Sábado, 27 de Noviembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Fin de otra Legislatura que se pudrió

Por: Jaime Barrera

Fin de otra Legislatura que se pudrió

Fin de otra Legislatura que se pudrió

Independientemente de los estropicios que les ordenen hacer en las últimas 48 horas que le restan de vida a la Legislatura 62, sin duda ya pasó a la historia como la peor desde el debut parlamentario del partido Movimiento Ciudadano en el Congreso del Estado en 2012 y donde han sido mayoría estos últimos periodos legislativos.

Sin llegar a erradicar y sacudirse por completo los vicios y las inercias que por años han desprestigiado severamente la figura de las y los diputados en Jalisco, pero la Legislatura anterior que presidió como líder parlamentario de la bancada naranja, Ismael del Toro, logró sacar al Congreso de la agenda de los escándalos y a construir con apertura y convicción política un Sistema Estatal Anticorrupción (SEA) que por primera vez tuvo un componente ciudadano con el Comité de Participación Social (CPS) que la Legislatura 62 del coordinador Salvador Caro, atacó desde el primer momento que le fue incómodo al denunciar e invalidar el tráfico de nombramientos públicos bajo la lógica de los cuates y de las cuotas. La Legislatura 62 trabajo hasta sus últimos minutos para desmantelar un incipiente SEA. 

El costo social de esos excesos de poder con los que siempre dieron la espalda a sus votantes que demagógicamente decían representar para atender sumisos los dictados del Poder Ejecutivo, queda nítidamente representado en un Consejo de la Judicatura que infiltraron con sus incondicionales, dejando fuera a los aspirantes a consejeros más calificados. Hoy esa Judicatura nos afecta a todos, porque es la más opaca del país y lejos de combatir la corrupción y la impunidad en el Poder Judicial, la fomenta. Así tanto el Legislativo como el Judicial, son también culpables de la crisis desbordada de inseguridad y violencia que sufrimos por un sistema de justicia colapsado que nadie corrige.

Para hacer este desastre, y convertirse en una Legislatura lodazal más, en las que se revivieron las malas prácticas de las peores Legislaturas que hemos tenido, los naranjas tuvieron que contar con la deleznable complicidad y sumisión de la bancada panista, que se convirtió en una extensión de la fracción emecista. Pero también habrá que decir que a eso contribuyó el modestísimo debut parlamentario de Morena, que estuvo lejos de convertirse en un freno y contrapeso a tanto abuso. Al menos tres de los suyos cayeron cooptados por los privilegios de la mayoría y se pasaron de su parte.

La Legislatura 62, de mayoría naranja, pasará, pues, a la historia además como la que revivió los “apoyos económicos” y bonos sin que estuvieran presupuestados; los que incrementaron la nómina para marcar al Congreso de Jalisco como uno de los más caros e ineficientes del país; por lavar cuentas e ignorar cargos hechos por la Auditoría Superior a decenas de ayuntamientos y dependencias; por permitir y autorizar el mayor endeudamiento estatal de la historia; y por hacer comparecencias a modo para proteger a funcionarios del gobierno estatal.

Lo dicho, el partido Movimiento Ciudadano y sus incondicionales panistas siguen lejos de cambiar la historia, como prometieron hacer para dignificar la vida del Congreso local, de la política y de los asuntos públicos. 

Por ello la Legislatura 62 es otra más que se pudrió.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También