Viernes, 23 de Febrero 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Magnicidio de Aristóteles, ¿aclarado y resuelto?

Por: Jonathan Lomelí

Magnicidio de Aristóteles, ¿aclarado y resuelto?

Magnicidio de Aristóteles, ¿aclarado y resuelto?

Collin Powell, secretario de Estado de George W. Bush, pugnaba por “una guerra sin bajas” para invadir Iraq. ¿Es posible? Sí, una “guerra sin bajas” del lado norteamericano, naturalmente. 

La política se hace con palabras. El político expresa y dicta sus palabras. Un buen político (en el mal sentido) explota al máximo las habilidades que combinan la propaganda y, en este caso, una acción bélica. 

Así hay que entender el mensaje de Luis Joaquín Méndez, fiscal del Estado, al presentar las “conclusiones” que “aclaran” el magnicidio de Aristóteles Sandoval. 

La Fiscalía, dijo, “cuenta con datos firmes que le permiten determinar el posible móvil del asesinato”, pero no lo informó por el “sigilo de la investigación”. 

El título del comunicado oficial es una valiosa pieza, casi con valor patrimonial, porque refleja una forma de sistematizar la propaganda en este sexenio: “Fiscalía de Jalisco aclara asesinato del ex gobernador, Aristóteles Sandoval; hay detenidos, se identificó al autor intelectual, a los autores materiales y el móvil del homicidio” (un poco más extenso y acaban con mi paciencia).   

Trataré de resumir el enredo sin confundirlos (ni confundirme) más. El fiscal informó que Saúl Alejandro “N”, “El Chopa”, abatido por fuerzas federales en abril de 2022 en Puerto Vallarta, era el autor intelectual del crimen. Hago notar que el fiscal presentó como novedosa la información que ya había revelado en la mañanera Ricardo Mejía, subsecretario de seguridad pública.  

El fiscal de Jalisco también informó que “El Moy”, único detenido por el magnicidio -el que arrestaron en un depa vallartense con drogas y armas, y que hospedó a los asesinos- sería imputado por el delito de homicidio porque, oh coincidencia, esta semana descubrieron que participó en el crimen como segundo de “El Chopa”. Parece más un chivo expiatorio. 

Sobre los autores materiales del homicidio, el hombre y la mujer, siguen prófugos, pero la Fiscalía tiene sus fotos. Se me ocurre hacerles vudú para que paguen. 

Recapitulemos. Si el caso está resuelto, ¿dónde están los asesinos? Según la Fiscalía, los autores materiales libres y el autor intelectual muerto -imputar  a un muerto no requiere pruebas, un juicio y una sentencia-.   

Si el caso está aclarado, ¿por qué mataron al ex gobernador? Esa información es un lego indescifrable cuya versión pública quedó convenientemente reservada. Este recurso jurídico, a la sombra de un huizache, se llama “tomadura de pelo”.   

El fiscal sólo repite las palabras del gobernador Enrique Alfaro, el dictador detrás de todo esto (dictador en el sentido de que dicta las líneas discursivas): “Es un asunto que está resuelto en términos de quiénes son los responsables y se están buscando, esperando poder detenerlos y hacer justicia”, dijo Alfaro en noviembre de 2021. 

El anuncio del fiscal también responde a un control de daños ante la liberación la semana pasada de “Manu Vaquita”, dueño del bar en donde asesinaron al ex gobernador, pero sobre todo la intención fallida de acallar el caso de los tres estudiantes presos con la finta de un avance concluyente sobre otro caso de eco nacional. 

Moraleja: cuidado con el discurso demagógico que hace posible una guerra sin guerra y castiga un homicidio sin culpables. 

 jonathan.lomelí@informador.com.mx

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones