Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 09 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Las propuestas incomodas de López Obrador

Por: Jorge Zepeda Patterrson

Las propuestas incomodas de López Obrador

Las propuestas incomodas de López Obrador

Este sábado 1 de diciembre sucedió algo más trascendente que un traslado de la banda presidencial de los bíceps trabajados de Peña Nieto al corpacho corrido en terracería de López Obrador. En su discurso el ahora Presidente hizo todo lo posible por convencernos de que lo que allí estaba escenificándose era un cambio de régimen. La verdad, no necesita de tantos argumentos para entender que el modelo seguido en los últimos 30 años ha dejado daños profundos en la sociedad. Podemos diferir en los matices, pero la mayoría de los mexicanos coincidimos en el diagnóstico. El país no podía seguir por el despeñadero en el que se había precipitado.

La pregunta que nos hacemos es si el derrotero de cambio que propone López Obrador puede ponernos en la dirección correcta y si sus planteamientos son viables y realistas. La discusión de este tema se ha convertido en el nuevo deporte nacional, motivo de encendidas pasiones en las charlas de sobremesa familiar, razón para el distanciamiento de amistades y causa de separación amorosa en más de un caso. ¿Es López Obrador una esperanza o una amenaza para México?

Ambos bandos encontrarán razones para nutrir sus argumentos. El presidente tiene una personalidad de claroscuros con virtudes y defectos que no esconde. Sacados de contexto sirven lo mismo para el panegírico más abyecto que para la descalificación categórica. Según se mire su perseverancia puede ser vista como peligrosa obstinación o como entereza irreductible. Su austeridad es percibida, por unos u otros, como un provincialismo rústico y muestra de simpleza o como expresión de integridad y congruencia ética.

Yo pensaría que estamos ante un momento histórico, como lo estuvimos hace 18 años cuando el voto ciudadano sacó al PRI de Los Pinos y se abrió la posibilidad de un cambio de régimen. Aunque imposible describirlo en los límites de este artículo, el hecho es que los mexicanos desperdiciamos esa oportunidad, al grado de que 12 años después el votante invocó el regreso del PRI, con resultados también fallidos.

Hoy se abre una nueva oportunidad y tendríamos que estar conscientes de los terribles escenarios que subyacen si esta alternativa también fracasa. Los sectores medios en las grandes ciudades, los que leen este periódico, pueden no estar conscientes pero el país se está desmoronado desde abajo. Hay una presión creciente del México profundo, de los millones que trabajan en la economía informal (son ya la mayoría), de las comunidades que comienzan a tomarse la ley por propia mano, de las víctimas del crimen organizado que sigue tragándose espacios geográficos y sociales.

Debemos entender que si no somos capaces de generar una oportunidad para atender ese profundo reclamo de manera pacífica y en medio de la estabilidad, se abrirán las compuertas del infierno. Solo una opción autoritaria y antidemocrática será capaz de contener la exasperación de las mayorías. Con sus virtudes y defectos, la opción que plantea López Obrador podría ser la última oportunidad para resolver esta fractura entre los dos Méxicos.

Exhortaría a todos aquellos que se exasperan con López Obrador a tratar de ver el bosque y no solo los árboles. Sí, Paco Ignacio Taibo, radical y provocador, debe entender que sus palabras no hablan solo por él y afectan tanto al FCE que encabezaría como también al Gobierno del que forma parte. ¿Pero dónde estaban sus críticos implacables cuando el Fondo era otorgado como premio a ex presidentes y políticos sin experiencia editorial? Taibo acumula lustros de activismo a favor de la difusión del libro entre los que menos tienen, por no hablar de su admirable y profusa obra literaria.

Pintar de chavista al nuevo régimen de una vez y para siempre porque se ha invitado a la toma de posesión a Maduro, como al resto de los mandatarios latinoamericanos, simple y sencillamente son ganas de perjudicar, cuando en la misma ceremonia se ha agradecido la presencia de la hija de Trump. Lo único que revela es el deseo del presidente de no abrir frentes de guerra innecesarios en el contexto internacional y concentrar energías en los problemas de México.

Una guardia civil nutrida por militares o una política de perdón para los corruptos del pasado son temas controversiales, pero antes de usarlos como pretexto para emitir un veredicto flamígero y definitivo que anticipa el inminente fracaso del régimen, habría que escuchar las razones realistas y los matices esbozados para paliar sus inconvenientes.

No se puede gobernar en contra de los mercados financieros, es cierto, pero tampoco se podrán operar cambios si se es rehén de ellos. Nos espera un largo proceso de ensayo y error, de rapones y sobaduras, de claros y oscuros. No se trata de ofrecer cheques en blanco a la nueva administración, pero sí de armar una conversación pública que les ayude a ser mejores.

Y no obstante, por vez primera en mucho tiempo se abre la posibilidad de una esperanza para México, sin garantías ni redes, pero oportunidad al fin. Solo si mantenemos la cabeza fría y actuamos con responsabilidad cívica conseguiremos que no se convierta, otra vez, en una oportunidad perdida.

@jorgezepedap

www.jorgezepeda.net

Temas

Lee También

Comentarios