Sábado, 08 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

La guerra por las vacunas

Por: Luis Ernesto Salomón

La guerra por las vacunas

La guerra por las vacunas

Hace 12 meses las grandes compañías farmacéuticas del mundo iniciaron una competencia para desarrollar una vacuna útil para combatir la pandemia. Fue un desafío científico y al mismo tiempo, un reto industrial y, por supuesto, también una oportunidad comercial. Estados Unidos, Europa, China y Rusia alentaron a su industria mediante inversiones y estímulos diversos. Al fin de cuentas sus equipos lograron contar con reactivos que mostraron su eficacia.

En ese proceso los mecanismos internacionales jugaron un papel complementario; tanto la OMS como la ONU plantearon la necesidad de contar con mecanismos para asegurar el acceso de todos los humanos a las vacunas, pero la realidad geopolítica se impuso. La habilidad de las naciones para negociar contratos con compañías y gobiernos fue determinante para lograr una buena posición, pero aun así, poco a poco el sentimiento nacionalista de los países que invirtieron en los proyectos de desarrollo tecnológico dominó a los acuerdos iniciales y las brechas entre quienes podían acceder a las vacunas y los que no, comenzaron a crecer. Hoy día los países de la Unión Europea están por detrás en la vacunación con respecto a Estados Unidos y el Reino Unido, y las naciones de América Latina resienten la falta de insumos, quizá con la excepción de Chile, México y Brasil que han logrado negociaciones estratégicas con las naciones de Occidente, China y Rusia.

Luego de un año de intensas disputas geopolíticas las lecciones se ven con más claridad: los países que tomaron riesgos económicos e invirtieron en sus compañías en el desarrollo de la vacuna tuvieron ventajas: Estados Unidos, Reino Unido, China, Rusia, mientras que las naciones que se mantuvieron en espera de comprar resultaron vulnerables. Aun naciones con una amplia base tecnológica como Francia o Alemania quedaron rezagadas en el proceso y han tenido que pagar un precio político y económico. La actitud pasiva no funciona ni funcionará.

México desarrolló una estrategia inteligente mediante negociaciones asertivas que se vieron afectadas por las prioridades establecidas por las naciones que desarrollaron las vacunas y establecieron condiciones, prioridades y replantearon las negociaciones. Con un gran esfuerzo se han vacunado a casi cinco millones de personas una fracción aún menor de la población adulta.

Los mecanismos multilaterales de las Naciones Unidas, la OMS y otros han sido rebasados, por lo que se requiere replantear estructuralmente sus funciones cuando las amenazas a la salud de la humanidad se presentan.

Resulta profundamente injusto que ahora mismo millones de personas que viven en naciones con escaso desarrollo no tienen aún acceso a las vacunas y que sean los intereses económicos y políticos los que impidan la protección a la salud de sus habitantes. De la fortaleza de estos mecanismos dependerá la capacidad de responder con equidad y respeto a la dignidad humana a amenazas pandemias en el futuro.

Resulta grotesco enterarse de las disputas entre las compañías por acreditar o desacreditar una vacuna con propósitos comerciales. La humanidad merece que las instituciones internacionales sean garantes de la calidad de las vacunas, del acceso a las mismas y de la verificación de medidas para cuidar a la población. Lo que hemos vivido en este año pone en evidencia su debilidad y dependencia.

En el caso de México queda clara la necesidad de fortalecer su base tecnológica en la materia y el establecer acuerdos con los factores de una industria cada vez más estratégica. Ahora mismo la región norteamericana registra una baja enel número de casos y hospitalizaciones con respecto al pico de fin de año, pero en Europa y Sudamérica las tendencias no son buenas. La respuesta al cuidado de la salud de las personas no debe limitarse por las fronteras. La pandemia y los restos del populismo de Trump ha dejado una valla que habrá que superar en la región y hay un trabajo enorme para fortalecer a las instituciones internacionales en el mundo.

Coronavirus

Temas

Lee También