Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 21 de Octubre 2018

Ideas

Ideas |

La joya de la abuela

Por: El Informador

La joya de la abuela

La joya de la abuela

Por Mauricio Giaconía

La casualidad nos rige. En verdad, de eso se trata vivir. Algunos hechos nos disparan hacia lugares a los que nunca accederíamos. El miércoles pasado, Messi entró en el selecto club de los 600 goles, registro que sólo otros siete jugadores en toda la historia han alcanzado, contabilizándose todos los goles oficiales más los anotados en partidos amistosos con sus Selecciones.

La lista tiene nombres rutilantes, reconocidos, apreciados por todos, pero tiene como dueño del récord de máximo anotador de todos los tiempos a un absoluto desconocido para el futbolero promedio y aún para aquellos cuyo única razón de vivir es la número 5.

En 1867, ante la amenaza de una nueva sublevación húngara, el emperador Francisco Javier I de Austria firmó el tratado conocido como Compromiso, del cual surgiría la monarquía dual austrohúngara.

El reinado de Francisco José duró 68 años, desde 1848 hasta 1916, y es el tercero más duradero de la historia europea, después de los de Luis XIV de Francia (el Rey Sol, 72 años) y de Juan II de Liechtenstein (71). En 1913, el imperio austrohúngaro tenía una extensión de casi 700,000 km², contaba con 52 millones y medio de habitantes y era la sexta potencia mundial.  

Eran las vísperas de la Primera Guerra Mundial, que llevaría a la disolución del imperio. Francisco Javier l murió a los 86 años, de muerte natural, en noviembre de 1916, sin haber visto caer a su imperio, que desaparecería tres años después, meses más tarde de terminarse la Primera Guerra Mundial.

En ese contexto histórico, nació Josef Bican el 25 de septiembre de 1913 en Viena, capital de imperio austrohúngaro y tercera ciudad más grande de Europa entonces.

“Pepi”, tal su apodo, creció en un pequeño departamento de Quellenstraße, zona de numerosas fábricas de ladrillos en las que los inmigrantes buscaban trabajo, tal como buena parte de su familia llegada años antes desde Praga. Otros varios provenían desde Bohemia y Moravia, en lo que era Checoslovaquia, y también desde Hungría. El futbol era un medio de distracción de la vida cotidiana y, además, una de las pocas oportunidades de hacer carrera para los extranjeros, ya que varios jugadores de la Primera División de Austria —de incipiente despunte— provenían de esos países.

Bican debutó en la Liga  jugando para el Rapid de Viena, el 6 de septiembre de 1931 contra el Fussball Klub Austria Viena. Su primera temporada concluyó con ocho partidos y 10 goles y un tercer lugar en la clasificación. En la siguiente, alcanzó el subcampeonato detrás del First Viena Football Club 1894 con 11 goles en 16 partidos, y de las cuatro temporadas que jugó allí, la mejor, en lo personal, fue la de 1933/34, con 29 goles en 22 partidos.

Tras dos años en el Rapid, a partir de la temporada 37/38 comenzaría el periodo que lo ubica en el Olimpo de los goleadores históricos, cuando llega al Slavia Praga de Checoslovaquia. Allí jugó 12 años y en todos anotó más goles que los partidos que jugó, con tres temporadas de ensueño —39/40, con 50 goles en 22 partidos; 43/44, con 60 en 27 y 45/46, con 51 en 23—.

En total, en el Slavia Praga anotó 534 goles en 274 partidos, con una media increíble de 1.95 por juego, casi un gol por tiempo (en 1944, le anotó nueve goles al SK Pilsen).

Sólo jugó el Mundial de 1934 en el que Austria, una de las favoritas, cayó ante el local, Italia, en las Semifinales. No jugó el de 1938 y la Segunda Guerra Mundial le impidió lucirse en su mejor momento.

También defendió, como internacional, a Checoslovaquia, Bohemia y Moldavia. La carrera de Bican terminó en 1956, en el Dínamo Praga, a los 43 años. Jugó 530 partidos y anotó 805 goles, entre oficiales y amistosos de Selección, marca que lo consagra como el máximo goleador de la historia del futbol mundial. Además, fue el máximo goleador europeo cinco veces consecutivas entre 1940 y 1944, récord inigualable en la historia del Viejo Continente. Bican, que continuó su vínculo en el futbol como entrenador, murió en 2001, a los 88 años.

Atrás han quedado los goles de Romario (772), Pelé (767), Puskas (746), Gerd Müller (735) y Eusebio (625). Otros dos futbolistas han alcanzado la marca de 600 goles o más y ambos siguen en actividad: Cristiano Ronaldo (638) y Messi (600).

Tanto el portugués como el argentino están en carrera para soñar con romper ese récord. Cristiano tiene 33 años y un promedio de 40 goles en 16 temporadas. Messi, de 31, promedia 43 en 14. Cristiano tiene más goles, pero más edad. Messi anotó menos, pero tiene un promedio más alto y dos años menos de vida.

Deberán batallar mucho para mantener esos promedios increíbles que ambos tienen. Cuentan, a su favor, la extraordinaria vida útil como deportistas que tiene los treintañeros. Quizás, en el final de la carrera de ambos, veamos a alguno de ellos arriba de todos entre los máximos anotadores. Por ahora, la cima es de “Pepi” Bican, el mayor goleador desconocido de la historia del futbol.

Temas

Lee También

Comentarios