Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 22 de Julio 2019
Ideas |

La psicología del retiro de EU de Siria

Por: Mauricio Meschoulam (Internacionalista)

La psicología del retiro de EU de Siria

La psicología del retiro de EU de Siria

No es ahora que Trump quería sacar a sus tropas de Siria. Lo dijo como candidato, y lo ha repetido varias veces como presidente. Lo de esta semana no fue ya una opinión, sino una decisión. Las dos mil tropas estadounidenses se van de Siria pues ISIS, la “única razón” para que estuviesen ahí, “ha sido derrotado”. Algunos aliados se muestran decepcionados, algunos rivales lo celebran, otros actores entran en cuenta regresiva para tomar acción. Pero ¿qué tanta diferencia realmente hace la presencia de tan solo dos mil tropas estadounidenses en el terreno sirio?

Primero, Trump y su “America First”. En la visión de este presidente, las únicas alianzas y acciones válidas son aquellas que ofrecen ganancias tangibles al país que comanda. Desde su óptica, EU no tiene nada que hacer defendiendo a “otros pueblos”, luchando conflictos ajenos o derrocando líderes autoritarios, si Washington no “gana nada” por hacerlo. Siria es, para él, uno de estos casos. Lo único que justificaba la presencia estadounidense en aquél territorio era el combate a ISIS. Pero como ya “se le derrotó”, las tropas ya se pueden retirar.

Por tanto, un segundo factor es precisamente el combate a ISIS. Efectivamente, a ISIS le fue arrebatado ya prácticamente todo el territorio que llegó a controlar. Sin embargo, ISIS mantiene de 15 a 30 mil combatientes en la zona, que podrían reagruparse, sin mencionar que esa organización conserva operaciones en unos 26 países más.

Tercero, Rusia. Como sabemos, Moscú intervino en Siria en apoyo a su aliado Assad, con el fin de preservar sus intereses estratégicos en la zona. Tras la ausencia estadounidense, la influencia de Moscú para determinar el curso de los sucesos, incluso aquellos que involucran a aliados de Washington, se vuelve aún más relevante y esto es precisamente lo que temen varios halcones en Washington.

Cuarto, Irán -el otro gran socio de Assad- ha aprovechado las circunstancias en Siria para ir afianzando posiciones en ese país con una cada vez mayor presencia militar. Este factor ha provocado ya desde hace años una feroz reacción por parte de Israel -su mayor enemigo regional- país que ha efectuado decenas de bombardeos en Siria. El vacío estadounidense favorecerá un incremento en esas tensiones.

Un quinto elemento es la conflictiva que mantiene Turquía con la militancia kurda. Para Ankara, las milicias kurdas en Siria son una rama directa del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, con quien Turquía sostiene un choque armado desde hace años. Los kurdos, armados y entrenados por Washington para combatir a ISIS, están viendo el repliegue estadounidense como el abandono de su aliado, lo cual será aprovechado por Turquía para combatirles frontalmente.

Como vemos entonces, la presencia estadounidense en Siria no tiene tanto un significado material como psicológico, político y simbólico. Las dos mil tropas representan los intereses de Washington y sus socios, funcionan como un factor disuasivo en contra de quienes quieren atacar a las milicias que la Casa Blanca empleó para combatir a ISIS, contienen a Rusia y a Irán, y funcionan como un elemento de relativa confianza ante los peores temores de Israel. Su ausencia es percibida por aliados como abandono, provoca un vacío que intensificará el potencial conflictivo entre varios de los actores que competirán por prevalecer y otorga al Kremlin esa superioridad geopolítica en la región que Putin ha buscado defender. No es, por tanto, de extrañarse, que muchas personas en Washington lamentan la visión aislacionista de su presidente.

Temas

Lee También

Comentarios