Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 16 de Agosto 2018
Ideas |

Las coaliciones

Por: Armando González Escoto

Las coaliciones

Las coaliciones

El próximo primero de julio toda persona que a lo largo de su vida haya estado profundamente persuadida de los principios y valores de la izquierda y que por lo mismo haya militado o visto con simpatía a un partido como el PRD, debe saber que a la hora de emitir su voto lo estará haciendo en favor precisamente del PAN, es decir de la derecha, y viceversa para aquellos que han estado convencidos de los ideales y postulados de la derecha, pues ahora votando por el PAN, votarán también en favor del PRD, como dijera el célebre Tres Patines “cosa grande es esta, chico”.

Este fenómeno se debe a una situación que los partidos políticos, todos, han decidido orquestar para estas próximas elecciones, es decir, competir desde coaliciones donde las tres posturas clásicas: derecha, centro e izquierda han quedado oficialmente armonizadas. Estas coaliciones se observan de manera nítida en los grupos encabezados por MORENA y por el PAN, no tanto en el grupo encabezado por el PRI. En MORENA y en el PAN, derecha, centro e izquierda son evidentes, en cambio la coalición del PRI pareciera un reencuentro de lo mismo y de los mismos, pues la ideología tanto del panal como del verde ecologista no ha sido otra que la de sus líderes en turno, es como si al PRI no le hubiese quedado más remedio que coaligarse con lo que quedó, con lo que no tomó ni el PAN ni MORENA.

Ya de tiempo atrás se había hablado de la necesidad de que en México hubiese gobiernos de coalición, pero dado que la ley no contempla esa posibilidad, pues ahora los triunviratos se harán efectivos aunque de manera implícita con esta nueva hazaña de los partidos. En cierto modo sería una posible garantía de que todas las tendencias ideológicas presentes en la ciudadanía triunfarán gane el candidato que gane, lo cual no significa que el país deje de perder, ni que ganen todos los partidos.

Es verdad que el tiempo de las ideologías ha sido sepultado por la posmodernidad, la hipermodernidad, la postverdad y lo que se junte, y que nuestros partidos captaron este hecho casi desde el inicio de estos fenómenos, luego habría que someter a la misma democracia a una cirugía mayor, insisto, a una cirugía si no es que a una verdadera transformación que nos hiciera evolucionar desde una democracia de ideologías y partidos, ya en desuso, a una democracia sin partidos ni ideologías, toda vez que si se trata de una verdadera democracia, las instituciones deben garantizar los derechos y las posibilidades de todas las formas de pensar y actuar.

Se trataría de un salto mayúsculo pero posible, ya que en la organización política de la sociedad no se requiere que del uno siga el dos y luego el tres, esto posibilita el que desde una democracia primitiva como es la nuestra, donde el factor determinante es el político en turno, pasemos a una democracia de instituciones. México necesita urgentemente nuevos diseñadores de la función pública que encierren para siempre en el museo paleontológico a esos líderes cavernarios que tanto mal han hecho al país y a la democracia.

YR

Temas

Lee También

Comentarios