Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Octubre 2019
Ideas |

Legalidad, el nuevo Gobierno y las vidas en peligro

Por: Sergio Oliveira

Legalidad, el nuevo Gobierno y las vidas en peligro

Legalidad, el nuevo Gobierno y las vidas en peligro

En febrero pasado un accidente con una van de pasajeros, más precisamente una Nissan Urvan, llegó a los noticieros mexicanos debido a una de sus víctimas, por fortuna no fatal, pre-candidata a la Presidencia de la República y representante de los indígenas, María de Jesús Patricio Martínez, la Marichui. Hace un par de semanas otra Urvan se accidentó en la carretera México-Pachuca y en este caso el suceso fue noticia de una forma aún menos afortunada: por la muerte de 12 personas. Desde entonces se han levantado voces en contra de la comercialización de estos vehículos, como la de El Poder Del Consumidor, que pide la prohibición de su venta en territorio nacional alegando que su inseguridad es tal que su venta está prohibida en Estados Unidos, Japón y Europa. Es verdad, pero ir solo contra la Urvan y Nissan es tan injusto como poco informado, por decir lo menos.

Una van es un vehículo de carga adaptado para transportar pasajeros. Su forma es frágil por el tamaño, que genera largas secciones de la carrocería casi sin estructura. Su elevado centro de gravedad la hace fácil de volcarse. Los costados planos las hacen muy vulnerables a los vientos laterales. Y esto se aplica a todas las van, no solo a la Urvan, pero es verdad que ésta no debería tener permiso de venta sin al menos frenos ABS y doble bolsa de aire frontal, mucho menos sin control electrónico de estabilidad, un sistema que reduce en cerca de 75% las posibilidades de volcaduras. Su mayor rival, la Toyota Hiace, tampoco ofrece estos sistemas en México, por lo que si hay alguien a quien echar la culpa es a la autoridad que se ha visto mucho más inclinada a favorecer a la industria, que a los mexicanos.

El factor humano

Tan complicado es el tema que hasta se permite que los dueños de ese tipo de vehículos hagan modificaciones para poner aún más asientos, para empeorar, en una posición incorrecta. La NHTSA, el organismo encargado de la seguridad vial en Estados Unidos, recomienda limitar la cantidad de personas en las van de pasajeros y que bajo ninguna circunstancia existan asientos ubicados detrás del eje trasero, para no comprometer aún más su precaria estabilidad. También insisten en neumáticos de tamaño adecuado (y con la presión correcta, obviamente); prohiben la colocación de canastillas de techo y limitan la velocidad máxima a 110 km/h.

Pero también está el tema del conductor. La edad mínima legal en EUA es 21 años para conducir una van con pasajeros. El piloto no debe conducir por más de 2 horas continuas y las van de pasajeros están prohibidas de circular después de la medianoche, todo con la intención de tener un chofer alerta. Por supuesto que todos los pasajeros deberían traer puesto el cinturón de seguridad, algo que en México aún suena a utópico.

Sí, la Urvan es un vehículo inseguro. Tanto que en Nueva Zelanda, uno de los pocos países que hicieron pruebas de choque de las van de pasajeros, recibió solo una de cinco posibles estrellas. La Hiace recibió 3. Y en ambos casos esos vehículos cuentan allá con ABS y dos bolsas de aire, al contrario de aquí.

Para completar el cuadro de nuestra inseguridad, el periodista mexicano Héctor Ocampo difundió esta semana un video sobre la Nissan Kicks, sin control de estabilidad, en la que el vehículo se pone peligrosamente sobre dos ruedas en una maniobra de cambio brusco de carril a 65 kilómetros por hora. Es otro vehículo que no deberían contar con permiso de venta sin control de estabilidad.

Lo peor de todo es que ni Nissan ni Toyota están haciendo nada ilegal en México. Se les puede cobrar, tal vez, consciencia social, algo que cuando hablamos del mundo corporativo -donde nada importa más que los números- esto resulta ingenuo.

Ojalá el futuro Gobierno mexicano, que asumirá el país ante una inmensa expectativa positiva de la población, tome cartas en el asunto. Porque si de alguna manera puede ser considerado normal que no tengamos las mismas restricciones que Estados Unidos, Japón o Europa, no deberíamos estar atrás de economías de desarrollo similar como Brasil y Argentina, pero sí estamos y por al menos seis años (Desde 2014 ellos obligan el uso de ABS y bolsas de aire) y un buen margen.

Temas

Lee También

Comentarios