Lunes, 19 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Frenaaa, AMLO y la democracia

Por: Diego Petersen

Frenaaa, AMLO y la democracia

Frenaaa, AMLO y la democracia

No puedo estar más en desacuerdo con Frenaaa. No comparto su visión ni sus formas de protesta ni sus demandas que son profundamente antidemocráticas. Pero lo mismo puedo decir de otros movimientos: estar o no de acuerdo con ellos nos les resta legitimidad ni el derecho a manifestarse. Si bien creo que hay un avance sustancial en pasar de las manifestaciones en auto a tomar la calle, en el sentido más literal de la palabra, a través de plantones, me parece también poco creativo emular la toma de Reforma de López Obrador en 2006 que tanto criticaron.

Descalificar una marcha porque no estamos de acuerdo con sus formas o demandas fue hasta hace poco privilegio de la derecha. Lo triste del asunto es que ahora en el poder la izquierda repita los mismos argumentos antidemocráticos con los que ellos fueron agredidos, lo cual demuestra que el poder afecta igual a unos y a otros. El argumento, por citar solo un ejemplo, del vocero Jesús Ramírez de que López Obrador es más legítimo que otros presidentes porque obtuvo mayor porcentaje de votos es la sala del autoritarismo y el mayoriteo del que tanto se quejó la izquierda cuando era oposición.

Descalificar una marcha fue hasta hace poco privilegio de la derecha. Lo triste del asunto es que ahora en el poder la izquierda repita los mismos argumentos 

La existencia de Frenaaa se explica en gran medida por la debacle del sistema de partidos políticos. El desgaste de los partidos que gobernaron en conjunto este país por 25 años (PRI, PAN y PRD) los dejó imposibilitados para canalizar las demandas ciudadanas. En otros tiempos esta sería una base natural del panismo, hoy al PAN le cuesta trabajo representarse hasta a sí mismo. Al gobierno de López Obrador se le atragantan este tipo de marchas y de demandas como a los gobiernos panistas les costaban los movimientos populares: no los comparten, no los entienden, no saben con qué se comen y la salida fácil es descalificarlos.

No tengo claro quién terminará capitalizando políticamente a Frenaaa. Resultan tan absurdas sus demandas frente al gobierno de López Obrador que Morena festeja su existencia: si esa es la oposición ya la hicimos. El problema es que el asunto no es tan simple como ellos o nosotros. El malestar con el gobierno lopezobradorista ahí está, una parte por el desgaste natural del ejercicio del poder otra parte por la ineficiencia gubernamental. Si los partidos tradicionales no son capaces de absorber este tipo de demandas, éstas terminarán articulándose de otra manera, en otros frentes.

La peor pesadilla de López Obrador -confieso que es también la mía- debería ser la posibilidad de un “bolsonarazo”, que el péndulo nos lleve en cuatro o diez años a un gobierno de derecha desinstitucionalizada, antidemocrática y populista tal como ocurrió en Brasil. Esa sería la peor herencia de esa izquierda obcecada y sorda que festeja la radicalidad.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También