Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 24 de Febrero 2018

Ideas

Ideas |

Éxito y pretextos en la Serie del Caribe

Por: Salvador Cosío Gaona

Éxito y pretextos en la Serie del Caribe

Éxito y pretextos en la Serie del Caribe

Aún se saborea la alta calidad de juego de pelota que se vivió en la sexagésima edición de la Serie del Caribe, que es el máximo torneo de beisbol profesional por Selecciones integradas por los mejores peloteros de los equipos que conforman las Ligas del Rey de los Deportes que se desahogan en época invernal en Puerto Rico, República Dominicana, Venezuela y México, las naciones integrantes de la Confederación de Beisbol Profesional del Caribe (CBPC), que preside el dominicano Juan Antonio Puello, así como el país tradicionalmente invitado que es Cuba, cuyos 13 cotejos se efectuaron en el Estadio de Beisbol casa de los Charros de Jalisco en Zapopan, entre los pasados días 2 y 8 del mes de febrero en curso, habiendo sido el magnífico serial máximo del beisbol de América Latina un auténtico festín beisbolero para el disfrute de la afición jalisciense y mexicana, así como por miles de fanáticos que provenientes de diversas naciones de América estuvieron presentes durante los encuentros que incluyó el certamen, del que se produjo una derrama global de cerca de mil millones de pesos, ya que además del asunto ligado al ingreso de público al estadio y su consecuente gasto cotidiano dentro de las instalaciones en relación directa al desarrollo de los eventos, se produjo fuerte derrama económica inherente a transportación hacia Jalisco y dentro de la urbe capitalina jalisciense así como la alimentación, hospedaje, adquisición de recuerdos y souvenirs, sin dejar de apreciar el desarrollo de otras actividades turísticas tanto en la zona conurbada de Guadalajara como en otros destinos cercanos tanto en nuestra propia Entidad como en otras ciudades y regiones del país, debiéndose advertir que además de los eventos propios y directos del torneo beisbolero hubo diversos otros de esparcimiento en el ámbito del arte y la cultura así como la convivencia social, todos efectuados con mucho éxito, tanto en lo eminentemente logístico en relación a los temas deportivos como en cuanto a la organización general de los eventos colaterales, cundiendo así una gran imagen positiva para México y Jalisco.

Nadie en sano juicio puede regatear el éxito en cuanto a la organización del magno evento beisbolístico latinoamericano tras el buen trabajo realizado por el Comité Organizador, debiendo señalar que surgieron a través de las redes digitales de información e intercomunicación social algunas voces expresando quejas, especialmente de fanáticos beisboleros que acudieron a los eventos en Zapopan procedentes de ciudades sonorenses como Hermosillo, Ciudad Obregón y Navojoa, así como las sinaloenses Mazatlán y más señaladamente Culiacán, exponiendo reclamos en relación a supuestas fallas en la logística y los esquemas operativos, quejándose de temas como el exceso de medidas de seguridad para ingresar al coloso deportivo de la Colonia Tepeyac en Zapopan, el que se hubiese determinado el desalojo total del público asistente a los juegos ocurridos en horario diurno a fin de estando las localidades vacías poder ultimar labores de aseo y propiciar el ingreso al estadio del público con boleto válido para presenciar los cotejos programados en horario nocturno, además en cuanto a que limitó el horario de permanencia de público en el estadio y sus áreas adyacentes de servicio y que sólo se preservaron abiertas hasta el tiempo reglamentariamente permitido por las autoridades municipales de Zapopan limitando además el expendio de bebidas embriagantes.

Sin dejar de advertir que cualquier cosa es perfectible, es de afirmar que en cuanto a la factibilidad posible basada en los parámetros de la viabilidad logística, comercial y sobre todo reglamentaria, la aplicación de medidas de seguridad, que obedecen a prácticas, protocolos y esquemas imperados por autoridades distintas a los directivos y empleados del Comité Organizador, debieron ser de la forma en que se aplicaron a efecto de garantizar la tranquilidad y las condiciones adecuadas para el buen desarrollo de los cotejos y el correspondiente accionar en cuanto a esparcimiento sano y convivencia armónica en una instalación que aloja decenas de miles de asistentes, siendo claro que la seguridad imperó y no existieron problemas ni incidentes desagradables o peligrosos, siendo claro que no es factible adelgazar el control en cuanto a horarios y mecánica de expender alimentos y bebidas al público especialmente las de contenido alcohólico, sin poder hacer eco a las demandas del público que provino de ciudades en las que sus normas y costumbres marcan otro tipo de mayores libertades al respecto, como pueden ser quizá Culiacán o Mazatlán, por citar algún ejemplo, como tampoco puede atenderse el dejar de lado la operación de un esquema mediante el cual al desalojar al público culminando un cotejo se pudiera garantizar así la dignidad y limpieza del establecimiento deportivo además de la seguridad y la certidumbre para quienes adquirieron los boletos respectivos para presenciar el subsecuente cotejo nocturno y poder ser atendidos, con preeminencia en la satisfacción de poder ocupar oportunamente sus localidades por las que desembolsaron dinero para adquirirlas.

También es importante resaltar el adecuado comportamiento del público que asistió a todos los eventos, en buena cantidad refiriéndonos a los diurnos y colmando casi todos los efectuados por la noche, sin que pueda reconocerse como cierto lo que Benjamín Gil, el mánager del equipo que representó a México, adujo infundadamente, en cuanto a que afirma fue ofendido, vilipendiado y por ende, no habiéndosele otorgado el respaldo del público —señalando a la afición local— al seleccionado mexicano, debiendo señalarse que los aficionados mexicanos presentes en los enfrentamientos que estelarizó el equipo de México respaldaron totalmente al conjunto, si bien es cierto que muchos aficionados abuchearon a Gil por sus actitudes antideportivas previas, mas ello no debió afectar al equipo ni debe ser pretexto para que el mánager quiera lavarse las manos ante el fracaso deportivo del seleccionado, que fue el peor del certamen.

@salvadorcosio1
bambinazos61@gmail.com

Temas

Lee También

Comentarios