea. Eso sí está documentado por los grupos de sociedad civil que han dado seguimiento a las estrategias de seguridad, mientras que la propuesta del Gobierno de la república y el Ejército es solo un acto de fe en que ahora sí esta estrategia va a funcionar.

Más allá del voluntarismo morenista, para ser aprobada la reforma se requieren dos terceras partes de los votos de ambas cámaras

Más allá del voluntarismo morenista, para ser aprobada la reforma se requieren dos terceras partes de los votos de ambas cámaras. Para ello los líderes de Morena tienen que asegurar que ninguno de los que ya tienen en la bolsa de votos se les salga del huacal (han existido manifestaciones en contra de la ley de legisladores del PES y algunos de Morena, Tatiana Clouthier entre ellos) y quitarle al núcleo opositor compuesto por PAN, PRI, MC y PRD al menos 10 senadores y 13 diputados. A lo mejor ya los tienen, pues diputados de los llamados Pay Per View (los de Pago Por Evento) siempre han existido en todos los partidos. Más allá de números ojalá entiendan unos y otros que no se trata solo de votos de legisladores sino de lo que está en juego: por un lado, sí, la seguridad de los mexicanos, y por otro los derechos humanos de todos y la estabilidad de la república; que esto va más allá del “va porque va”.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios